Connect with us

Columnista

Guayabazo

Publicado

en

Resurgen los Centros Integradores

Manuel García Javier
guayabazo@hotmail.com
Bajo el nombre de Programa Permanente de Acción Comunitaria, el gobierno federal ha decidido echar andar a nivel nacional el exitoso programa de Centros Integradores en 13 mil 500 centros comunitarios, de los cuales Tabasco es la segunda entidad donde se formaron de nuevo los comités de participación ciudadana elegidos por la propia comunidad.

Fue la secretaria de Bienestar, María Luisa Albores González, quien acudió a la entidad para instalar los espacios permanentes donde se podrá tener una ágil cooperación entre las diferentes instituciones gubernamentales y la población.

Este programa de atención comunitaria, según afirmó el gobernador Adán Augusto López Hernández, viene a fortalecer la iniciativa que el Gobierno del Estado retomó para que por medio de los centros integradores haya una mejor organización social en el seno de las comunidades.

“Tabasco durante muchos años fue una especie de modelo por el trabajo coordinado con los centros integradores y bajaban muchas estrategias sociales, como el de la salud, a las comunidades y por distintas razones se dejaron en el olvido. Pero desde el inicio de este gobierno retomamos los centros integradores y nos están sirviendo para organizarnos de mejor manera”, subrayó el mandatario.

Los centros integradores, acción cumbre del gobierno de Enrique González Pedrero a mediados de los años ochenta, se diseñó como un modelo de desarrollo endógeno fundamentado en la integración territorial de las regiones, proyecto que se enfocaba en la identidad cultural y en la vocación productiva de los recursos naturales humanos, que fungían como eje fundamental para el crecimiento y el desarrollo de la microrregión, según asienta el investigador Baldemar Hernández Márquez en un artículo traducido en 4 idiomas.

Así pues, para conformar los 185 centros integradores, Tabasco tenía alrededor de 1,400 comunidades dispersas por todo el territorio, lo que dificultaba tanto la implementación de las políticas públicas como la provisión de productos y servicios.

Se decidió orientar las acciones gubernamentales hacia algunos poblados que, por diversas razones, se habían convertido en polos de atracción para otras comunidades; éstos actuarían como el corazón de los centros integradores, a ellos llegaría el abasto de mercancías, los servicios de atención médica de primer y segundo nivel, las instituciones de educación básica y media superior y los demás servicios comunitarios.

El objetivo era que la población rural no tuviera que desplazarse hasta las cabeceras municipales o, incluso, hasta la capital del estado para cubrir sus necesidades más elementales tal y como lo señala el Manual de Organización de los Centros Integradores 1984.

En este proceso se tomó en cuenta la ubicación de las comunidades, sus características geográficas, sus recursos naturales y su vocación productiva en lo que respecta a los suelos. Otros factores fueron los usos, costumbres y conocimientos tradicionales compartidos. Así, los centros integradores, como polos de desarrollo micro regional, poco a poco permitirían ir ampliando la cobertura de los servicios públicos y hacer eficiente el uso de los recursos.

Para ello, el gobierno estableció dos estrategias principales: 1) introducir cambios en la estructura territorial y poblacional para alcanzar la integración mediante la edificación de puentes y carreteras para comunicar las poblaciones que habían permanecido aisladas y 2) rescatar las potencialidades de las diferentes regiones del estado, a fin de disminuir la dependencia del petróleo y diversificar las actividades económicas.

El método de los centros integradores se sustentó jurídicamente en el Artículo 26 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que sitúa a la planeación democrática como base para el desarrollo nacional; y en la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Tabasco, vigente en la década de los ochenta, que en su Artículo 76 apuntaba que la entidad tenía la capacidad de diseñar un sistema de planeación democrática que otorgara dinamismo, solidez, permanencia y equidad a los diferentes ámbitos de la vida estatal, económico, político, social y cultural.

Según el artículo publicado en 2016 por los investigadores de la UJAT: Baldemar Hernández Márquez, Judith Pérez y Efraín Pérez, los centros integradores, como modelo de integración territorial, han sido pertinentes para muchas comunidades del estado de Tabasco a pesar de que, no hubo continuidad en las políticas gubernamentales.

En su tesis como Master en Administración, el tenosiquense, Martín Chávez Bueno, plantea la creación de una Comisión Estatal para el Desarrollo de los Centros Integradores, dado que, al paso de los años, los gobiernos -de los tres niveles- han dejado de mirar a estos centros como puntos estratégicos desde donde se pueden catapultar programas y proyectos para el beneficio de los habitantes más desprotegidos de nuestro estado y considera que, a partir de ahí, la tarea es diseñar e implementar estrategias dirigidas a solucionar las principales problemáticas de los Centros Integradores y del sector rural en el Estado.

