Connect with us

Columnista

Voces del cambio verdadero

Publicado

en

Aida, a ras de tierra

Luis A. Pampillón Ponce
pampillon_p@hotmail.com
A ras de suelo como lo instruyó Andrés Manuel López Obrador y como lo ha hecho Octavio Romero Oropeza, la candidata a diputada local por el sexto distrito electoral ha caminado con intensidad a lo largo y ancho de su franja de responsabilidad política.

En unas reflexiones públicas por medio del Facebook, explica: “hemos hablado con el corazón para llegar a la razón de los ciudadanos, sin mentiras, sin demagogia, sin promesas falsas, sin dádivas”.

Eso sí, afirma ufana: “con mucha alegría (mi naturaleza no me permite ser de otra manera), quizás sin batucadas y carentes de una gran parafernalia, pero los ciudadanos han podido conocerme a plenitud, sin aplicar Photoshop a las palabras”.

Y en efecto, quienes hemos acompañado a la licenciada Aida Elba Castillo Santiago, mujer joven, inquieta, sencilla pero que desborda alegría por los poros, hemos constatado que atiende con gran amabilidad y con todo el tiempo del mundo –a pesar de los escasos 45 días de campaña que establece la ley– para escuchar las demandas, las quejas más sentidas de la población; desde aquellas que tienen que ver con la falta de servicios públicos hasta asuntos familiares como la irresponsabilidad de algún padre de familia.

Siempre atenta, registrando las necesidades y la gran pobreza que no solo existe en las tradicionales zonas marginadas de la capital del Estado sino la pobreza que se esconde dentro de una ciudad que ha crecido bajo el desorden y el desinterés de la clase gubernamental desde hace más de 80 años.

“En ese andar –explica la comunicóloga de profesión– hemos confirmado  lo que ya sabemos, si bien ahora vamos pidiendo el voto, no es la primera vez que caminamos las 65 secciones electorales del distrito más grande de Centro, el sexto local; los contrastes de vecindades en condiciones lamentables al lado de enormes residencias en pleno centro de la ciudad, muchos ancianos que sobreviven con pensiones paupérrimas (cuando las reciben), una gran indiferencia de la autoridad actual –a la que se suma el olvido de las anteriores– en la atención de los servicios públicos.

Aida, simplemente Aida, como la conocemos sus amigos está casada con el también comunicólogo, Humberto Hurtado. Son padres de dos hermosas niñas, ya casi señoritas: Alejandra y María Fernanda que entienden con seriedad la lucha de su madre.

En esa simbiosis mujer-madre, madre-mujer, afloran los más nobles sentimientos de Aida Elba Castillo Santiago y dice con un fuerte pesar:

“Lo que más me duele es esa idea que tienen muchos de que ‘está bien que roben, pero que repartan’, o esa otra de ‘todos son iguales’.

Frases así –explica Aida– son indicativas de que el mayor daño ha sido en la mentalidad de la gente.

Y tiene razón, mucha razón, al afirmar que ahí es donde está el reto mayor, el de remontar el desaliento y la desazón, el conformismo y la desesperanza.

“Yo digo –subraya– que ser así es como morir lentamente y convertirnos en cadáveres insepultos, que sólo esperamos la hora final”.

Pero alegre como es y con la esperanza puesta en el futuro, Aida nos dice que “Morena va, los morenos vamos, para el distrito seis y Centro en su conjunto avancen. Vamos a pesar de las carencias y de los obstáculos, de las ilegalidades que ya cometen otros, incluidos tristemente los que antes hablaron también de ser diferentes. Vamos porque la gentes no abre sus casas, porque no hay rechazo; vamos porque saben que, a pesar de nuestra imperfecta humanidad, somos candidatos impulsados por el amor hacia nuestros semejantes”.

Y Aida va, Morena va, el Movimiento de Regeneración Nacional va porque la gente ya está cansada de más de lo mismo, de promesas incumplidas, de injusticias, de más impuestos.

La gente va con la esperanza de que se concreten los postulados proclamados por el líder nacional, Andrés Manuel  López Obrador, en su libro “El poder en el trópico”, para reconstruir el paraíso, el antiguo Edén tabasqueño: un cambio de fondo, una nueva forma de hacer política, orientada a buscar una convivencia social más humana, justa e igualitaria.

