Connect with us

Perfiles

No más migración, ni pobreza

Publicado

en

El Papa instó a miles de católicos a involucrarse para hacer de México una tierra de oportunidades donde no exista desesperación ni pobreza, donde nadie termine destruido por los “traficantes de muertes”. “Donde no haya necesidad de emigrar para soñar; donde no haya necesidad de ser explotado para trabajar; donde no haya necesidad de hacer de la desesperación y la pobreza de muchos el oportunismo de unos pocos”, dijo.
“Una tierra que no tenga que llorar a hombres y mujeres, a jóvenes y niños que terminan destruidos en las manos de los traficantes de la muerte”, agregó.

Ecatepec, Estado de México
Notimex
El Papa instó hoy a miles de católicos a involucrarse para hacer de México una tierra de oportunidades donde no exista desesperación ni pobreza, donde nadie termine destruido por los “traficantes de muertes”.
Desde el altar mayor de la misa que celebró en la explanada El Caracol, del Centro de Estudios Ecatepec, Francisco hizo una breve reflexión antes de bendecir a más de 250 mil personas con la oración mariana del Angelus.
Invitó a todos a estar en primera línea, a “primerear” en todas las iniciativas que ayuden a hacer de esta “bendita tierra mexicana” una tierra de oportunidad.
“Donde no haya necesidad de emigrar para soñar; donde no haya necesidad de ser explotado para trabajar; donde no haya necesidad de hacer de la desesperación y la pobreza de muchos el oportunismo de unos pocos”, dijo.
“Una tierra que no tenga que llorar a hombres y mujeres, a jóvenes y niños que terminan destruidos en las manos de los traficantes de la muerte”, agregó.
Personas de toda edad, mujeres y jóvenes, hombres y niños, ancianos y familias enteras esperaron pacientemente y durante horas la llegada del “líder católico”. Algunos llegaron a aguardar hasta 17 horas sólo por encontrar un espacio en las primeras filas.
Pasaron un intenso frío durante la madrugada, del cual se resguardaron con cobijas y chamarras, con improvisadas camas y acostándose sobre sus mochilas. No obstante, en la mañana mantuvieron un asombroso ánimo, cantando y dedicando porras al Papa constantemente.
El obispo de Roma pidió, en la tierra “con sabor guadalupano”, invocar a la Virgen para que resplandezca en la comunión, en el servicio, en la fe ardiente y generosa, en la justicia y el amor a los pobres.
Aseguró que un cristiano no puede menos que demostrar su solidaridad para solucionar la situación de aquellos a quienes aún no ha llegado el pan de la cultura o la oportunidad de un trabajo honorable y no puede quedar insensible mientras las nuevas generaciones no encuentren el cauce para hacer realidad sus legítimas aspiraciones.
Citando a Pablo VI, invitó a “estar siempre en primera línea en todos los esfuerzos para mejorar la situación de los que sufren necesidad” y ver “en cada hombre un hermano y, en cada hermano a Cristo”.

No se olviden de mí
El Papa Francisco al terminar la misa pronunció la oración del Ángelus, dio un breve discurso y bendijo a los miles de católicos reunidos en el predio El Caracol, a quienes pidió “Por favor, no se olviden de rezar por mí”.
Después de la ceremonia litúrgica el pontífice se dirigirá al Seminario Conciliar del Espíritu Santo, donde se prevé comerá con autoridades religiosas, encabezadas por Francisco Domínguez, obispo de Ecatepec.

Pedir con el corazón
El Papa Francisco dijo hoy a los niños internos en el Hospital Infantil Federico Gómez de la capital mexicana: “al ver sus ojos, sus sonrisas, me generaron ganas de darles gracias, gracias por el cariño que tienen al recibirme”.
El Papa fue recibido en el hospital por una comitiva encabezada por la primera dama Angélica Rivera, el secretario de Salud José Narro, el cardenal Norberto Rivera, y directivos de las instalaciones médicas.
Francisco saludó a niñas y niños internos en el centro hospitalario, a cada uno de los cuales obsequió un rosario y de quienes recibió dibujos y cartas, mientras uno de sus colaboradores les entregaba estampas con la imagen del pontífice.
El pontífice Jorge Bergoglio dirigió palabras de aliento a las niñas y niños, algunos aún de brazos, así como a familiares que los acompañaban, quienes agradecieron el gesto.
Antes de su discurso, Francisco pidió: “reza por mí”, a una niña que gritó: “Francisco, te amo”.
Francisco, en un cariñoso discurso en que evocó a Simeón, el abuelo de Jesús, y a la virgen de Guadalupe y su afecto materno por Juan Diego, agradeció al personal médico, que atiende a sus pacientes “no sólo con medicinas, sino con cariñoterapia”.
“A los chicos les voy a pedir una cosa: cerremos los ojos y pidamos lo que nuestro corazón hoy quiera: un ratito de silencio, con los ojos cerrados, y pidamos con el corazón”, pidió el pontífice, quien luego rezó el Ave María y volvió a pedir a los infantes rezar por él.

