Connect with us

Columnista

Voces del cambio verdadero

Publicado

en

La feria y el presupuesto

Luis A. Pampillon Ponce

Con saldo favorable, terminó la feria anual de la entidad. Nuestra fiesta ya no es como antes, ha cambiado mucho, incluso hasta la forma de la distribución de los kioscos o pabellones que estaban construidos con una figura simbólica del cada municipio. Por ejemplo, Huimanguillo con una piña, Jalpa con una jícara, Centla con un barco.
Pero los tiempos han cambiado. Hasta la manera de hacer política y de ejercer el presupuesto. Ahora, la Federación ha regresado a un terrible centralismo que acapara el presupuesto y lo reparte con un criterio que ha condenado a Tabasco a la miseria, por un lado, y por el otro a dejar las obras que inicia, inconclusas.
Dejar las obras inconclusas es una jugada de doble banda: por una, irrita a la población que quisiera que las obras ya entraran en servicio y, por otra, los gobiernos locales, en este caso el de Tabasco y del municipio de Centro quedan como irresponsables.
Pero no, la ciudadanía debe de saber que las “grandes” obras que tienen en un caos a la capital tabasqueña son obras que corresponden a la Federación pero que con el cuento de que no hay dinero y ahora por la “veda” electoral, no se pueden terminar ni poner en funcionamiento, cuando menos una, la del distribuidor vial de la salida a Frontera.
El fondo del asunto es una plusvalía política para el partido de la Federación y sus aliados, es decir, para el PRI y para su organización emergente, el Verde Ecologista en alianza con Acción Nacional, que ya se frotan las manos por retomar el poder en Tabasco.
Pero de que el asunto de la entrega de obras está detenido por falta de recursos o por la veda electoral es una falacia de a kilos. Si así fuera, el Verde Ecologista ya estaría fuera de la contienda con tanta mochila y regalos que anda haciendo por toda la nación.
Por el lado, en el sentido que las obras están detenidas por falta de recursos, es un doble discurso de la Federación que en un momento dice que faltan recursos en el país por la caída de los precios del petróleo, y en otro asegura que el país no tiene ningún problema porque el cobro de los impuestos a los contribuyentes cautivos –a la clase trabajadora– ha tapado ese agujero fiscal.
En dos años consecutivos, el año pasado y el presente, el gobierno federal ha afirmado lo anterior. Veamos:
“A poco menos de un mes de concluir el ejercicio fiscal de 2014, la recaudación fiscal y tributaria creció en 52 mil millones de pesos, los cuales han permitido compensar la caída en la producción y los precios de internacionales del petróleo, afirmó el jefe del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Aristóteles Núñez Sánchez. (La jornada, diciembre 10 de 2014).
Hace unos días, la Federación  afirmó:
“Como ocurrió en 2014, en el primer trimestre de este año la caída de los ingresos petroleros se compensó con mayor recaudación tributaria, aunque fue de carácter temporal”. Así lo reportó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a la Cámara de Diputados en su Informe sobre la situación económica, las finanzas y la deuda pública de enero a marzo. (La jornada 5 de mayo de 2015)
En el documento la dependencia explicó que en ese periodo los ingresos fiscales aumentaron 146 mil 872 millones de pesos, esto es, 28.4 por ciento adicional a lo estimado para el arranque del año.
Esos recursos se explican por una recaudación extraordinaria del impuesto sobre la renta (ISR) por 86 mil 631 millones de pesos, pero aclaró que se trata de ingresos por una sola ocasión debido a que provienen del efecto de la eliminación del régimen de consolidación fiscal, así como por 57 mil 532 millones por el impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS).
Entonces, ¿hay o no hay recursos? ¿Qué debemos entender por “compensar”? ¿Se  compensa todo lo que se pierde con la baja producción y por la venta de los hidrocarburos o de qué se trata?
Por si fuera poco, los barones del dinero, como ocurre cada año, dejan de pagar miles de millones de pesos en impuestos.
De acuerdo con un informe de la Secretaría de Hacienda sobre indicadores de recaudación, “durante el primer trimestre del año el sector empresarial del país dejó de pagar al Servicio de Administración Tributaria (SAT) 388 mil 983.6 millones de pesos.
Esto representa que del total de adeudos que los mexicanos tienen con el fisco, 476 mil 444 millones de pesos, las empresas son responsables de haber dejado de pagar al menos ocho de cada 10 pesos de los recursos catalogados como créditos fiscales.
Pero los grandes contribuyentes deben al SAT 188 mil 692 millones de pesos, cantidad cercana a los 124 mil 300 millones de pesos que el gobierno federal determinó recortar al presupuesto para este año. Por eso no hay dinero y las obras están paradas y sin entregar.

