Connect with us

Columnista

Minipoemario Lunar: NORMAL (1)

Publicado

en

Heberto Taracena Ruiz
Quedar bien con todos
no ha podido darse
en la historia
de la humanidad.
-Si no sales
porque no sales
y si sales
porque sales-.
Las causas son
tan entendibles
como sufribles.
Más cuando refriegan
las úlceras
de la corrupción.
Pensar de que ésta
medre en todos lados,
es tosca falacia.
No menos
que si se dijera
que la honestidad
cuelga en el ramaje
de todos los árboles.
De eso
a pensar
que no existen,
es un lugar común
que conviene
a corruptos
y deshonestos.
Sí,
porque hay
personas
que hacen del fango
su alimento
y de la honestidad
una piedra
calzada a buen número.

Que el funcionario
gane bien
y viva bien,
¡es honesto!
Que aparente en la nómina
una bicoca
y por otras partidas
lo inimaginable,
¡es corrupción!

En la vida pública
no hay privados secretos.
Ningún descubrimiento
a la vista.

Es el tiempo
maestro,
que se encarga
de calificar
al servidor público
en un sentido
u otro.

Otras formas son
y serán palabras
que nadie se traga
por muy resacadas
que se muelan.

(1) Al Presidente de la República, a quien no conozco (en persona).
Cunduacán, Tab., a 2 de julio de 2020

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Minipoemario lunar: DIÁLOGO

Publicado

en

Heberto Taracena Ruiz
PARA
ANACLETO TARACENA RUIZ
Hermano:
Entre junio y noviembre
del año siguiente,
nos encontramos
en el mismo hogar.

La infancia fue de juegos
manuales, compartidos:
con imaginación
de hilera blanca
y hoja seca de almendro,
alzamos cucharones.

Los pantalones cortos
fueron característicos
de la común infancia.
Largos recuerdos
nos entretejieron.

Jugando jugando
aprendimos tareas
de la casa.

Para los once-
-doce años,
a iniciativa
de nuestros padres,
el trabajo mantuvo
para ambos
el ideal de ganarse
unas monedas.
¡No fuimos criados
para pedigüeños!
En los años cincuenta
sabíamos
qué era tener un peso
en el bolsillo.

Recorrer el pueblo,
de buena gana,
nos resultaba
gratificante.
Lustrar
los botines
de don Antonio Díaz
-voz carrasposa-
nos fue familiar.

En la juventud,
siendo ya padres,
percibimos olores
de los hijos.

Como personas
mayores
fortalecimos
hábitos de buscarnos.

¡Qué platicábamos!
De lo mismo,
con igual emoción
festejando
nuestras repeticiones.

Cuántas veces reímos
uno del otro
de: -¡A ver quién tiene
menos cabellos!-
después de zambullidas
domingueras.

Hermano, queda
la tranquilidad
de habernos disfrutado
en paz, dijo el Poeta.

Cunduacán, Tab.,a 5 de agosto de 2020

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - HISTORIA - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México