Connect with us

Columnista

Voces del cambio verdadero

Publicado

en

Lo deseable y lo posible

Luis A. Pampillon Ponce
pampillon_p@hotmail.com
El convenio entre los deudores de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y los deudores tabasqueños no se trata de una camisa de fuerza para resolver el añejo problema, sino la construcción de una oferta de solución a los deudores, quienes en todo tiempo estarían en libertad de optar libremente si aceptan o no, el esquema.

Así lo explicó el gobernador Arturo Núñez Jiménez en Telerreportaje el pasado 17 de marzo en entrevista con el titular del programa Jesús Sibilla Oropeza.

En pocas palabras, el mandatario tabasqueño indicó que este convenio, a diferencia del firmado en la administración anterior, es mejor porque con aquél convenio se tenía que seguir pagando una parte de la deuda, el 50 por ciento; con el nuevo convenio si se debe menos de 23 mil 500 pesos no tendrá que pagar nada. Solamente tendrá que pagar el gasto del mes y esa cantidad será la que se vaya descontando a la deuda. Peso por peso. Ese es el borrón y cuenta nueva, que cubriría, según datos oficiales, al 90 por ciento de los deudores. En ese el primer rubro de beneficiados.

En el segundo rubro, los que deban más de 23 mil 500 pesos serán sometidos a un estudio socioeconómico que dirá si tienen capacidad de pago o no. El que demuestre que no tiene para pagar, inmediatamente entra en el primer rubro: borrón y cuenta nueva. A los que demuestren que tienen posibilidades de pagar, se le otorgarán facilidades de pago, hasta el 2018, con posibilidades de prórroga.

Eso con relación a la primera demanda de la resistencia civil, la demanda del borrón y cuenta nueva, que como ya vimos, abarca al 90 por ciento. En la segunda demanda, la tarifa preferencial, se contaría con el apoyo tarifario, en los rubros mencionados, de 15 por ciento para quienes consuman hasta 500 kWh, 12 por ciento a quienes consuman hasta 800 kWh  y 4.5 por ciento a quienes consuman hasta 1500 kWh.

Todo ello contemplado como un cumplimiento al compromiso de campaña del licenciado Arturo Núñez Jiménez de atender el viejo reclamo de los tabasqueños entendiendo a la política, como el arte del mal menor, según definición de Ortega y Gasset o definiéndola como “el arte de conciliar lo deseable y lo posible”.

De esta manera, de concretarse en los próximos días la firma del convenio, este podría ser considerado, hasta el momento, como el programa del sexenio, en materia económica. Creo que nadie duda de las buenas intenciones del Ejecutivo tabasqueño, pero ¿quién le crea a los funcionarios de la CFE?

El problema es la actitud de los funcionarios del gobierno federal, de la Comisión Federal de Electricidad, principalmente, que faltos de ética o de moral –deben decir, con palabras de Gonzálo N. Santos, mejor conocido como el “Alazán Tostado” que la moral es un árbol que dá moras– mes a mes alteran a su antojo los recibos de luz. Y uno se pregunta, ¿si siguen igual las cosas, hasta cuando dejarán de ser deudores los que firmen el convenio, si los recibos vienen alterados? Eso por un lado.

Por otro lado, habría que ver cuánto significa en pesos, 500, 800 y 1500 kWh, porque los tabasqueños no andan muy bien económicamente que se diga.

¿Y cuánto ganan los tabasqueños? ¿Les alcanzará para pagar la luz y otros servicios? ¿Les alcanzará para cubrir la canasta básica?

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el 60 por ciento de los tabasqueños gana entre uno y tres salarios mínimos. Es decir, entre 70 y 200 pesos al día. “Sólo uno de cada 10 trabajadores en Tabasco gana más de cinco salarios mínimos. El resto vive con menos de 191 pesos diarios, (Tabasco hoy, 29 de agosto de 2014)

El salario mínimo en México equivale actualmente a poco más de 500 gramos de bistec o a casi seis kilogramos de tortillas, o sirve para comprar un kilo con 700 gramos de huevo o un kilo de pollo. Además, los trabajadores destinan al menos cuatro salarios mínimos a adquirir un tanque de gas de 20 litros y gastan al menos 20 o 25 por ciento de su sueldo en transporte.

Esta situación es inadmisible para los mexicanos, ya que se combinan los altos precios de alimentos básicos y servicios con los bajos salarios, señala un posicionamiento de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT).

La organización detalló que los trabajadores se están enfrentando a ver cada vez menos comida en sus mesas, ya que a pesar de lo que se diga oficialmente, millones de personas ganan un mínimo al día.

Por ello pidió el cambio de la política económica, la desaparición de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos y aumentos reales para estos sueldos, (La jornada, 23 de marzo de 2015)

Así las cosas, pedagógicamente, seguimos con la política de entre lo deseable y lo posible. Los tabasqueños tal vez tengan deseos de ponerse al día, pero la pregunta que queda en el ambiente es ¿será posible? ¿Se podrá pagar la luz eléctrica y comprar la comida?

