Connect with us

Columnista

Voces del cambio verdadero

Publicado

en

El Usumacinta y la ambición

Luis A. Pampillón Ponce
pampillon_p@hotmail.com
Desde la semana pasada les adelanté que había temas de suma importancia a tratar. Dos medios de comunicación: Diario de Tabasco y Tabasco hoy, se nos adelantaron, en uno. ¡Qué bueno! Se Trata del tema de la construcción de un sistema de contención –o sistema de presas– del principal río del sureste mexicano: el Usumacinta.

En medio de la algarabía carnestolenda y del jolgorio que trae la celebración de las elecciones extraordinarias en el municipio de Centro, fueron surgiendo las voces del Usumacinta y llegaron hasta el centro del archipiélago pelliceriano en la búsqueda de que el tema se introduzca en la agenda de los candidatos y sus partidos.

El 3 de febrero, el Diario de Tabasco tituló a nota principal: “Rechazan presa en Tenosique”, que condensa declaraciones de diferentes protagonistas. El presidente de la Asamblea General de usuarios del Consejo Grijalva-Usumacinta, Amalio Ocampo Rodríguez, denunció el “ecocidio que ya se inició, con la construcción de una hidroeléctrica que pretende la Comisión Federal de Electricidad sin consultar a los habitantes.

Tal denuncia va reforzada por declaraciones de habitantes de las comunidades cercanas al Cañón del Usumacinta, porque compañías han estado almacenando mucho material de construcción.

El 6 de febrero, el Tabasco hoy, por su parte, publicó a ocho columnas: “Frenan el Usumacinta” y explica que sobre el afluente se construyen 8 mega espigones de 80 metros de largo para quitarle velocidad al Mono Sagrado.

La Conagua justificó la obra que “busca reconstruir las márgenes dañadas y frenar la fuerza de la corriente del caudaloso río”.

A estas alturas ninguna voz oficial se ha referido al respecto pero hay serios antecedentes de la pretendida construcción de la represa sobre el Usumacinta. Sobre el tema, hace unos años escribió Homero Aridjis Fuentes, poeta, novelista, activista ambiental, periodista y diplomático mexicano reconocido por su independencia, creatividad linguïstica, y lirismo poético. Veamos:

A mediados de los sesenta, el paraje Boca del Cerro, cerca de Tenosique, Tabasco, fue propuesto para una presa hidroeléctrica de gran escala. El proyecto se suspendió. En 1980, México acordó con Guatemala estudiar la factibilidad de construir múltiples presas en la cuenca del Usumacinta y hacia 1985 se recomendó a Boca del Cerro como presa base, con cuatro presas adicionales; los embalses cubrirían un área de 1300 km cuadrados. En marzo de 1987, el Grupo de los Cien denunció el proyecto de construir presas sobre el río Usumacinta, la frontera natural entre los dos países. Llevar a cabo el proyecto significaría inundar 700 km. cuadrados, acabando con Yaxchilán y Piedras Negras, cancelar el conocimiento futuro del pasado cultural maya, y dar un golpe de muerte a la selva Lacandona, una de las últimas selvas tropicales del planeta, y de paso a los últimos lacandones.

The New York Times sacó la noticia en primera plana, con un editorial «Don’t Flood the Maya Vatican.» El Grupo de los Cien pidió a los presidentes de Guatemala y México que cancelaran el proyecto, y el presidente guatemalteco, Vinicio Cerezo Arevalo, manifestó que su intención era «trabajar para conservar tanto la fauna, como la cultura» del área: «Creo sinceramente que dicho patrimonio pertenece a la humanidad y que debemos preservarlo.»

En mayo de 1989 la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología (SEDUE) suspendió el plan hidroeléctrico del Usumacinta, a solicitud del gobierno de Guatemala. El río Usumacinta es el más caudaloso de México.

El grupo de expertos que analizó entonces los impactos ecológicos que tendría la construcción de la presa advirtió que al detener la corriente mediante una cortina, se provocaría la inundación de 23 comunidades en las orillas del río. Sus 25,000 habitantes tendrían que ser reubicados. Desde el lugar donde se edificaría la cortina hacia abajo el río se convertiría en río muerto, lo que ocasionaría la proliferación de parásitos en los peces, fuente de alimentación de los lugareños. Desaparecerían los micro climas en donde existen flora y fauna endémicos. Los pantanos de Centla, un área protegida por su gran biodiversidad, se verían seriamente dañados, provocando un rompimiento brutal en las cadenas ecológicas y las aves migratorias que año con año llegan a ese lugar dejarían de hacerlo.

