Connect with us

Perfiles

¡Gracias México!

Publicado

en

«Les aseguro que en algún momento sentí ganas de llorar al ver tanta esperanza en un pueblo tan sufrido»

Bienvenida a la mexicana. Mariachi, bailes y niños, recibieron al Santo Padre
El avión de Alitalia que transportó al Papa Francisco desde Cuba aterrizó a las 19:19 horas de la Ciudad de México.Más de cinco mil personas lo aguardaban en el Hangar Presidencial, entre ellos el mandatario Enrique Peña Nieto y su esposa Angélica Rivera, quienes lo esperaban al pie de la escalera para darle la bienvenida, a las 19:31, cuando finalmente pisó suelo mexicano.
Los gritos, aplausos y muestras de júbilo se intensificaron al momento en que por primera vez se pudo observar la figura del pontífice vestido con sus habituales sotana y solideo blancos, quien saludó por fin a los invitados a este recibimiento.
El jerarca de la Iglesia Católica bajó de la aeronave y fue recibido por el Ejecutivo federal y su esposa, para después, como primer gesto, bendecir un cofre con tierra mexicana que le entregaron niños de Oaxaca, Puebla, Veracruz y Jalisco vestidos con trajes típicos, bajo luces amarilla y blanca, los colores del Estado Vaticano.
Al ver al Papa, los invitados olvidaron las más de cinco horas de espera, primero bajo un potente sol y luego con un viento frío que golpeaba rostros de todas las edades, entre ellos los de funcionarios, actores, clérigos, miembros de congregaciones eclesiásticas y representantes de medios de comunicación de todo el mundo.
Ahí se detuvo un momento para escuchar la canción “Luz”, a cargo de cantantes mexicanos, y “El Son de la Negra” a cargo del mariachi, para después romper el protocolo y acercarse a las gradas, donde miles de fieles pedían su presencia y su bendición.

Papa hace historia. Primera visita de estado a México
Nunca antes un Papa había sido recibido en el Palacio Nacional de México, pero Francisco no sólo recibió una calurosa bienvenida en ese recinto, sino que conquistó el afecto de políticos y líderes sociales por igual.
El grito de “¡Viva el Papa!” se escuchó más de una vez cuando Jorge Mario Bergoglio ingresó al Patio Central de la sede del gobierno federal, acompañado por el presidente de México, Enrique Peña Nieto.
Un aplauso cerrado, generalizado y sostenido, bajó desde lo más alto de las gradas instaladas en un segundo nivel del patio. Tres minutos seguidos, en un gesto de bienvenida que no se aplacaba.
Quienes no se sumaron a los aplausos fue para poder inmortalizar el acontecimiento con sus celulares, aunque poco antes los encargados del protocolo pidieron explícitamente evitarlo.

Compromiso con Cristo
El papa Francisco afirmó que la iglesia católica no necesita «príncipes», sino personas comprometidas con Cristo.
«No se necesitan príncipes, sino una comunidad de testigos del señor», reiteró durante su discurso en la Catedral Metropolitana, donde se reunió con obispos de todo el país.
El pontífice dijo a los clérigos que deben rechazar las habladurías e intrigas, los «vanos proyectos de carrera», los «vacíos planes de hegemonía» y los infecundos «clubes de intereses o de consorterías».
Ante todos los pastores reunidos en la Catedral, el pontífice pronunció un largo discurso en el cual les señaló muchos defectos y tareas pendientes, entre ellas la deuda con los indígenas mexicanos.
Llamó a los obispos a tener una mirada capaz de reflejar la ternura de Dios, una «mirada limpia, de alma trasparente y de rostro luminoso». Y apuntó: «no tengan miedo a la transparencia. La Iglesia no necesita de la oscuridad para trabajar».
El Papa rogó a los obispos no caer en la paralización de dar «viejas respuestas a las nuevas demandas» y advirtió a no «dormirse en los laureles», porque solo podrá sobrevivir una Iglesia que se preocupa de los sufrimientos del pueblo
A los obispos también les indicó seguir a los migrantes y acompañarlos como una de sus prioridades, ante tantas familias que se dividen.

Las frases del Papa Francisco
“La experiencia nos demuestra que cada vez que buscamos el camino del privilegio o beneficio de unos pocos en detrimento del bien de todos, tarde o temprano, la vida en sociedad se vuelve un terreno fértil para la corrupción, el narcotráfico, la exclusión de las culturas diferentes, la violencia e incluso el tráfico de personas, el secuestro y la muerte, causando sufrimiento y frenando el desarrollo”.

