Connect with us

Columnista

Voces del cambio verdadero

Publicado

en

Las elecciones, la historia y Morena

Luis A. Pampillón Ponce
pampillon_p@hotmail.com
Más que unas reflexiones pretendo en este escrito dejar algunos apuntes que me parecen interesantes en relación a las elecciones recién pasadas, pero que desde luego no han concluido. Todavía tiene sangre la hicotea.

Un comunicólogo añejo, Jacobo Zabludovsky, piensa y externa que “los mexicanos llegamos a una democracia que hace 20 años durante los regímenes de Salinas y Zedillo, para no ir más lejos, cuando fue calificada de dictadura perfecta, no podíamos siquiera sospechar que alcanzarías a ver”. (El universal, 8 de junio de 2015).

Frente a nuestro pasado no tan lejano, la jornada de ayer (el domingo 7) es una maravilla. Nadie tiene el mando absoluto. Diez partidos políticos, además de un grupo incalculable si contamos los regionales y los no registrados, que todos cuentan, concurren como iguales ante leyes perfeccionadas paso a paso, producto de la discusión pública, del contrate de ideas expresadas por ciudadanos de todos los niveles económicos, culturales, que han pasado por diversas experiencias que documentan sus posturas y les ayudan al convencimiento doctrinario, sostiene y subraya:

“Hemos llegado, pues, a lo normal. A todo lo opuesto a la concentración del poder, a la simulación, a la dictadura fingida”.

Jaqueline Peschard Mariscal, socióloga mexicana, Comisionada Presidente del Instituto Federal de Acceso a la Información Pública desde 2007, fue Consejera Ciudadana del Instituto Federal Electoral de 1997 a 2003, considera, por su parte, que la confrontación no concluyó este 7 de junio. (El universal, 8 de junio de 2015).

Nos esperan más de dos meses de litigios, de conflictos poselectorales, incentivados, en buena medida, por las nuevas causales de nulidad que introdujo la reforma electoral de 2014: el rebase de topes de gastos de campaña, la compra o adquisición de cobertura informativa, el uso de recursos de procedencia ilícita o cuando el margen de votos entre punteros sea menor al 5%.

Pero si de algo sirvió este proceso, puntualiza, fue para evidenciar que el esquema electoral producto de la reforma del año pasado generó más problemas que soluciones, pues ni se redujo el elevado costo de los comicios, ni se evitó la intromisión de los gobiernos estatales en la organización electoral.

Enrique Krauze, (Reforma 7 de junio de 2015), nos recuerda cómo eran las elecciones a mediados del siglo pasado: En 1940, el general Gonzalo N. Santos, encargado de supervisar la buena marcha de los comicios, roció con su metralleta Thompson varias casillas de electores almazanistas opuestos al candidato oficial Ávila Camacho. Hubo al menos treinta muertos y cientos de heridos.

Fue sólo “una descarga al aire para que huyeran las codornices”, escribió en sus aterradoras (y no mal escritas) Memorias, nos ilustra Krauze y relata: Aquí su testimonio, cándido y sincero: “Arremetimos contra esa casilla a pistolazo limpio y como hubo algunos que dispararon contra los nuestros les contestamos en forma enérgica a balazo limpio. Recogimos todas las ánforas que ya estaban repletas de votos almazanistas, las quebramos y nos llevamos todos los papeles, actas, boletas, etcétera, dejando hecha añicos la mesa de casilla y dispersando a los almazanistas.

Yo les dije a los escrutadores, continúa Almazán: ‘A vaciar el padrón y rellenar el cajoncito a la hora de la votación, no me discriminen a los muertos pues todos son ciudadanos y tienen derecho a votar’”. La caza de codornices se repitió, con menor intensidad, en 1946 y 1952.

Poco a poco, los métodos para desvirtuar, defraudar, suplantar, suprimir, anular el voto opositor se sofisticaron, señala el historiador y recuerda algunas tácticas del vasto catálogo que patentó el “Sistema político mexicano”. Recuérdese que las elecciones eran administradas por la Secretaría de Gobernación: 1. Empadronamiento amañado y selectivo: segregaba a los sospechosos de simpatizar con la oposición y privilegiaba a los miembros del PRI. 2. Negativa de entrega de credenciales a electores independientes y suplantación de éstos por electores simulados a quienes se proveía de “credenciales provisionales”. 3. Relleno de urnas. Las llamadas urnas “empanzonadas” se integraban al conteo final. 4. Acarreo de votantes.

El catalogo es amplio pero el espacio no. Por hoy ahí lo dejamos aunque las cosas no han cambiado mucho que digamos y solo, dentro de 10 partidos que participaron en la elección, uno lucha con dignidad y crece a pesar de la decisión oficial de frenarlo a toda costa: Morena. De ello hablaremos en la próxima entrega.