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Escenarios

Publicado

en

Revocación: apenas 28.27% de firmas

Juan Ochoa Vidal
Resulta indiscutible que la “ratificación de mandato” no está contemplada por la Constitución, ni el Presidente de la República la necesitaría si existiere. La cuestión es que se promueve una consulta para revocación y para ello se requiere cumplir requisitos estrictos entre el primero de noviembre y el 25 de diciembre.

Al corte del 29 de noviembre, con 22 mil 413 promoventes registrados, se habían acreditado apenas 779 mil 848 firmas, que representan un avance de 28.27 por ciento con relación al mínimo que deberá quedar validado a más tardar el 25 de diciembre.

Es decir: en el transcurso de noviembre no se alcanzó siquiera la tercera parte de la meta, que es de 2 millones 758 mil 227 firmas, que significan el 3 por ciento de los ciudadanos inscritos en la Lista Nominal de Electores.

Y existe otro requisito por cumplir, so pena de que no proceda la solicitud de la consulta: que ese 3 por ciento se logre en al menos 17 entidades federativas.

Por ley, en la captación de firmas no puede intervenir partido alguno. “En la captación de firmas intervienen: uno, promoventes que presentaron su aviso de intención (los 22 mil 413 registrados); dos, auxiliares”, explica la consejera electoral Dania Ravel.

“Que no te engañen: no existen personas promotoras del Instituto Nacional Electoral”, aclara.

La representación de MORENA, a cargo del diputado federal Mario Llergo Latournerie, logró que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ordenara que la recolección de firmas se realice no solo mediante la aplicación electrónica originalmente prevista, sino también documentadas en papel.

En virtud de que el avance de 28.27 por ciento se refiere a las firmas recolectadas a través de la aplicación, estará por verse qué tanto se ha avanzado por la otra vía y, asimismo, si el total que se logre captar -sin inconsistencias, debidamente validadas- alcanza o supera el mínimo de 2 millones 758 mil 227 firmas.

La consulta para revocación de mandato es una vía democrática contemplada en legislaciones también de algunos otros países, pero fue diseñada para que quienes están en contra de los gobernantes promuevan su destitución.

Así, entonces, se supone que quienes ahora mismo no quieren a Andrés López Obrador como Presidente son quienes debieran estar promoviendo la consulta. No al revés.

Solamente el muy reducido grupo denominado Frente Nacional Ciudadano (FRENA), con su eslogan “AMLO se va” se ha pronunciado por la consulta, aunque sin acreditar promotores.

La mayoría de los opositores al gobierno se pronuncia por la abstención en caso de que se concrete la consulta de revocación, toda vez que la considera una trampa.

Más aún, el pasado sábado se conformó el Comité Promotor del Frente Cívico Nacional que se plantea como primer paso solicitar al Instituto Nacional Electoral la realización de elecciones primarias de donde resulte el candidato único opositor para la Presidencia en 2024.

En dicho comité participan el senador Emilio Alvarez Icaza, el ex diputado federal Fernando Belaunzarán y Guadalupe Acosta, entre otros.

Durante el evento efectuado en el World Trade Center, se acordó que durante 2022 el Frente Cívico Nacional se organizará en los 32 estados. Sus objetivos, se explica en un reporte de Animal Político, son:

Uno, enarbolar las causas ciudadanas que consideran que han sido abandonadas por el gobierno; dos, construir un programa desde la propia sociedad civil que se constituya como alternativa electoral; tres, lograr como método las elecciones primarias “para empoderar a los ciudadanos”.

En resumen, a lo más representativo del oposicionismo no le interesa la consulta para la revocación de mandato que en dado caso se llevaría al cabo en marzo próximo y que es mucho muy difícil que alcance el 40 por ciento de participación requerido para que su resultado sea vinculante.

Quedan tan solo tres semanas para que extraoficialmente MORENA, a través de los promotores registrados ante el INE, cumpla su meta de reunir esas cerca de tres millones de firmas que de manera un tanto sorprendente no se han alcanzado ya, de no ser porque los responsables de la tarea no están haciendo las cosas como debiera ser, si partimos del hecho de que López Obrador cuenta con una amplia base social en momentos en que desde hace un mes rebasó la mitad de su acortado sexenio y le quedan en la Presidencia poco menos de 34 meses.

Finalmente, de una u otra manera Obrador concluirá su periodo el día último de septiembre de 2024 y cada ciudadano tendrá, tiene ahora mismo, su propia evaluación sobre alcances y lo pendiente de concretarse.
Twitter: @JOchoaVidal

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México