“Muchas veces, de modo sistemático y estructural, sus pueblos han sido incomprendidos y excluidos de la sociedad. Algunos han considerado inferiores sus valores, sus culturas y sus tradiciones. Otros, mareados por el poder, el dinero y las leyes del mercado, los han despojado de sus tierras o han realizado acciones que las contaminaban. ¡Qué tristeza! Qué bien nos haría a todos hacer un examen de conciencia y aprender a decir: ¡Perdón!, perdón hermanos. El mundo de hoy, despojado por la cultura del descarte, los necesita a ustedes”.

“¿Qué tentación nos puede venir de ambientes muchas veces dominados por la violencia, la corrupción, el tráfico de drogas, el desprecio por la dignidad de la persona, la indiferencia ante el sufrimiento y la precariedad?… Creo que la podríamos resumir con una sola palabra: resignación. Y frente a esta realidad nos puede ganar una de las armas preferidas del demonio, la resignación”.

“Si tienen que pelearse, peléense, si tienen que decirse cosas, se las digan, pero como hombres, en la cara y como hombres de Dios, que después van a rezar juntos, a discernir juntos y si se pasaron de la raya, a pedirse perdón pero mantengan la unidad del cuerpo episcopal”.

“No le tengan miedo a la transparencia. La Iglesia no necesita de la oscuridad para trabajar. Vigilen para que sus miradas no se cubran de las penumbras de la niebla de la mundanidad; no se dejen corromper por el materialismo trivial ni por las ilusiones seductoras de los acuerdos debajo de la mesa; no pongan su confianza en los ‘carros y caballos’ de los faraones actuales”.

“Les ruego por favor no minusvalorar el desafío ético y anticívico que el narcotráfico representa para la juventud y para la entera sociedad mexicana, comprendida la Iglesia. La proporción del fenómeno, la complejidad de sus causas, la inmensidad de su extensión, como metástasis que devora, la gravedad de la violencia que disgrega y sus trastornadas conexiones, no nos consienten a nosotros, Pastores de la Iglesia, refugiarnos en condenas genéricas, sino que exigen un coraje profético y un serio y cualificado proyecto pastoral”.

“Hermanos y hermanas, metámoslo en la cabeza: con el demonio no se dialoga, no se pueda dialogar porque nos va a ganar siempre, solamente la fuerza de la palabra de Dios lo puede derrotar”.

“Es mentira que la única forma de vivir, de poder ser joven es dejando la vida en manos del narcotráfico o de todos aquellos que lo único que están haciendo es sembrar destrucción y muerte”.

“Qué marido y qué mujer no se pelean, y más cuando se mete la suegra. Qué importa, pero se aman y nos han demostrado que se aman y son capaces por el amor”.

“Podemos decir que es mentira que la única forma que tienen de vivir los jóvenes en este país es la pobreza, la marginación de oportunidades, de capacitación y educación”.

“La riqueza la llevan adentro, la esperanza la llevan en su interior, pero no es fácil, faltan oportunidades de trabajo y de estudio, aunque no me voy a cansar de decirlo, ustedes son la riqueza de México, Jesús nunca nos invitaría a ser sicarios, sino que nos llama a ser discípulos, amigos”.

“¿Qué tentación nos puede venir de ambientes muchas veces dominados por la violencia, la corrupción, el tráfico de drogas, el desprecio por la dignidad de la persona, la indiferencia ante el sufrimiento y la precariedad? (…) Creo que la podríamos resumir con una sola palabra: resignación. Y frente a esta realidad nos puede ganar una de las armas preferidas del demonio, la resignación”.

Huésped distinguido
El jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, entregó la Llave de la Ciudad y el Pergamino de Huésped Distinguido al Papa Francisco. La ceremonia, de apenas dos minutos, se realizó en un escenario de madera, montado frente a la Catedral Metropolitana.

No seas egoísta
Al concluir el encuentro con los jóvenes realizado en Morelia, el Papa Francisco, mientras le daba un rosario a uno de ellos que se amontonaban para verlo, uno de ellos provocó que el Santo Padre cayera sobre un muchacho con discapacidad lo que generó la severa corrección del Pontífice. “¿Qué te pasó? ¡No seas egoísta! ¡No seas egoísta!”, dijo enérgico el Papa al reponerse.

Convivencia con mexicanos
En respuesta a los cantos y ovaciones de las personas reunidas afuera de la sede de la Nunciatura, el Papa Francisco regresó a la calle para darles un breve mensaje y bendecirlos. El Sumo Pontífice salió a la acera de la calle Juan Pablo II y dedicó unas palabras a los feligreses que se mantenían afuera de la Nunciatura Apostólica.

Entrega de imagen de la virgen
La esposa del presidente Enrique Peña Nieto, Angélica Rivera, entregó al Papa Francisco una imagen de la Virgen María a nombre del Patronato del Hospital Infantil de México Federico Gómez.