Seguiremos con el tema.

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Escenarios

Publicado

en

Revocación: apenas 28.27% de firmas

Juan Ochoa Vidal
Resulta indiscutible que la “ratificación de mandato” no está contemplada por la Constitución, ni el Presidente de la República la necesitaría si existiere. La cuestión es que se promueve una consulta para revocación y para ello se requiere cumplir requisitos estrictos entre el primero de noviembre y el 25 de diciembre.

Al corte del 29 de noviembre, con 22 mil 413 promoventes registrados, se habían acreditado apenas 779 mil 848 firmas, que representan un avance de 28.27 por ciento con relación al mínimo que deberá quedar validado a más tardar el 25 de diciembre.

Es decir: en el transcurso de noviembre no se alcanzó siquiera la tercera parte de la meta, que es de 2 millones 758 mil 227 firmas, que significan el 3 por ciento de los ciudadanos inscritos en la Lista Nominal de Electores.

Y existe otro requisito por cumplir, so pena de que no proceda la solicitud de la consulta: que ese 3 por ciento se logre en al menos 17 entidades federativas.

Por ley, en la captación de firmas no puede intervenir partido alguno. “En la captación de firmas intervienen: uno, promoventes que presentaron su aviso de intención (los 22 mil 413 registrados); dos, auxiliares”, explica la consejera electoral Dania Ravel.

“Que no te engañen: no existen personas promotoras del Instituto Nacional Electoral”, aclara.

La representación de MORENA, a cargo del diputado federal Mario Llergo Latournerie, logró que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ordenara que la recolección de firmas se realice no solo mediante la aplicación electrónica originalmente prevista, sino también documentadas en papel.

En virtud de que el avance de 28.27 por ciento se refiere a las firmas recolectadas a través de la aplicación, estará por verse qué tanto se ha avanzado por la otra vía y, asimismo, si el total que se logre captar -sin inconsistencias, debidamente validadas- alcanza o supera el mínimo de 2 millones 758 mil 227 firmas.

La consulta para revocación de mandato es una vía democrática contemplada en legislaciones también de algunos otros países, pero fue diseñada para que quienes están en contra de los gobernantes promuevan su destitución.

Así, entonces, se supone que quienes ahora mismo no quieren a Andrés López Obrador como Presidente son quienes debieran estar promoviendo la consulta. No al revés.

Solamente el muy reducido grupo denominado Frente Nacional Ciudadano (FRENA), con su eslogan “AMLO se va” se ha pronunciado por la consulta, aunque sin acreditar promotores.

La mayoría de los opositores al gobierno se pronuncia por la abstención en caso de que se concrete la consulta de revocación, toda vez que la considera una trampa.

Más aún, el pasado sábado se conformó el Comité Promotor del Frente Cívico Nacional que se plantea como primer paso solicitar al Instituto Nacional Electoral la realización de elecciones primarias de donde resulte el candidato único opositor para la Presidencia en 2024.

En dicho comité participan el senador Emilio Alvarez Icaza, el ex diputado federal Fernando Belaunzarán y Guadalupe Acosta, entre otros.

Durante el evento efectuado en el World Trade Center, se acordó que durante 2022 el Frente Cívico Nacional se organizará en los 32 estados. Sus objetivos, se explica en un reporte de Animal Político, son:

Uno, enarbolar las causas ciudadanas que consideran que han sido abandonadas por el gobierno; dos, construir un programa desde la propia sociedad civil que se constituya como alternativa electoral; tres, lograr como método las elecciones primarias “para empoderar a los ciudadanos”.

En resumen, a lo más representativo del oposicionismo no le interesa la consulta para la revocación de mandato que en dado caso se llevaría al cabo en marzo próximo y que es mucho muy difícil que alcance el 40 por ciento de participación requerido para que su resultado sea vinculante.

Quedan tan solo tres semanas para que extraoficialmente MORENA, a través de los promotores registrados ante el INE, cumpla su meta de reunir esas cerca de tres millones de firmas que de manera un tanto sorprendente no se han alcanzado ya, de no ser porque los responsables de la tarea no están haciendo las cosas como debiera ser, si partimos del hecho de que López Obrador cuenta con una amplia base social en momentos en que desde hace un mes rebasó la mitad de su acortado sexenio y le quedan en la Presidencia poco menos de 34 meses.

Finalmente, de una u otra manera Obrador concluirá su periodo el día último de septiembre de 2024 y cada ciudadano tendrá, tiene ahora mismo, su propia evaluación sobre alcances y lo pendiente de concretarse.
Twitter: @JOchoaVidal

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México