Recorrido con el Papa
La esposa del presidente Enrique Peña Nieto, Angélica Rivera, entregó al Papa Francisco una imagen de la Virgen María a nombre del Patronato del Hospital Infantil de México Federico Gómez.
Posteriormente Rivera de Peña tomó en brazos al niño Rodrigo López Miranda para que el pontífice le diera unas gotas de la vacuna contra la poliomielitis.

Papa Francisco le habla a México
“A los chicos les voy a pedir una cosa: cerremos los ojos y pidamos lo que nuestro corazón hoy quiera: un ratito de silencio, con los ojos cerrados, y pidamos con el corazón”
“Donde no haya necesidad de emigrar para soñar; donde no haya necesidad de ser explotado para trabajar; donde no haya necesidad de hacer de la desesperación y la pobreza de muchos el oportunismo de unos pocos”
“Una tierra que no tenga que llorar a hombres y mujeres, a jóvenes y niños que terminan destruidos en las manos de los traficantes de la muerte”
«Vigilen para que sus miradas no se cubran de las penumbras de la niebla de la mundanidad; no se dejen corromper por el materialismo trivial ni por las ilusiones seductoras, ni por los acuerdos debajo de la mesa»

“La proporción del fenómeno, la complejidad de sus causas, la inmensidad de su extensión, como metástasis que devora, la gravedad de la violencia que disgrega y sus trastornadas conexiones, no nos consienten a nosotros, pastores de la Iglesia, refugiarnos en condenas genéricas»
«Los indígenas de México aún esperan que se les reconozca efectivamente la riqueza de su contribución y la fecundidad de su presencia, para heredar aquella identidad que los convierte en una Nación única y no solamente una entre otras»
“Cada vez que buscamos el privilegio de unos pocos, tarde o temprano la vida en sociedad se vuelve un terreno fértil para la corrupción, el narcotráfico y la exclusión, la violencia e incluso el tráfico de personas, el secuestro y la muerte, causando sufrimiento de miles de personas”

¡Papa Hermano, ya eres mexicano!
Los niños del Hospital Infantil de México “Federico Gómez” están emocionados por haber recibido al Papa Francisco, quien ha expresado su interés en conocerlos y convivir a su lado en los diferentes espacios donde son atendidos.
Señaló que la visita del Papa servirá como un motor para impulsar el ánimo de todos los que trabajan en el hospital. “Hay que recordar que los niños que se atienden aquí son aquellos que no tienen acceso a la seguridad social, son los más pobres que hay en el país”.
Con bandera de los colores del Vaticano, blanco y amarillo, que ondean a los francos de la Avenida de los Insurgentes y con la ilusión de ver al Papa, miles de feligreses lo saludan en su partida hacia Ecatepec, Estado de México.
En su tercer día en la Ciudad de México, el Papa Francisco saludó durante su recorrido al Campo Marte, para abordar el helicóptero que lo llevará a Ecatepec, Estado de México, mientras cientos de fieles católicos le pedían al unísono: !Santo Padre, dános tu Bendición!
El júbilo de los fieles católicos se vio coronado al ver por unos instantes la figura de Jorge Mario Bergoglio, y se extendió a lo largo de todas las vallas humanas, quienes arreciaron las porras: ¡Papa hermano, ya eres mexicano! ¡Papa, amigo, siempre estarás conmigo!
El jerarca católico, Francisco, bajó del papamóvil para acercarse a un grupo de monjas reunidas afuera de la Universidad Simón Bolívar, a las que dio su bendición y quienes le obsequiaron un ramo de rosas blancas.
Papa Francisco se tomó siete minutos para besar y saludar a las personas reunidas fuera de la nunciatura apostólica desde muy temprano. Varias mamás acercaron a sus niños para que los bendijera y besara, muchos otros extendieron sus manos para tocar al pontífice, quien se acercó lo más posible a quienes permanecían detrás de la valla e incluso abrazó un adolescente.

