Connect with us

Columnista

Guayabazo

Publicado

en

Fovicobatab, cuantioso fraude

Manuel García Javier
guayabazo@hotmail.com
En el gobierno de Roberto Madrazo Pintado, el Cobatab constituyó un fideicomiso a favor de sus trabajadores, ante la imposibilidad de otorgar aportaciones para el Fondo de Vivienda. Se trata del Fideicomiso de Inversión, Administración y Asignación de Recursos para el Programa de Financiamiento a la Vivienda del Personal Docente, de Apoyo y Asistencia a la Educación y Directivos del Colegio de Bachilleres de Tabasco (Fovicobatab), registrado ante Banamex con el número 165027-9.

Tal convenio se estableció el 4 de julio de 1997, con una aportación inicial de 2 millones 819 mil 075 pesos 24 centavos y la razón para crearlo era otorgar dicho beneficio a favor de los trabajadores resguardando dicho patrimonio.

En una de sus cláusulas se asentó que el Cobatab, al haber enterado dichas aportaciones por este concepto, no podía disponer del mismo de manera alguna ya que los recursos los administraba y tutelaba Banamex (hoy Citibanamex).

Así pues, adicional a la aportación inicial, el patrimonio del Fideicomiso se incrementó con las aportaciones del 5% por tres conceptos: Importe del sueldo mensual tabular de los trabajadores; amortizaciones de los préstamos otorgados de forma mensual a los trabajadores del sindicato de administrativo; y rendimientos netos que se obtuvieron de la inversión del patrimonio del Fideicomiso.

A lo largo de más de dos décadas, Cobatab cumplió con la entrega de manera consecutiva de los recursos descontados al personal de confianza y sindicalizados, así como personal eventual (que no tenían derecho a ello), con lo cual se incrementó el patrimonio de manera considerable, dichas retenciones quedaron reflejados en los recibos de pago de cerca de 3 mil trabajadores, únicos facultados para disponer del recurso generado en el fideicomiso a través de la solicitud de cancelación del mismo que en esos días arrojaba una ganancia de más de 80 millones de pesos.

Sin embargo, la administración que encabezó el doctor Jaime Mier y Terán Suárez, incondicional del gobernador Arturo Núñez Jiménez a quien había aportado 50 millones de pesos a su campaña, descubrió que ahí estaba la ‘mina oro’ y procedió, mediante una artimaña leguleya en la que participaron, el director Jurídico, Carlos Alberto Pacheco Duran y como solicitantes los líderes sindicales: Mateo de la Cruz Hernández, del Sicobatab; Ramón Humberto Beltrán Chairez, del Sindicato Independiente de Trabajadores del Colegio de Bachilleres de Tabasco (SIDTCBT), y Juan Antonio García Vicente, del sindicato único de trabajadores de apoyo a la educación del colegio de bachilleres de Tabasco (SUTAECBT), quienes se convirtieron en cómplices del acto fraudulento, para ganarle la demanda a Citibanamex y poder retirar la voluminosa cantidad.

Las presiones del ex líder sindical, José Ramón Díaz Uribe, aceleraron el plan, pues el propio doctor Mier y Terán aseguraba que eran 25 millones de pesos, en tanto el primero sostenía que la cantidad era más de los 80 mdp.

¿Cómo operaron?. Para hacerse de la millonaria cantidad, lanzaron una convocatoria a través de la página de Cobatab para que quienes participaron en el llamado fideicomiso, acudieran a la Dirección General de la dependencia para otorgar, mediante poder notarial, su consentimiento para retirar el efectivo.

En Junio de 2018, de manera mañosa, Mier y Terán dio a conocer que Banamex era el único facultado para determinar el importe real que correspondía a cada trabajador, de conformidad con sus aportaciones, por lo que, para cometer el fraude más descarado de la historia del Cobatab, idearon un procedimiento para el pago y cancelación del fideicomiso con un trámite individual en línea, solicitándoles en primer término entregar al Departamento de Recursos Humanos: Acta de nacimiento (original y copia), copia del comprobante de domicilio, copia del RFC, copia de la C.U.R.P., copia de identificación oficial (INE, pasaporte, Cédula Profesional), último recibo de pago, correo electrónico personal y número telefónico.

El trámite fue a través de sus directivos y con los documentos se acreditó la personalidad del trabajador ante notario público. El Departamento de Recursos Humanos revisó y la Unidad Jurídica validó los documentos para que, posteriormente, la información se enviara al trabajador, mediante correo electrónico con un usuario y contraseña que ingresaría a la página Web: www.cobatab.edu.mx/fovicobatab.

Realizado el procedimiento, aparecía en pantalla nombre y monto correspondiente al status de participación guardada. El propio director Emilio de Ygartua y Monteverde recibió de Banamex un saldo en la cuenta del Fideicomiso el 31 de agosto de ese año, de 46 millones, 488 mil 117 pesos con 84 centavos, producto de intereses de 45 mdp más 19 mdp, recursos de créditos y gastos notariales.

