Connect with us

Columnista

Voces del cambio verdadero

Publicado

en

Las promesas de campaña

Luis A. Pampillón Ponce
pampillon_p@hotmail.com
La semana pasada damos cuenta en este espacio de los resultados de una encuesta realizada por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados (Cesop) en relación al estado que “humor” que la ciudadanía guarda la economía del país.

El citado centro de la Cámara de Diputados también consultó si sumando todo lo que ganan los miembros de su familia, ¿aproximadamente de cuanto es el ingreso familiar mensual? Y las respuestas dan una idea de cómo está la situación: 9 por ciento ganan mil 500 pesos; 19 por ciento de esa cantidad hasta 3 mil pesos; 22 por ciento hasta 6 mil pesos; 15 por ciento entre 6 mil uno y 12 mil pesos; 7 por ciento más de 12 mil; 15 por ciento no sabe y 13 por ciento no contestó.

De esa manera, 50 por ciento de los encuestados obtiene como máximo 2.7 salarios mínimos (es decir, aquellos que según los magos del régimen viven de maravilla, porque alcanza para pagar el crédito hipotecario, la escuela privada, la letra del coche y todo lo demás); 22 por ciento hasta 5.4 salarios mínimos y sólo 7 por ciento más de esta última proporción.

En relación a la aceptación o rechazo al trabajo de Enrique Peña Nieto, sólo el 29 por ciento de los encuestados lo aprobó, muy por debajo del también reprobatorio 48 por ciento de hace un año.

Ojo, mucho ojo, el 63 por ciento lo reprobó este año, en tanto que el año pasado la reprobación del trabajo presidencial por parte de la ciudadanía apenas alcanzó el 40 por ciento.

Pero ojo, mucho ajo, la encuesta de referencia se realizó mucho antes de que el régimen de la mentira anunciara un nuevo incremento en las tarifas de las gasolinas y luz eléctrica.

Y ahora con ustedes, un actor electrizante: “tú lo has visto a lo largo de esta campaña y la gran mayoría de la gente me dice: oiga, ya no me alcanza. No le puedo dar a mi familia todo lo que necesita, porque no me alcanza, simplemente. A las familias mexicanas les llega un recibo de luz que se ha ido encareciendo en los últimos años. Con la reforma energética voy a bajar el costo de la luz eléctrica. Les va a llegar el recibo de luz por menos. Y ese es un compromiso que he hecho con todos los mexicanos. Se trata de que cada familia mexicana sienta los beneficios de un buen gobierno día a día”, recuerda Carlos Fernández-Vega (La jornada, 05 de julio de 2016)

Y es que el inquilino de Los Pinos prometió lo anterior en no pocas ocasiones a lo largo de su campaña electoral (firmado ante notorio, según su dicho) no sin subrayar que uno de los objetivos fundamentales de la reforma energética era, bajar las tarifas eléctricas:

Me estoy comprometiendo para que las tarifas de luz en todo el país disminuyan, a partir de la reforma energética que voy a impulsar. Vamos a bajar la tarifa eléctrica para el consumo de los mexicanos, y la energía que también necesita la industria de nuestro país, para generar más empleos y mayor competitividad, repitió una y otra vez el abanderado de los tricolores en campaña.

La triste realidad es otra, según deja ver el comunicado oficial de la CFE que anuncia las nuevas tarifas: durante julio se incrementan las tarifas para los sectores industrial, comercial y doméstico de alto consumo, debido a que los precios del combustóleo y el gas natural subieron 8.4 y 18 por ciento, respectivamente, lo que hizo insostenibles la baja tarifaria prometida a cambio de la aprobación de la reforma energética. Después de 18 meses de tarifas a la baja, el incremento para el sector industrial será de entre 2 y 5 por ciento; para el comercial de 5 a 7 por ciento y la de uso doméstico de alto consumo de 6.8 por ciento respecto a la establecida para julio de 2015.

De entrada, lo anterior solamente detalla las alzas en julio de 2016, pero ello no quiere decir que sean los únicos incrementos en el año. De hecho, parece ser el banderazo de salida para retomar la política de aumentos mensuales (una suerte de gasolinazos eléctricos, si vale el término) inaugurada en tiempos de Vicente Fox, acelerada en los de Felipe Calderón y, por lo visto, mejorada en los de Enrique Peña Nieto, con todo y reforma energética, subraya Fernández-Vega.

La para la próxima seguimos con las gasolinas y los desplegados de televisa de como los venezolanos están pasando a Colombia a realizar compras por la escases de productos en ese país.