No necesitamos príncipes
El papa Francisco afirmó que la iglesia católica no necesita «príncipes», sino personas comprometidas con Cristo.
«No se necesitan príncipes, sino una comunidad de testigos del señor», reiteró durante su discurso en la Catedral Metropolitana, donde se reunió con obispos de todo el país.
El pontífice dijo a los clérigos que deben rechazar las habladurías e intrigas, los «vanos proyectos de carrera», los «vacíos planes de hegemonía» y los infecundos «clubes de intereses o de consorterías».
Ante todos los pastores reunidos en la Catedral, el pontífice pronunció un largo discurso en el cual les señaló muchos defectos y tareas pendientes, entre ellas la deuda con los indígenas mexicanos.
Llamó a los obispos a tener una mirada capaz de reflejar la ternura de Dios, una «mirada limpia, de alma trasparente y de rostro luminoso». Y apuntó: «no tengan miedo a la transparencia. La Iglesia no necesita de la oscuridad para trabajar».
El pontífice los exhortó a no dejarse arrastrar por las murmuraciones y las maledicencias, y los invitó a formar a los futuros sacerdotes en ese estilo.
En su discurso, el Papa expresó su preocupación por los jóvenes «seducidos por la potencia vacía del mundo», que «exaltan las quimeras y se revisten de sus macabros símbolos para comercializar la muerte a cambio de monedas».
Les pidió no minimizar el desafío que representa el narcotráfico para toda la sociedad mexicana, incluida la Iglesia.
Más adelante, pidió no dejarse llevar por la «vana búsqueda» de cambiar al pueblo, como si el amor de Dios no tuviese bastante fuerza para cambiarlo.
Francisco solicitó una «mirada singular de delicadeza» con los pueblos indígenas, cuyas culturas han sido «no pocas veces masacradas”
“México tiene necesidad de sus raíces amerindias para no quedarse en un enigma irresuelto», señaló.
«No se cansen en cambio de recordarle a su Pueblo cuánto son potentes las raíces antiguas, que han permitido la viva síntesis cristiana de comunión humana, cultural y espiritual que se forjó aquí. Recuerden que las alas de su Pueblo ya se han desplegado varias veces por encima de no pocas vicisitudes», apuntó.
El Papa rogó a los obispos no caer en la paralización de dar «viejas respuestas a las nuevas demandas» y advirtió a no «dormirse en los laureles», porque solo podrá sobrevivir una Iglesia que se preocupa de los sufrimientos del pueblo
A los obispos también les indicó seguir a los migrantes y acompañarlos como una de sus prioridades, ante tantas familias que se dividen.

Solo un llamado de atención
Luego del discurso del papa Francisco en la Catedral Metropolitana, en el que pidió a los obispos de México no caer en pugnas internas, no corromperse ni distanciarse de la sociedad y trabajar con transparencia, miembros del clero reconocieron que fue una llamada de atención, pero no que fuese un regaño, ni tampoco que signifique un distanciamiento en la Iglesia.
“Nos da unas buenas revolcadas a todos, ninguno nos escapamos”, dijo en entrevista el obispo de San Cristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi.
Los temas que aquejan al país, como la corrupción, el narcotráfico y la migración, que fueron mencionados este sábado por Francisco, no cambiarán luego de la reunión que sostuvo con el presidente Enrique Peña Nieto, afirmó el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi.

Haciendo historia en México
Tras su primera noche en suelo mexicano, el Papa Francisco recibió la bienvenida oficial por parte del Presidente Enrique Peña Nieto, con quien se reunió en el interior del Palacio Nacional, en su calidad de Jefe de Estado. Por primera ocasión en la historia, un Presidente recibe al Papa en esta sede llena de historia.

El Papa Francisco hace historia y visita el Palacio
Construido en 1522, como segunda residencia de Hernán Cortés, en esta ocasión Palacio se convirtió en el escenario para dar la bienvenida al Sumo Pontífice. Como parte del encuentro, el Papa Francisco se reunió con autoridades y parte del cuerpo diplomático, ante quienes pronunció un discurso después de escuhcar el mensaje de bienvenida que Enrique Peña le ofreció. En todo momento, el Mandatario estuvo acompañado por su esposa la Primera Dama de México, Angélica Rivera.
Tras compartir su discurso, el Papa Francisco recorrió, en compañía del Presidente, caminó por los más de 40.000 m2 de Palacio Nacional con el objetivo de conocer cada rincón de este recinto histórico, ubicado a un costado de la Plaza de la Constitución, en el Centro Histórico.
Durante su recorrido, el Papa Francisco conoció la historia detrás de Palacio Nacional, como el gran incendió y demolición que sufrió en 1692 y cada detalle de la última remodelación, realizada en 1930. Con un poco de dificultad, el Papa bajó los desnivelados escalones del Palacio, para después saludar a un niño que le obsequió un rosario. Atento con los presentes, saludó a quienes lograron acercarse a él, incluyendo los hijos del Presidente y su esposa.

De su partida del Palacio
A la salida, por la puerta principal, se encontró de nuevo con los feligreses que aguardaron por él desde temprano en la plancha del Zócalo. Abordo del Papamóvil, se dirigió entre la gente a la Catedral Metropolitana que resonaba sus campanas para darle la bienvenida. Luego de unos minutos de oración frente al Altar del Perdón, el Sumo Pontífice escuchó el mensaje del Arzobispo de la Ciudad de México, el Cardenal Norberto Rivera para después tomar la palabra y hablar ante varios representantes de la Iglesia.

Compartir:
Continuar Leyendo

Perfiles

Historia de Doña Fidencia Fernández Veraud Sastré

Publicado

en

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México