Connect with us

Columnista

¿Qué Onda?

Publicado

en

Clases por línea

Eduardo Salinas Pérez
poderciudadano2012@yahoo.com.mx
Más que la pandemia y las inundaciones y todos los problemas que a los que se enfrenta la sociedad en este momento y desde hace ya unos ayeres, es la educación. En nuestro país, el problema de la decadencia de la educación comenzó desde hace varias décadas, y curiosamente se dio con la llegada de la tecnocracia, cuando los “ilustres” tecnócratas tomaron las riendas del país y comenzaron a realizar una serie de reformas en casi toda la vida institucional del Estado, uno de los aspectos en los que la sociedad se sintió lastimada fue en la educación.

Con la llegada de los tecnócratas al mando del país, también llegaron “las benditas redes sociales”, aun cuando el uso de la computadora y los ahora famosos e insostenibles teléfonos celulares, no se dio de manera masiva en ese entonces, fueron esos “instrumentos” los que desde ese tiempo fueron desplazando a los maestros, o si no desplazándolos, cuando menos si haciéndolos menos importantes, restándoles autoridad y haciendo ya no maestros, o profesores, sino ya nada más uno simples coordinadores de las clases. Y luego encima. El avance del derecho y la protección de los niños, que llego a ser factor determinante en la perdida de la autoridad y los valores de los maestros.

Así, hoy casi medio siglo después se ver caos tan aterradores como miles de jóvenes, de jóvenes que se formaron y se forjaron en esos modelos educativos, en los cuales la computadora o el celular sustituye a la explicación de los maestros, den los cuales la computadora o el celular han dejado atrás, muy atrás a los maestros y se han apoderado de las clases. Y para colmo, la enseñanza de la computadora o los teléfonos “inteligentes” no se dio ni con oportunidad ni de manera profesional y volvió a los usuarios “autómatas cibernéticos” que san tanto la computadora como los teléfonos para la distracción sin la menor capacidad de investigación que son capaces de ofrecer. Es decir, un instrumento tan importante como la computadora y los teléfonos inteligentes hoy se usan para pasar el rato, o para la distracción o para fomentar su uso en otras actividades lejanas a las educativas, para las que fueron inventadas, y hoy tenemos que desde los niños de primaria, de secundaria, de prepa, de la universidad y hasta algunos maestros, o docentes usan la computadora para “chatear” o para ver otros asuntos pero menos para estudiar o “aprender” y ya no digamos para tomar sus clases en línea.

Y todo esto bien a colación porque en la actualidad, aquí en Tabasco, no sé en otras entidades o en otros países, pero en el caso de Tabasco las cosas están mal, muy mal, me diría un alto funcionario del Estado, que está muy metido en el asunto de la educación en Tabasco. Resulta que ni los propios docentes saben cómo dar “clases por línea”, a sus alumnos y que nunca han usado una computadora. No saben que es la computadora, y según se ve, no les interesa. Con esto de la pandemia, la educación en todos sus niveles es la que se ha visto más afectada. No dejamos de ver que la economía, las fuentes de trabajo, que los problemas de la salud y todo aquellos que tienen que ver con las actividades principales del Estado se han visto afectadas, pero la educación es la que más, porque en la educación está el futuro del Estado y del país.

Realmente es inconcebible que un profesor universitario, que un docente, como se dicen algunos de ellos, no sepa el manejo elemental de la computadora, que no tengan la disciplina de pararse frente al monitos y hablar a “distancia” con sus alumnos y lograr con ellos una comunicación virtual para dar sus clases. Es una pena, porque la mayoría de ellos, y de eso hay evidencias, solo consiguieron una plaza de “docente” para asegurar su futuro y pasársela bien, hacer como que enseñan y cobrar, eso sí, sus jugosos salarios y otras “canonjías” que el mismo sistema caduco de la educación les ha permitido.

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Agrotendencias

Publicado

en

¡Atrapar el metano! (tiempo estimado de lectura: 6 minutos)

“La alta alcurnia y las hazañas meritorias, si no van unidas a la riqueza, son tan inútiles como las algas marinas” Horacio

Elisabeth Casanova García
afgha@hotmail.com
Jorge Quiroz Valiente
917 1067165
En entornos naturales, el metano es un gas importante en el ciclo del carbono y la fuente predominante es la producción de microorganismos metanogénicos (Archeas). Estos microorganismos se encuentran de manera natural en los pantanos y en el tracto digestivo de los animales y humanos. Sin embargo, muchas prácticas antropogénicas han provocado la perturbación del ciclo natural, lo que ha provocado un aumento del metano atmosférico.

