Connect with us

Columnista

Voces del cambio verdadero

Publicado

en

La educación y el discurso

Luis A. Pampillon Ponce
pampillon_p@hotmail.com

En la entrega anterior revisábamos el discurso oficial entorno a las metas y a las cifras en educación superior. El tema, dijimos, da para más.

Aprovechando estos días de asueto, recordemos que en junio de 2014, la Secretaría de Educación Pública (SEP) aseguró que la cobertura de educación superior era de 33.1%, lo cual significa que en el tiempo que lleva la presente administración creció 1%, ya que a finales de 2012 era de 32.1%.

El subsecretario de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas, Enrique Del Val Blanco, informó que para el  ciclo escolar 2015 esperaban que subiera a 34.5% y con ello, les faltaría 5.5% para cumplir la meta planteada para 2018, que deberá ser del 40%. (Excélsior, 20/06/2014).

Es decir, la meta del sexenio es subir 8 por ciento, aproximadamente, el porcentaje de cobertura en educación superior. De esa manera, como para el 2100 a lo mejor ya llegamos a cubrir el 100 por ciento. Ahí me lo platicarán en el otro mundo.

De acuerdo con datos del periodista Emir Olivares Alonso (La jornada, 31 de marzo/2015), desde hace varios años, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ha realizado esfuerzos por incrementar el número de espacios para los jóvenes que buscan un lugar en la educación superior.

De 2005 a la fecha ha crecido el número de alumnos que son aceptados –tanto por examen de selección como por pase reglamentado– en alguna de las licenciaturas de la casa de estudios, pero al mismo tiempo la demanda se ha incrementado en más de 100 mil solicitudes.

En este periodo creció en 13 mil 105 el número de espacios en las licenciaturas de la UNAM, al pasar de 36 mil 891 jóvenes atendidos en el periodo 2005-2006 a 49 mil 996 para el actual ciclo lectivo, 2014-2015. Pero al mismo tiempo creció la demanda general, al pasar de 172 mil 491 a 244 mil 224 en esa década.

Las estadísticas universitarias muestran que las cifras de ingreso a licenciatura en la casa de estudios han crecido tanto para los egresados de los dos subsistemas de bachillerato universitario –la Escuela Nacional Preparatoria (ENP) y el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH)– como para los jóvenes de planteles de nivel medio superior –públicos y privados– que no pertenecen a la UNAM.

En el ciclo escolar 2005-2006 más de 172 mil jóvenes aspiraban a un espacio en el nivel superior de la UNAM, la cual pudo dar cabida a 21 mil 471 por medio del llamado pase automático y a 15 mil 420 por examen de ingreso. En tanto, en el periodo 2014-2015, la casa de estudios tuvo una demanda general de 244 mil 224 aspirantes, de los cuales 26 mil 661 obtuvieron un lugar por pase reglamentado y 23 mil 335 por examen de selección.

En el periodo 2005-2006 presentaron el examen de ingreso a alguna de las carreras universitarias 151 mil alumnos y la institución atendió a 15 mil 420, además de que dio cabida a los 21 mil 471 alumnos egresados del CCH y la ENP.

Para el ciclo 2011-2012, la UNAM aceptó a 18 mil 606 de los 200 mil 280 jóvenes que presentaron el concurso de ingreso y a los 25 mil 952 egresados de sus subsistemas de bachillerato.

Dos cursos después, 2013-2014, el número de jóvenes que ingresó a la máxima casa de estudios mediante el pase reglamentado fue de 26 mil 33 y se quedaron 22 mil 906 de los 219 mil 216 que presentaron el examen de ingreso.

Los alumnos de nuevo ingreso a las licenciaturas de la UNAM para el actual ciclo escolar, 2014-2015, casi llegan a 50 mil, pues ingresaron 26 mil 661 por el llamado pase automático y 23 mil 335 aprobaron el examen de selección, el cual fue presentado por 217 mil 563 aspirantes.