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Escenarios

Publicado

en

Identidad y futuro de MORENA

Juan Ochoa Vidal
juan_ochoa45@hotmail.com
Cuando queda menos de la mitad del sexenio y aunque no existen indicios firmes de que esté en riesgo la continuidad de MORENA, la voz muy molesta de Irma Eréndira Sandoval se sumó a la tenue crítica del ex asesor Alfonso Romo y la muy directa de Carlos Urzúa, entre otros.

Éste último, publicó el 19 de julio un artículo en el que dice que el gobierno ha sido un fracaso en materia de salud, seguridad, educación e infraestructura y que la legitimidad de la administración federal se sustenta en el asistencialismo.

Aseveró que los apoyos económicos a adultos mayores actualmente son insostenibles y auguró que para 2024 las políticas asistencialistas de la 4T meterán en un “ciclón económico” las finanzas públicas de México.

En diciembre, el empresario Alfonso Romo declaró que un país no se puede manejar desde un gabinete y añadió: “La gran misión de un gobierno es incluir a todos”.

La ex secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, aprovechó ahora la Feria Internacional del Libro del Zócalo para desahogarse, en una conversación pública con el escritor Boaventura de Sosa Santos, en la presentación de su libro Izquierdas del Mundo, ¡Uníos!

Nada se guardó la hasta hace poco integrante del más cercano grupo de colaboradores del Presidente, a cuyo gobierno juzgó como autoritario, machista, y de dar entrada al “colonialismo interno”.

Expresó que en la izquierda “se contaminó el concepto de autocrítica con un vil y franco autoritarismo”. Acotó que otros “demonios de la dominación” que la izquierda no ve son el sexismo, el machismo y el patriarcado.

Expuso en este gobierno y otros de izquierda priva una “inseguridad” que hace que perdure la “lógica del colonialismo interno, el machismo y sexismo de las mujeres, de la discriminación entre oprimidos”.

Del amor al odio, o al menos como si de repente hubiese descubierto algo que le molestaba, o que cómodamente no se atrevía a decir, acusó que se han integrado “fuerzas o personajes del PRI a un momento de transformación en que deberíamos tener más seguridad para pensar en nuestros cuadros, en nuestras nuevas generaciones; para pensar en la gente de izquierda y no estar recolectando de la basura priista a personajes”.

La autocrítica necesaria para toda izquierda, según la ex secretaria se contaminó con “un vil y franco autoritarismo”.

El enojo de la señora afloró antes al oponerse a la candidatura de Félix Salgado Macedonio y la final nominación de su hija, ya gobernadora de Guerrero. Confiaba en que al relevo del controvertido personaje entraría su hermano Amílcar Sandoval.

Remató: “Hay que reinventar una cultura política de izquierda que no sea autoritaria”. Pero…

A propósito de esto último, el ex candidato presidencial Cuauhtémoc Cárdenas, quien acaba de encontrarse en términos afectuosos con Obrador en un evento público, desde hace tres años ha venido precisando que MORENA no puede definirse como un movimiento o partido de izquierda, sino de centro-izquierda o frente amplio.

Es decir: la fuerza ciudadana y política que colocó a Andrés López Obrador en la Presidencia de la República, así como a nuevos gobernadores, legisladores y alcaldes, entre 2018 y 2021, consiste en un frente amplio alimentado por ex militantes de otros partidos, principalmente el PRI.

Así sucede desde 1988, cuando el propio Cárdenas hizo “caer” al sistema comandado por Manuel Bartlett desde la Comisión Nacional Electoral, merced al apoyo de las más diversas fuerzas sociales y políticas, al margen de ideologías.

En ese Frente Democrático Nacional del cual habría de surgir en 1989 el Partido de la Revolución Democrática, participaron partidos otrora paleros del PRI.

Primero, Cárdenas fue candidato presidencial del Partido Auténtico de la Revolución Mexicana. Unos días después, lo hicieron suyo también el Popular Socialista y el Socialista de los Trabajadores que cambió su nombre a Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional.

Ante el empuje que logró Cuauhtémoc, un mes antes de las elecciones del 6 de julio de 1988 el pleno del Partido Mexicano Socialista -descendiente del Partido Comunista- obligó a Heberto Castillo a declinar su candidatura y apoyó al ex priista. Lo mismo hizo la candidata del trotsquista Partido Revolucionario de los Trabajadores, Rosario Ibarra de Piedra. Se adhirieron los maoístas de la Organización de Izquierda Revolucionaria.

Hace diez años, con desprendimientos del PRD, PRI y algunos de Acción Nacional, se fundó MORENA, en donde convergen los más diversos orígenes y, desde luego, contradicciones que incluyen pasados tortuosos.

Obrador es el mismo de toda su vida: se está con él o en contra suya.
Twitter: @JOchoaVidal

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México