Connect with us

Columnista

Opinión

Publicado

en

Una política por la dignidad humana

Miguel Ángel Valdivia de Dios.

Estimados paisanos.
El siguiente paso que tenemos que dar después de la tragedia de las inundaciones es todo aquello que dignifique la vida de los damnificados que se cuentan por miles; ocuparnos de sus vulnerabilidades es una acto de justicia y es proteger su derecho a una vida digna y decente.

Las víctimas de las recientes inundaciones y de muchas en el pasado, ha dado muestra de un gran amor propio, a pesar de que a veces ante el tamaño de estas parece que ya no pueden, no se han rendido, su naturaleza humana está hecha para enfrentar todas estas adversidades, no doblan la espalda y han sabido mantener la cabeza en alto, esto es dignidad, que es lo más valioso que todo mundo tiene, pero es algo que no les podemos seguir socavando porque nos meteríamos en un laberinto de odio que nos llevaría al peor de los infiernos.

Por eso yo creo que ha llegado el momento de que la clase política tabasqueña dejemos de mirarnos el ombligo, empecemos a razonar y voltear a ver lo que pasa atrás de las recurrentes inundaciones y de sus efectos en la economía y en la sociedad, y de dejar de considerar como parte del paisaje las imágenes de una gran comunidad desheredada, prácticamente abandonada a su suerte y trágicamente condenada a vivir bajo la amenaza de estas crisis climatológicas.

Las ambiciones personales, el protagonismo o los intereses económicos y políticos no nos han permitido ver que lo que está atrás de estas zonas siniestradas es la dignidad humana, el respeto a los derechos humanos fundamentales y al Estado de Derecho.

Hasta ahora ha podido más el influyentismo, el engaño de liderzuelos y la corrupción para orillar a miles de tabasqueños a vivir en condiciones inhumanas y degradantes, que los pone muy lejos de alcanzar la felicidad, de concretar sus aspiraciones o proyectos y a una vida humana digna y respetable a la que tienen derecho.

La misma dignidad nos pone por encima de la naturaleza y nos hace responsables como comunidad política de hacernos cargo de sus efectos, no podemos hacer caso omiso a esta responsabilidad, ni a vivir ajeno al dolor humano, guardar silencio cómplice y evitar hacer nuestros los sentimientos de un pueblo que sufre.

Tenemos que poner fin a este martirio, no podemos seguir practicando una “real politik” sorda y ciega a las instancias de los derechos humanos, porque ese tipo de política no sirve y como hoy se ve en los hechos, no es sostenible porque solo conduce al desastre humanitario.

Venimos de diversos estratos sociales, tenemos diferentes creencias, participamos en diferentes causas y algunos respondemos a distintos partidos u organizaciones políticas, pero cualesquiera que sean nuestras diferencias, estamos obligados a entendernos los unos a los otros y a tratar con dignidad y respeto a todos sin excepción, especialmente a los más vulnerables como las víctimas de hoy.

Ahora hay que poner manos a la obra para ayudarlos a superar esta mal momento, a reencauzar sus vidas y hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que no se vuelvan a topar con esta pesadilla.

Mientras exista una solidaridad activa como la que hoy se manifiesta por la sociedad tabasqueña, nacional e incluso internacional y que da una lección de unidad, nuestra gente no se humillará y se levantará de nuevo con más fe y fortalecida con la esperanza de una vida digna para todos.

Ya no queda más espacio en la lista de crónicas de desastres anunciados en Tabasco.