Sobre esa base, dijo, habrá de diagnosticarse la situación que enfrentan las comunidades, para que se diseñen los programas y los proyectos que permitan abatir los rezagos existentes en materia de salud, educación, empleo y productividad primaria, cultura, deporte y recreación e integración social.

El apoyo de estas políticas focalizadas permitiría generar un desarrollo sustentable y ser autosuficientes no sólo en materia alimentaria, sino competir en los mercados nacional e internacional… Una solución acertada que ayudaría mucho a coordinarse ahora con la pandemia de Covid-19… Nos leemos en la próxima.

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

La Agenda

Publicado

en

Los dos nombres para el Centro

Humberto Iduarte
humbertoiduarte49@gmail.com
Hemos comenzado a ver encuestas de las llamadas “patitos” qué debido a las próximas elecciones ya están apareciendo. Llama la atención una de ellas que está caracterizada de simularlas y hacer creer que su metodología está hecha correctamente.

Quienes hemos sido testigos de la forma de realizarla le sorprendería. Esta información de resultados por municipio está hecha solo por los enlaces del autor que tiene en cada cabecera municipal de esa encuestadora y el método es el de visitar a cada uno de los que se proyectan para participar.

La razón principal es que al aspirante le venda su imagen para ser colocada en dicha encuesta y con ello comercializar sus resultados.

Por ello no se extrañe de ver a personajes que nada tienen que hacer en esta contienda pero que, con tal de realzar su imagen, pagan para ello. Este es un gran negocio que nadie puede controlar a pesar de que suena a estafa.

Ahora vamos a los hechos y por lo pronto ya se comienzan a aparecer en la escena política a cuadros para la capital del estado que son por demás atractivos.

En esta columna se trata de estudiar y vaticinar quienes están cerca de llegar por su trayectoria política, su conocimiento y sus fortalezas a una posición importante.

Por tal razón, hay que comenzar a analizar con el partido en el poder y mayoritario como lo es Morena. Este partido tiene para buscar la presidencia de Centro -la capital del estado- a dos fuertes contendientes internos, cada uno de ellos, con fuertes cartas credenciales que traen y que pueden darle a cualquiera de ellos, la garantía de retener la capital del estado.

Uno de ellos es el hasta hoy Delegado Federal de los programas sociales en Tabasco, Carlos Merino Campos. Un personaje que tiene la alta estima del gobernador del estado y además ha sido durante su trayectoria, uno de los hombres de su mayor confianza, y por ello, es hoy el que tiene el trabajo más delicado en este estado como lo es el de organizar y vigilar los programas más sensibles del presidente Andrés Manuel López Obrador.

La imagen de discreción de estar alejado de los reflectores lo acompaña y eso es tomada muy en cuenta. No hay que olvidar el llamado súper delegado, goza de la simpatía de muchos tabasqueños.

El otro que está en la palestra por su imagen fresca y con mucha empatía entre la gente es Manuel Rodríguez González. El legislador federal, presidente de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, ha dado muestra de gran madurez política en sus actividades y sus contactos nacionales como lo es, el futuro presidente nacional de Morena, Mario Delgado, esto lo hace ser un gran competidor en la lucha interna de su partido para la designación de su candidato.

Ellos dos son quienes, desde ahora, están más cerca de ser el candidato de Morena a presidente municipal de la capital. Los demás seguramente estarán en la boleta electoral, pero para cargos de elección popular como diputados locales o federales.

En el PRI se sigue manejando la figura del químico Andrés Granier quien de acuerdo con las debilidades que trae a cuesta, será muy complicado que le entre a la contienda.

Él lo sabe y además conoce qué para contender, su partido hoy no cuenta con grandes recursos para invertir en una elección.

Sabemos que tiene muchos recursos con que hacerlo, pero sabe bien que el riesgo de competir es muy grande y las probabilidades de ganar son escasas. ¿Estará con el ánimo de perder parte de su fortuna? Esa es la pregunta.

Como esto es poco probable, solo queda uno más que podría hacer mucho ruido. Nos referimos al doctor Luis Felipe Graham Zapata, el ex secretario de Salud en el sexenio de Andrés Granier Melo. Cuenta en sus alforjas con un gran sector de capitalinos que lo ven con gran simpatía. Si mide bien sus probabilidades, es posible que mejor busque una diputación local y con ello regresar a la actividad política.

Por el PRD si no hace la alianza con el PRI, está puesto el senador Juan Manuel Fócil Pérez quien cuenta con una base que puede darle votos, pero no los suficientes para ganar. Posiblemente se quede en su curul de Senador otros tres años. Aunque puede irse a la aventura un tiempo y después regresar a su curul. No hay más más nombres.

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - HISTORIA - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México