El problema de los rechazados no es responsabilidad de la UNAM ni del resto de las universidades. Tampoco se trata de un tema de reprobados; es un conflicto por falta de cupo, y aun cuando las instituciones han hecho esfuerzos adicionales para incrementar su matrícula, les es imposible dar cabida a todos los que desean ingresar, dijeron en entrevista Humberto Muñoz García, investigador emérito del Instituto de Investigaciones Sociales de la Máxima Casa de Estudios, y Manuel Gil Antón, académico de El Colegio de México. (La jornada 31 de marzo/2015). Continuará.

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Carta Abierta

Publicado

en

Venganzas políticas y fabricación de delitos

Jorge Núñez
jorgenunez63@hotmail.com
Lo visto en ‘Duda razonable’ es mucho más grave de lo que parece. En perspectiva, revela la forma en que el Gobierno de Arturo Núñez aplicó la ley durante su mandato, teniendo al fiscal general y al presidente del Tribunal Superior de Justicia como sus operadores en la transgresión de la ley.

El injusto encarcelamiento de cuatro personas inocentes, acusadas de secuestro, lleva a reabrir mediáticamente el caso del exgobernador Andrés Granier y su familia. A pesar de que el Químico insistió siempre en su inocencia, en ser víctima de una persecución política y fabricación de pruebas, muchos dudaron que esto fuera cierto.

Los adversarios del priista supusieron que era una forma de ‘lavarse las manos’ para evadir su responsabilidad; una manera de despertar la compasión de los ciudadanos tabasqueños a fin de reivindicarse ante la historia. Para algunos, Andrés Granier fue liberado sólo en razón de un perdón político y humano proveniente del presidente Obrador y del gobernador Adán Augusto. En la mente de muchos quedó la duda acerca de si los delitos de peculado y defraudación fiscal, por los que pasó seis años en prisión, fueron reales.

Sin embargo, a la luz de lo visto en el documental de Netflix por millones de personas en México y otras partes del mundo, queda al descubierto la forma real de aplicar la ley por parte del fiscal Fernando Valenzuela Pernas y del titular del Poder Judicial, Jorge Priego Solís.

No es, por tanto, exagerado decir que el Gobierno de Arturo Núñez trabajó como una empresa de fabricación de delitos y persecución política en contra de sus enemigos. No se falta a la verdad al suponer que muchas personas pudieron ser blanco de la violación a sus derechos y de una prisión injustificada, tal como sucedió con Andrés Granier, su hijo Fabián, y varios de los funcionarios de su gabinete.

Pero la prisión del Químico y sus allegados no es el único capítulo negro en el sexenio pasado. Ahí, están, por ejemplo, los crímenes de líderes sindicales, el incendio sospechoso de decenas de unidades del Transbús, los asesinatos de dos comunicadores, y otros episodios similares que generaron, y siguen generando, las más diversas especulaciones.

Andrés Granier recuperó la libertad en mayo de 2019, pero es evidente que nunca debió estar tras las rejas. A la luz de los sucesos vistos en la serie de Netflix, es ahora más creíble pensar que fue, en realidad, un perseguido político, víctima de la invención de pruebas y manipulación de los hechos.

En estricto apego a la razón, y más allá de que la actual coyuntura de ese documental obligue a una profunda revisión del sistema de justicia en Tabasco, la opinión pública exige fincar responsabilidades a quienes manipularon la ley en el mandato perredista. Este sí, sería un estricto sentido de justicia para todos los afectados, entre ellos el exmandatario priista y su familia.

: Tres años de AMLO
En su mensaje dirigido a miles de seguidores en el zócalo capitalino con motivo de sus tres años en el Gobierno, el presidente Obrador aseguró que con las políticas del combate a la corrupción y de austeridad republicana se han ahorrado un billón 400 mil millones de pesos.

También señaló que, hasta ahora, no se ha ordenado a las Fuerzas Armadas que «hagan la guerra» a nadie, no se les ha pedido que vigilen y opriman a la sociedad, que violen las leyes, que coarten las libertades y, mucho menos, que se involucren en acciones represivas.

Obrador anunció que, a partir de enero, empezará un nuevo plan de distribución de medicinas que estará a cargo de las Fuerzas Armadas, e informó que a partir de 2022 aumentará el monto de becas a estudiantes de familias pobres, desde preescolar hasta nivel superior.

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México