Agradece Papa Francisco recibimiento de niños con problemas de cáncer
El Papa Francisco dijo a los niños internos en el Hospital Infantil Federico Gómez de la capital mexicana: “al ver sus ojos, sus sonrisas, me generaron ganas de darles gracias, gracias por el cariño que tienen al recibirme”.
El Papa fue recibido en el hospital por una comitiva encabezada por la primera dama Angélica Rivera, el secretario de Salud José Narro, el cardenal Norberto Rivera, y directivos de las instalaciones médicas.
Francisco saludó a niñas y niños internos en el centro hospitalario, a cada uno de los cuales obsequió un rosario y de quienes recibió dibujos y cartas, mientras uno de sus colaboradores les entregaba estampas con la imagen del pontífice.
El pontífice Jorge Bergoglio dirigió palabras de aliento a las niñas y niños, algunos aún de brazos, así como a familiares que los acompañaban, quienes agradecieron el gesto.
Antes de su discurso, Francisco pidió: “reza por mí”, a una niña que gritó: “Francisco, te amo”.
Francisco, en un cariñoso discurso en que evocó a Simeón, el abuelo de Jesús, y a la virgen de Guadalupe y su afecto materno por Juan Diego, agradeció al personal médico, que atiende a sus pacientes “no sólo con medicinas, sino con cariñoterapia”.
“A los chicos les voy a pedir una cosa: cerremos los ojos y pidamos lo que nuestro corazón hoy quiera: un ratito de silencio, con los ojos cerrados, y pidamos con el corazón”, pidió el pontífice, quien luego rezó el Ave María y volvió a pedir a los infantes rezar por él.

Júbilo entre la población
Con bandera de los colores del Vaticano, blanco y amarillo, que ondean a los francos de la Avenida de los Insurgentes y con la ilusión de ver al Papa, miles de feligreses lo saludan en su partida hacia Ecatepec, Estado de México.
El Papa Francisco saludó durante su recorrido al Campo Marte, para abordar el helicóptero que lo llevará a Ecatepec, Estado de México, mientras cientos de fieles católicos le pedían al unísono: !Santo Padre, dános tu Bendición!
El júbilo de los fieles católicos se vio coronado al ver por unos instantes la figura de Jorge Mario Bergoglio, y se extendió a lo largo de todas las vallas humanas, quienes arreciaron las porras: ¡Papa hermano, ya eres mexicano! ¡Papa, amigo, siempre estarás conmigo!
Papa Francisco se tomó siete minutos para besar y saludar a las personas reunidas fuera de la nunciatura apostólica desde muy temprano. Varias mamás acercaron a sus niños para que los bendijera y besara, muchos otros extendieron sus manos para tocar al pontífice, quien se acercó lo más posible a quienes permanecían detrás de la valla e incluso abrazó un adolescente.

Jóvenes, pieza clave del cambio
Francisco afirmó a miles de jóvenes de diversas partes de México que Jesús “nunca invitaría a ser sicarios”, porque él quiere discípulos, jamás mandaría a sus hijos a la muerte, porque “todo en él es una invitación a la vida” en familia, en comunidad, a favor de la sociedad.
“Es mentira que la única forma de vivir, de poder ser joven, es dejando la vida en manos del narcotráfico o de todos aquellos que lo único que están haciendo es sembrar destrucción y muerte”, aseguró desde el escenario central del Estadio José María Morelos y Pavón.
Calificó como una mentira que la única forma que tienen de vivir los jóvenes en Morelia es en la pobreza y en la marginación: la marginación de oportunidades, de espacios, de la capacitación y educación, de la esperanza.
Aseguró que la comunidad y la familia son los principales antídotos contra todo lo que amenaza, porque hace sentir parte de la “gran familia de Dios”, pero no para refugiarse, para encerrarse sino al contrario, para salir a decir a otros que ser joven en México “es la mayor riqueza y por lo tanto, no puede ser sacrificada”.
Riqueza, esperanza y dignidad, son las tres palabras que Francisco recalcó durante su discurso.
Ponderó que la juventud es la principal riqueza de México, no la esperanza, sino la riqueza. Y aclaró que la esperanza nace cuando se puede experimentar en uno mismo que no todo está perdido.
Más adelante estableció que las principales amenazas a la esperanza son los discursos que desvalorizan, que hacen sentir “de segunda, si no de cuarta”, cuando se siente no importante para nadie o dejado de lado, cuando se siente que es lo mismo estar o no.
Reconoció que es difícil sentirse la riqueza de un país, cuando constantemente se pierden amigos o familiares a manos del narcotráfico, de las drogas, de organizaciones criminales que siembran el terror.