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Stress

Publicado

en

Abusados, saldremos de la inundación del COVID 19 ,no
*El PRD, soy yo: Fócil

Emery Hernández Marín
jaguarsemanario@hotmail.com
No descuidemos lo mortal y desconocido, por lo temporal y ya conocido. Me refiero a la pandemia de Coronavirus, cuyos contagios siguen causando estragos en la economía y muertos que es lo lamentable. De la inundación, de la pobreza sales, o sobrevives, del COVID 19, muy pocos, y todavía lamentamos, y buscamos culpables por los más de cien mil muertos registrados en el País Ya estabámos fregados en el renglón económico luego de siete meses de estrictas medidas sanitarias, de encierro, de bajar la cortina en las empresas, cuando en Tabasco, uno de los más golpeados por la pandemia, quedó atrapado en semáforo rojo, y estábamos recuperándonos ya en semáforo Naranja y amarillo, y por prevención y seguridad de la gente el Gobernador Adán Augusto López Hernández y autoridades de Salud optaron por permanecer en el color naranja hasta el 15 de diciembre. Los casos de contagios bajaron, los fallecimientos también. Y que nos caen los Frentes Fríos, con el consiguiente desfogue de la Presa Peñitas. Han sido casi dos meses de incesante lucha con el agua.

No acabamos de salir del agua. Tampoco de la pandemia. La inundación es pasajera, en alguna s partes ya se ha secado. La gente empieza el retorno. Lo mejor, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, implementó programas, para restaurar los daños. Controlar desfogue de la Presa Peñita.Dragar los ríos. En cambio la Pandemia no pasa, ni pasará, hasta que haya la vacuna y quién sabe lo efectiva que sea. Otra cosa, por contagiarte, por padecer COVID 19, no restauran daños, no hay vales, que reclamar.

Me olvidaba, ya pagan 11 mil pesos, para tus funerales.
Descuidarse, tiene castigo. Te contagias de SARS-CoV-2 y si bien resistes y llevas tu tratamiento, sanas, sino, mueres. Tanto los afectados por inundaciones, como los no afectados, tenemos que cuidarnos, ahora con mayor razón. Los casos positivos, han incremetado, los últimos días, de igual manera los hospitalizados. Secretaría de Salud, ha alertado, para extremar cuidados, evitar los rebrotes, contagios. No bajen la guardia. La pandemia, persiste, cada vez escuchamos miles de personas se han ido infectando.Países que ya habían salido de la pandemia, están de nueva cuenta confinados. Estados en México, vuelven a tener casos positivos.

En Tabasco, es proritario, no volver al semáforo rojo. Aquí es cuando debemos mostrar unidad. Ser cuidadosos en las medidas sanitarias. Evitar aglomeramientos, reuniones. Estamos a 15 días de lograr, ese paso tan deseado, para volver a las actividades más o menos normales. Ahora es más imperativo, por los daños causados por las inundaciones. Urge a la entidad volver a recuperar su actividad económica.

No nos descuidemos por la inundación- Esta no mata.De ella saldremos, así ha sido siempre. De la pandemia no. Tampoco sabemos cuanto tiempo más durará. La historia nos enseña, que cuando se han dado las pandemias anteriores, como la Influenza Española, duró años y fueron millones de muertos. Entonces en este siglo apenas estamos en el comienzo. De miles de muertos, pasar a millones, y tal vez no podremos contarlos.

Estamos en contingencia. En riesgo. No lo olviden.
Pongan su esfuerzo. Esmérense en mantenerse saludables. Y al final la recompensa será darnos el abrazo, seguir vivos.

De la inundación saldremos. No moriremos.

Jaguaradas
Confiamos, conforme bajen las aguas, habrá mejor reparto de despensas, Llegará a los lugares inaccesibles. Se está haciendo todos los esfuerzos. Labor encomiable, la del DIF Tabasco y la Presidenta Dea Isabel Estrada de López. En el acopio de ayuda humanitaria. Sobresale también el programa de atención a las mujeres embarazadas y días de dar luz.

El PRD, soy yo.
En el ámbito político, no gustó para nada, las declaraciones del senador Juan Manuel Fócil, quien se mostró soberbio, al hablar del reparto de las candidaturas a las alcaldías y diputaciones, donde el PRD, se siente sobrado, por encima del PRI.A los aspirantes a candidatos priistas no les gustó nadita. Con esas declaraciones Fócil, mostró ser el dueño del perredismo. El que reparte y se lleva la mejor parte. La voz cantante. El dirigente Javier Cabrera, es solo un títere. Con aliados así.

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México