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Corte de caja

Publicado

en

Desde el Zócalo: AMLO y el respaldo popular

José Martínez
El Zócalo de la Ciudad de México fue escenario para el reencuentro de Andrés Manuel López Obrador con sus simpatizantes. Un escenario de euforia y triunfo, a tres años de haber asumido el poder. Una cita que se cumplió a pesar de las amenazas por la nueva ola de contagios en la pandemia.

Miles de personas se reunieron en torno su líder, al Presidente de México. No sólo para era escuchar el mensaje por el tercer informe, con motivo de su llegada a Palacio Nacional, sino para ratificar el respaldo y la confianza, sobre todo la esperanza para que por fin cambie para bien la Nación.

Fueron años de batalla para lograr el poder, de críticas en contra, de un sistema que incluía a todos los medios posibles para evitar la victoria electoral de quien llegaron a calificar como “un peligro para México”.

La tenacidad de AMLO hizo que por fin pudiera ganar en las urnas. Además, obtener una mayoría apabullante. Nadie pudo regatearle ese logro que hacen suyo millones mexicanos.

A grupos poderosos tradicionales no les gustó el resultado del 2018. Todavía queda un puñado de no convencidos que siguen colocando obstáculos y que hacen cálculos para que éste sea un gobierno fallido.

López Obrador conformó un equipo variado. Ofreció “tabasqueñizar” México e incorporó a varios personajes locales que lo han acompañado en diversas etapas de su larga marcha hacia el poder. Es el caso de Octavio Romero, Javier May y más recientemente Adán Augusto López. Pero la lista es larga.

El Presidente puso su compromiso y todas sus esperanzas en los programas sociales, esos que llegan ahora, pero sin intermediarios -nos dicen-, y beneficiando a los más pobres.

El mensaje a sus simpatizantes y a la Nación desde el Zócalo fue directo y bajo las mismas banderas: primero los pobres y el combate contra la corrupción.

Son dos pilares que a tres años de su administración lo tienen posicionado como uno de los mandatarios más fuertes y con credibilidad en toda América Latina. Luego de su aparición en Estados Unidos, y estar a la par con Joe Biden y Justin Trudeau, su imagen se proyectó aún más. A eso se suma aquel polémico mensaje con propuestas desde el foro de Naciones Unidas.

AMLO fue bien recibido por los latinos y su popularidad trascendió fronteras. Llevó propuestas sencillas pero con un profundo sentido: Sembrando Vida y Jóvenes construyendo el futuro.

López Obrador sigue fiel a sus convicciones. El gobierno de la llamada Cuarta Transformación despertó muchas expectativas en varios sectores de la población, entre ellos el de las mujeres. En su discurso se ha planteado un cambio de régimen.

Tuvieron que pasar 731 días para que los simpatizantes del Presidente regresaran al Zócalo de la Ciudad de México a escuchar los informes trimestrales del Presidente; y es que la pandemia de COVID-19 hizo que el último evento masivo del jefe del Ejecutivo fuera el uno de diciembre de 2019.

Sus fieles seguidores estuvieron ahí, desde todos los rincones del país. Llegaron en autobús, o caminando, todo con la esperanza de reencontrarse con su líder moral. AMLO de nuevo se hizo presente a la mitad del camino hacia un nuevo arranque de gobierno.

Premiados
Lilian Ivonne Hernández Zeind, Moisés Pérez Maldonado y Neri Marivel Cañas Aguilar, obtuvieron los tres primeros lugares del Premio Estatal de Administración y Políticas Públicas 2021, que tiene por objetivo promover, estimular e impulsar la investigación de estudios especializados que contribuyan al quehacer público.

El Instituto de Administración Pública de Tabasco (IAP), que encabeza Carlos Flota, les entregó su galardón y reconocimiento, en una ceremonia encabezada por el secretario de Administración e Innovación Gubernamental (SAIG), Carlos Iñiguez Rosique, quien acudió en representación del gobernador Carlos Manuel Merino Campos.

Lilian Ivonne Hernández Zeind obtuvo el primer lugar con el tema “Efectos de la inaplicación de la consulta previa a la comunidad indígena Yokot’an”.

Moisés Pérez Maldonado ganó el segundo lugar con el tema “Análisis de la gestión documental y archivística en el Poder Ejecutivo del Estado con base en la reciente entrada en vigor de la Ley Estatal en la materia”.

A su vez, Neri Marivel Cañas Aguilar, se hizo acreedora al tercer lugar con el tema “Cartografía de riesgo para población infantil/juvenil escolarmente vulnerable”.

Haberes
El presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), José Antonio Morales Notario descartó la posibilidad de destituir a la secretaria Ejecutiva de dicho organismo, Maritza Medina Custodio. Lo anterior al ser cuestionado sobre el documental ‘Duda razonable”. Aún no es tiempo de hacer juicios sumarios. También los servidores públicos requieren un debido proceso.

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México