Reivindicando a indígenas, destaca Papa en su visita a Chiapas
El papa Francisco criticó el lunes la exclusión social que históricamente han padecido los indígenas y pidió al mundo aprender de su cultura y del cuidado que hacen de la naturaleza.
En el empobrecido estado de Chiapas el pontífice ofició una misa frente a miles de personas de distintos pueblos originarios a quienes dijo que la gente debería hacer un examen de conciencia y pedir «perdón» por el trato a sus pueblos.
«Muchas veces, de modo sistemático y estructural, vuestros pueblos han sido incomprendidos y excluidos de la sociedad», dijo en su homilía Francisco, quien en 2015 pidió perdón a los indígenas por las masacres cometidas en la época colonial.
En la localidad de San Cristóbal de las Casas también pidió la protección del ambiente, que junto con las culturas indígenas es parte de las preocupaciones que ha manifestado en su papado.
Muchas veces, de modo sistemático y estructural, vuestros pueblos han sido incomprendidos y excluidos de la sociedad»
Parte de la misa fue oficiada en tres lenguas indígenas (tzeltal, tzotzil y chol) en un escenario que tenía la réplica de la fachada de la catedral de San Cristóbal de las Casas, con un brillante amarillo y rojo.
El Vaticano informó que el papa presentó un decreto para que el náhuatl pueda usarse en las ceremonias litúrgicas, 50 años después de que el Concilio Vaticano II abriera el camino a celebrar las misas en lenguas vernáculas y no sólo en latín.

¡Francisco, ya eres mexicano!
La ceremonia en Ciudad Juárez, que congregó a 300.000 personas según el Vaticano, fue transmitida además en pantallas gigantes en el estadio Sun Bowl de El Paso, Texas, en el lado estadounidense de la frontera, seguida por otros 50.000 fieles.
«Esta tragedia humana que representa la migración forzada hoy en día es un fenómeno global», dijo Francisco en la ceremonia. «Son hermanos y hermanas que salen expulsados por la pobreza y la violencia, por el narcotráfico y el crimen organizado», agregó.
Francisco, un argentino de origen italiano, se ha definido a sí mismo más de una vez como «hijo de inmigrantes».
«Aquí en Ciudad Juárez, como en otras zonas fronterizas, se concentran miles de migrantes de Centroamérica y otros países, sin olvidar tantos mexicanos que también buscan pasar ‘al otro lado’. Un camino cargado de terribles injusticias: esclavizados, secuestrados, extorsionados, muchos hermanos nuestros son fruto del negocio del tráfico de humanos», advirtió el prelado.
Antes de la misa, el papa hizo una bendición a la distancia a unas 400 personas que se congregaron al otro lado del río Bravo, que divide a México y Estados Unidos. Entre ellos había numerosos solicitantes de asilo.
Al despedirse, el papa recordó cómo fieles apostados en los camino que recorrió levantaban sus bebés para que él los viera. «Les aseguro que en algún momento sentí ganas de llorar al ver tanta esperanza en un pueblo tan sufrido», dijo.

Reunión con presidiarios
Antes de la ceremonia, el papa visitó una cárcel y se reunió con empresarios y trabajadores en Ciudad Juárez.
En el Centro de Readaptación Social de la localidad, Francisco cuestionó que la cárcel pueda resolver los problemas de la seguridad que golpean a México.
El encuentro tuvo especial significación en México porque, un día antes de la llegada del papa, 49 presos murieron en un motín en un penal Monterrey (norte).

De su despedida
El presidente Enrique Peña Nieto arribó al Aeropuerto Abraham González de esta ciudad, poco antes de que el Papa Francisco oficiara su última misa en esta gira, en la zona de El Chamizal.
El mandatario descendió 15 minutos después de que el avión presidencial aterrizó, a las 17:40 horas del Pacífico, para trasladarse a la sala de juntas de la comandancia de la terminal aérea, donde esperó la llegada del pontífice con su esposa, Angélica Rivera de Peña, y miembros de su gabinete.
Más de cinco mil personas que esperaban al jerarca en las gradas instaladas en la plataforma del aeropuerto internacional, pudieron apreciar algunos bailables típicos, en tanto que se transmitía a través de pantallas gigantes el trayecto del convoy que llevaba a Francisco hacia el avión bautizado “Misionero de Paz”, que lo llevaría a Roma.
El momento de decir adiós llegó, en el que los asistentes gritaban “no te vayas, Francisco”, mientras el mandatario mexicano se colocó junto al máximo líder de la Iglesia Católica para escuchar los himnos de México y de la Santa Sede, así como despedir a sus respectivas comitivas.

Su recorrido final
Peña Nieto y su esposa acompañaron a Francisco por una alfombra roja hasta la escalera del avión, que despegó a las 19:39, hora del Pacífico, del aeropuerto de Ciudad Juárez para un viaje de aproximadamente 12 horas con destino a Roma, Italia.
Después de la ceremonia, Enrique Peña Nieto, su esposa Angélica Rivera e integrantes de su gabinete regresaron a la Ciudad de México en el avión presidencial.

Compartir:
Continuar Leyendo

Perfiles

Historia de Doña Fidencia Fernández Veraud Sastré

Publicado

en

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México