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Carta Abierta

Publicado

en

‘Duda razonable’. Así se las gastaba Valenzuela

Jorge Núñez
Dentro de todo lo hablado y escrito en los últimos días sobre la serie ‘Duda Razonable’ de Netflix, una señal es incuestionable: la enorme infamia con que fue manejado el sistema de impartición de justicia en el gobierno de Arturo Núñez, teniendo como cabezas al fiscal general Fernando Valenzuela Pernas y al presidente del Poder Judicial, Jorge Javier Priego Solís.

Núñez, Valenzuela y Priego tendrían mucho que decir en el caso de los cuatro hombres que a mediados de 2015 fueron detenidos en Tabasco acusados de secuestro. Si bien uno de ellos ha salido en libertad, los otros tres fueron condenados a 50 años de prisión, a pesar de que había huecos en los testimonios de quienes los acusaron, signos de que fueron torturados durante su arresto y se carecía de pruebas contundentes en su contra.

El documental ha generado una enorme indignación en todos los sectores de la sociedad, revelando el estercolero de nuestro sistema de justicia. El escándalo ha sido mayor porque el caso se origina en Macuspana, la tierra del presidente del país, y porque ha sido exhibido por una cadena mundial de películas como es Netflix.

El cineasta e investigador Roberto Hernández reconstruye lo ocurrido a tres inocentes: Héctor Muñoz, Juan Luis López, Gonzalo García y Darwin Morales. Los sentenciados presentaron en septiembre de este año un amparo contra la sentencia y se espera que un Tribunal Colegiado con sede en Villahermosa emita su fallo, entre finales de 2021 e inicios de 2022.

Si los jueces revisan de nuevo las pruebas y ven el documental ‘Duda Razonable’, lo más probable es que decreten la libertad de los acusados, poniendo fin a una pesadilla que cualquier ciudadano podría vivir en algún lugar de Tabasco y el país.

Por otro lado, hay una exigencia de la opinión pública: que el proceder de las autoridades implicadas en esta farsa judicial sea castigado. El exfiscal Fernando Valenzuela, el expresidente del Poder Judicial, Jorge Priego Solís, y hasta el exgobernador Arturo Núñez deben ser llamados a cuentas y proceder en consecuencia. Esto incluye también a funcionarios en activo que habrían participado. Al respecto, se sabe que el gobernador Carlos Manuel Merino ha dado instrucciones de actuar con apego a la ley.

Observando el desaseo con que se manejó la justicia en el pasado gobierno perredista, falta saber si aún quedan dudas respecto a la fabricación de pruebas y persecución política contra el exgobernador Andrés Granier y su familia, que llevó al Químico a estar casi seis años en prisión. Así se las gastaban Núñez y sus representantes de la ley.

: Sigue la intriga
El propósito de ‘amarrar navajas’ sigue su marcha por parte de ciertos personajes políticos desbocados hacia 2024. Ahora le ha tocado el turno al exdirigente de Morena, César Burelo, a quien se ha querido situar como distante del Capitán Merino. Los instigadores vuelven a errar, ya que ambos guardan una estrecha comunicación en la vía de seguir fortaleciendo a la 4T en Tabasco. Igual los une la lealtad hacia el presidente Obrador y la identificación con el secretario de Gobernación, Adán López. El gobernador sabe de qué está hecho el exalcalde de Cunduacán y todo lo que ha hecho por el ‘obradorismo’ desde siempre, manejándose en los cauces de la institucionalidad y la congruencia. En verdad, es uno de los cuadros más talentosos de Morena.

: Debilitado
Si bien ha ganado la votación para el cambio de los estatutos del Colegio de Ingenieros Civiles de Tabasco, el presidente del organismo, Alfredo Villaseñor, ha salido más debilitado tras la asamblea general del pasado viernes.

Los 41 votos en contra de modificar los estatutos, por 133 a favor, son una señal de lo que se viene en las próximas semanas: una fuerte oposición interna contra su autoritarismo.

Ahora se sabe que la mayoría de quienes votaron a favor recibieron en la víspera una serie de beneficios que no pudieron rechazar, pero que de alguna forma enmascaran el verdadero sentir de los casi 350 socios.

En el pasado, ese tipo de votaciones se ganaban casi por unanimidad, lo que ahora no ha pasado. El CICT empieza a tener grietas en su liderazgo, cada vez más cuestionado en lo interno.

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México