Desde una perspectiva climática, el periodo de permanencia del metano en la atmósfera es más corto y se emite en cantidades más pequeñas que el CO2, sin embargo su potencial de calentamiento global es entre 28 y 34 veces mayor. Es importante destacar que se están implementando estrategias para el control de las emisiones antropogénicas de metano, por ejemplo, eliminación gradual del uso de recursos fósiles, combustión, etc.; mientras que las de las emisiones de la agricultura están rezagadas. Las emisiones de metano de la agricultura están dominadas por la cría de rumiantes (39%) y, por lo tanto, el desarrollo de herramientas y estrategias para reducir la huella de carbono de esta importante industria social y económica es esencial.

Hay una serie de estrategias para la mitigación del metano de rumiantes bajo investigación con capacidad variable para reducir las emisiones de metano entérico; algunas de éstas incluyen selección genética, vacunas, inhibidores de la metanogénesis y medidas dietéticas.

La selección genética es una solución atractiva porque los cambios son acumulativos y permanentes; este enfoque requiere variación genética dentro de los animales y hasta ahora se ha detectado que sí existe; es decir hay animales que producen mucho metano y animales que producen poco. Hasta ahora, la variación genética encontrada es similar a la de la producción de leche en las vacas, por lo que con el tiempo tendrá efecto, ya que la selección se lleva a cabo durante generaciones. Un problema importante es que la selección genética requiere registrar el metano de un gran número de vacas, lo cual es costoso. Por lo tanto, se requieren los enfoques multidisciplinarios complementarios a corto plazo y la cooperación internacional para documentar objetivamente este fenómeno.

Si bien es probable que el manejo eficaz de las emisiones de metano entérico se integre en todas las estrategias, los inhibidores de la metanogénesis en forma de ingredientes alimentarios son hasta ahora la mejor opción, y para ello, las algas marinas altamente bioactivas del género Asparagopsis tienen la actividad más alta.

En el contexto de la intervención dietética, las algas marinas son una parte tradicional de la dieta del ganado en las regiones costeras. De estas algas, las especies del género Asparagopsis destacan por su eficacia inhibiendo la producción de metano (metanogénesis) a través de efectos específicos sobre las Archeas metanogénicas del rumen.

Los árboles tropicales como Leucaena leucocephala (guaje), Acacia pennatula (Huizache), Enterolobium cyclocarpum (piche), Gliricidia sepium (cocoite) pueden contribuir a mejorar la alimentación de los rumiantes debido a su alto valor nutritivo, además de contener una variedad de metabolitos secundarios vegetales, que podrían alterar la fermentación ruminal y, en consecuencia, reducir las emisiones de metano, por lo que habrá que empezar a utilizarlas tal como la Leucaena y el aceite de palma.

La eficacia de los materiales vegetales para reducir las emisiones de metano depende de la especie de planta y posiblemente del entorno en el que se cultiva. La suplementación de plantas ricas en taninos como Musa spp (banano), Acacia spp. y Albizia spp. pueden reducir el metano, pero se requieren más estudios in vivo para determinar su efecto y seguridad.

La mitigación de la producción de metano en los rumiantes es fundamental para la sostenibilidad de las industrias de la carne roja, los lácteos y la lana. Las estrategias de gestión de las emisiones de gases de efecto invernadero, incluidos los inhibidores de la metanogénesis, proporcionan una medida eficaz, siendo la Asparagopsis (especie de alga roja) el actor más prometedor hasta la fecha.

En conclusión, esta síntesis de la literatura sugiere que la acuicultura a gran escala de Asparagopsis y su aplicación en estrategias de mitigación de metano para rumiantes en o cerca de los niveles mínimos de inclusión efectivos pueden no afectar negativamente la salud animal, la calidad de los alimentos y el agotamiento del ozono.

Por lo visto, el poeta griego Homero, hace dos mil años no imaginaba que las algas podrían ser hoy en día una alternativa alimenticia, mitigadora del cambio climático, de uso industrial, medicinal y cosmético.

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México