Reivindican periodistas y fotógrafos de prensa, en España, el Derecho de autor

Reivindican periodistas y fotógrafos de prensa, en España, el Derecho de autor

Dentro de las XV Jornadas Nacionales y las II Jornadas Internacionales de Derecho Civil que se desarrollan en la División Académica de Ciencias Sociales y Humanidades de la UJAT.

Luis A. Pampillón Ponce
Rumbo Nuevo
Ante la precariedad salarial, los periodistas y fotógrafos no tenían conciencia del Derecho de autor de su trabajo, y es hasta ahora en que los sindicatos, en España, hacen un esfuerzo por reivindicar que figure realmente la autoría de las obras, expuso ayer la doctora Isabel Espín Alba, investigadora de la Universidad de Santiago de Compostela.

Invitada por la División Académica de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), Espín Alba impartió este martes la conferencia Derechos de autor y periodistas, como parte del Taller Propiedad Intelectual, organizado por el Cuerpo Académico “Estudios de Derecho Civil” Observatorio de la Información en el Sureste, que encabeza la doctora Gisela María Pérez Fuentes.

En la Sala de usos múltiples, a las 12 horas, el Dr. Eduardo Serrano Gómez, de la Universidad Complutense de Madrid, España, inició el ciclo de conferencias con el tema Plagio académico y propiedad intelectual, destacando que el Derecho de autor protege a la originalidad, a la creación objetiva y subjetiva, a la novedad.

También definió que plagio es la copia no autorizada de la obra de un tercero, parcial o total; que es un delito que se castiga con sanción económica y con la privación de la libertad.

Posteriormente, Isabel Espín Alba, al disertar Derechos de autor y periodistas, partió de dos referencias: la del grito de guerra de los distintos gurús de la internet: la información debe ser gratuita, y la que expone la Asociación de Prensa de Madrid: los hijos de los periodistas deben comer.

Espín Alba destacó que son muchos los problemas jurídicos que afectan a la profesión de periodistas y los fotógrafos de prensa, por ejemplo, la eterna confrontación de la libertad de información, la libertad de expresión, frente a otros derechos fundamentales como el Derecho al honor, a la propia Imagen, incluso a la Libertad religiosa, tomando como ejemplo a las últimas sentencias de los tribunales españoles.

Indicó que una de las situaciones preocupantes es, precisamente, la precariedad de las relaciones de trabajo entre los periodistas y los fotógrafos con su medio de comunicación.

“En estos convenios laborales desaparece el manto protector del Derecho al Trabajo para proliferar la relación precaria del profesional autónomo que trabaja por encargo, que cobra por pieza y sin seguridad social”, puntualizó.

Detalló que en un contrato colectivo una empresa periodística únicamente lo tiene con el 30 por ciento de su personal y los autónomos, los free lance, son el grueso.

Dijo que en esa precariedad, los jefes de redacción senior tienen un sueldo garantizado de 38 mil 500 euros al año –eso no es mucho–, y el junior, 26 mil.

Aclaró que no reveló ninguna novedad al auditorio porque además la relación de estos trabajos periodísticos se hace al margen de la legalidad tributaria.

“Cogidos por la confrontación legal y la precariedad laboral, los periodistas, por mucho tiempo, no fueron conscientes de la importancia de la protección de los Derechos de autor sobre sus creaciones intelectuales”, señaló,

Eso explica que en España esté considerado que dentro de la retribución económica va incluido el Derecho de autor, “que está la presunción exclusiva de los derechos de propiedad intelectual”.

Dijo que el argumento es porque hay la aproximación del periódico como obra colectiva o colaboración, que es hecha por encargo, y cuyo resultado final se va a publicar bajo el nombre de la persona física o jurídica que haya auspiciado esa investigación.

Espín Alba indicó que si el periódico es una obra colectiva, “si decimos que es una investigación, en todo caso el periódico es el que ejerce el derecho del autor”.

“Entonces, la realidad es bastante pesimista, sin embargo, es cierto que los nuevos medios digitales, la posibilidad de hacer constar la autoría más sencilla, están dando lugar a un mayor movimiento, incluso dentro de los propios sindicatos de periodistas, al reivindicar sus derechos de autor, lo hacen no tanto con los patrimoniales sino con los morales”, expuso.

Precisó que los morales son: la paternidad de la obra, de una crónica, de una opinión, ya no sólo en formato escrito, sino en formato audiovisual, donde se trate un tema de actualidad, con la originalidad suficiente como para ser considerada una obra intelectual.

Al inquirirse ¿por qué es más importante hablar del derecho moral que del derecho patrimonial?, dijo que es por la dificultad de alcanzar el Derecho patrimonial ante la generalización de la idea de que en los contratos colectivos hay una cesión exclusiva.

Además, dijo, es la revista o la agencia de prensa la que aparece, generalmente, como el responsable del reportaje fotográfico, pero no hay referencia al fotógrafo o el autor de opinión.

“Es la reputación profesional la que tiene un valor de mercado, no es un mero Derecho moral en el sentido de una fórmula etérea; porque lo que uno vale es lo que lleva en su portafolio cuando va a una agencia de publicidad”, indicó.

Por tal motivo, reiteró, “ahora los sindicatos de los periodistas están haciendo una apuesta importante por reivindicar que figure realmente la autoría de las obras”.

Isabel Espín Alba ha publicado los artículos Daño moral por ocultación de la verdadera paternidad y responsabilidad parental, La modificación de los derechos patrimoniales de reproducción, distribución y comunicación pública, La originalidad en la protección de las obras fotográficas, y es autora, entre otros libros, de Contrato de edición literaria: (un estudio del derecho de autor aplicado al campo de la contratación)