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Escenarios

Publicado

en

Revocación: apenas 28.27% de firmas

Juan Ochoa Vidal
Resulta indiscutible que la “ratificación de mandato” no está contemplada por la Constitución, ni el Presidente de la República la necesitaría si existiere. La cuestión es que se promueve una consulta para revocación y para ello se requiere cumplir requisitos estrictos entre el primero de noviembre y el 25 de diciembre.

Al corte del 29 de noviembre, con 22 mil 413 promoventes registrados, se habían acreditado apenas 779 mil 848 firmas, que representan un avance de 28.27 por ciento con relación al mínimo que deberá quedar validado a más tardar el 25 de diciembre.

Es decir: en el transcurso de noviembre no se alcanzó siquiera la tercera parte de la meta, que es de 2 millones 758 mil 227 firmas, que significan el 3 por ciento de los ciudadanos inscritos en la Lista Nominal de Electores.

Y existe otro requisito por cumplir, so pena de que no proceda la solicitud de la consulta: que ese 3 por ciento se logre en al menos 17 entidades federativas.

Por ley, en la captación de firmas no puede intervenir partido alguno. “En la captación de firmas intervienen: uno, promoventes que presentaron su aviso de intención (los 22 mil 413 registrados); dos, auxiliares”, explica la consejera electoral Dania Ravel.

“Que no te engañen: no existen personas promotoras del Instituto Nacional Electoral”, aclara.

La representación de MORENA, a cargo del diputado federal Mario Llergo Latournerie, logró que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ordenara que la recolección de firmas se realice no solo mediante la aplicación electrónica originalmente prevista, sino también documentadas en papel.

En virtud de que el avance de 28.27 por ciento se refiere a las firmas recolectadas a través de la aplicación, estará por verse qué tanto se ha avanzado por la otra vía y, asimismo, si el total que se logre captar -sin inconsistencias, debidamente validadas- alcanza o supera el mínimo de 2 millones 758 mil 227 firmas.

La consulta para revocación de mandato es una vía democrática contemplada en legislaciones también de algunos otros países, pero fue diseñada para que quienes están en contra de los gobernantes promuevan su destitución.

Así, entonces, se supone que quienes ahora mismo no quieren a Andrés López Obrador como Presidente son quienes debieran estar promoviendo la consulta. No al revés.

Solamente el muy reducido grupo denominado Frente Nacional Ciudadano (FRENA), con su eslogan “AMLO se va” se ha pronunciado por la consulta, aunque sin acreditar promotores.

La mayoría de los opositores al gobierno se pronuncia por la abstención en caso de que se concrete la consulta de revocación, toda vez que la considera una trampa.

Más aún, el pasado sábado se conformó el Comité Promotor del Frente Cívico Nacional que se plantea como primer paso solicitar al Instituto Nacional Electoral la realización de elecciones primarias de donde resulte el candidato único opositor para la Presidencia en 2024.

En dicho comité participan el senador Emilio Alvarez Icaza, el ex diputado federal Fernando Belaunzarán y Guadalupe Acosta, entre otros.

Durante el evento efectuado en el World Trade Center, se acordó que durante 2022 el Frente Cívico Nacional se organizará en los 32 estados. Sus objetivos, se explica en un reporte de Animal Político, son:

Uno, enarbolar las causas ciudadanas que consideran que han sido abandonadas por el gobierno; dos, construir un programa desde la propia sociedad civil que se constituya como alternativa electoral; tres, lograr como método las elecciones primarias “para empoderar a los ciudadanos”.

En resumen, a lo más representativo del oposicionismo no le interesa la consulta para la revocación de mandato que en dado caso se llevaría al cabo en marzo próximo y que es mucho muy difícil que alcance el 40 por ciento de participación requerido para que su resultado sea vinculante.

Quedan tan solo tres semanas para que extraoficialmente MORENA, a través de los promotores registrados ante el INE, cumpla su meta de reunir esas cerca de tres millones de firmas que de manera un tanto sorprendente no se han alcanzado ya, de no ser porque los responsables de la tarea no están haciendo las cosas como debiera ser, si partimos del hecho de que López Obrador cuenta con una amplia base social en momentos en que desde hace un mes rebasó la mitad de su acortado sexenio y le quedan en la Presidencia poco menos de 34 meses.

Finalmente, de una u otra manera Obrador concluirá su periodo el día último de septiembre de 2024 y cada ciudadano tendrá, tiene ahora mismo, su propia evaluación sobre alcances y lo pendiente de concretarse.
Twitter: @JOchoaVidal

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México