Verificada la información de cuánto iba a recibir el trabajador, se procedía (mediante un click) a descargar el formato para gestionar la cancelación, el cual ya estaba previamente rellenado con los datos, procediendo a imprimirlo y firmarlo de forma autógrafa, anexándole número de CURP, número empleado ante el Cobatab, lugar y fecha de nacimiento. En verdad, lo que el empleado firmaba era la extinción del Fideicomiso como a continuación se detalla:
“…e) y a su vez ratifico en este acto, cualquier otro documento firmado con anterioridad para llevar a efecto la extinción del Fovicobatab No. 165027-9”.

“Lo anterior en virtud de así convenir a mis intereses, y asimismo estoy de acuerdo que se extinga en su totalidad el fideicomiso No. 165027-9 (FOVICOBATAB)”.

La entrega del documento, prácticamente fue obligado, pues muchos consideraron que el pago de 3, 4 y hasta 5 mil pesos les hacía falta. Y así fue, en un salón del Cobatab, se encontraba un notario que firmaba y sellaba el documento que entregaba a un enviado de Banamex donde les entregaban el pago. Muchos no firmaron ni recibieron el dinero.

El propio y actual director general del Colegio de Bachilleres, Erasmo Martínez Rodríguez, cayó en la trampa tendida por el corrupto doctor para cometer el cuantioso fraude, dado que fue un plan perfectamente bien orquestado para agenciarse recursos que serían utilizados en esos aciagos días electorales.

Los terrenos comprados por el Sicobatab en el gobierno de Manuel Andrade Díaz, ahí están, al parecer sin dueños. Se ignora su uso y para qué se destinarán, pero lo cierto es que son dineros de las aportaciones sindicales y administrativas del propio Colegio. Ahí tiene don Erasmo Martínez, un ‘trompo a la uña’. Es todo, nos leemos en la próxima.

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Guayabazo

Publicado

en

Inicia la guerra morenista

Manuel García Javier
guayabazo@hotmail.com
El reconocimiento del Instituto Nacional Electoral al legislador Mario Delgado Carillo como ganador de la tercera encuesta para ser dirigente nacional de Morena, causó escozor entre la clase política de ese partido. Covarrubias y Asociados, Demotecnia y Parametría registraron un 58.6 por ciento de las preferencias a su favor ; esto es, 17.2 por ciento más que Porfirio Muñoz Ledo y Lazo de la Vega, quien alcanzó 41.4 por ciento.

Los seguidores de Muñoz Ledo aún no digieren el por qué el colimense elevó su popularidad en este tercer round, después del empate técnico 25.34% y 25.29% con 5 décimas a favor del polémico capitalino. Y conociendo a don ‘Porfis’ nos atrevemos a decir que Delgado se tragó una mojarra con todo y espinas, porque consideramos que éste no se va a quedar, así como así, y ahí es donde comenzará el ‘tira y jala’ y con posibilidad de renuncias masivas de militantes.

Y ahí es donde los lángaras de la oposición estarán con las fauces abiertas a ver qué cachan. Es lo que siempre ha sucedido en el pasado con el PRI, el PRD y el PAN, donde también se han registrado dimisiones, quemas de credenciales, etc., etc.

Claro que el INE en los próximos días estará notificando los resultados a la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), para que el máximo Tribunal dé por cumplida su resolución; pero ello no será objeción para que Muñoz Ledo impugne –en un término de 4 días– los resultados y comience su estratégico golpeteo lanzando ‘sapos y culebras’ incluso hasta contra el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador.

Don ‘Porfis’ acusó que las encuestas están hechas por compañías privadas y al margen de la ley, que son las que siempre han sido criticadas porque tienen al tufo del dinero e invitó a la militancia a que rechacen la compra de la política por el dinero y afirmen el proyecto histórico del partido Morena que no está al servicio de ningún futurismo y ninguna fortuna personal.

De todos modos, como suele suceder en estos casos, los politicastros ya se fueron a la cargada con Mario Delgado y algunos hasta publicaron su fotografía con el presunto. Los gobernadores, por su parte, también se han expresado a su favor; por ejemplo el tabasqueño Adán Augusto López Hernández –vía Twitter— felicitó a su compañero y amigo, a quien le expresó que cuenta con él para trabajar en la búsqueda de la unidad de Morena… Así las cosas con los de la 4T.

Don Chaleco y Chalequito
Lo que voy a narrar es parte de las historias que la gente cuenta y mis disculpas de antemano porque la intención no es ofender sino enriquecer el acervo cultural de mi pueblo:

Allá por las calles de mi querido Jalpa de Méndez existió un señor muy respetable a quien la población nunca le identificó por su nombre (Rosario), más que con el sobrenombre de don ‘Chaleco’. Su actividad era la comercialización y matanza de cerdos y todas las tardes la gente acudía a su domicilio en la calle Carlos Alberto Madrazo, barrio de La Candelaria, limítrofe con el de Santa Ana para comprar el sabroso chicharrón.

Por las madrugadas, don ‘Chaleco’ era uno de los primeros en llegar al mercado de la ciudad para la venta de carne y productos porcinos y ahí, junto con Manuel ‘coime’, Manuel ‘guayabita’, Ángel ‘parruco’, entre otros, que también acudían a vender sus productos, disfrutaban el mañanero ‘puntal’ con sus respectivos comentarios sobre el acontecer del bendito pueblo, cuna de la jicarita y de las mujeres bonitas.

Precisamente uno de los hijos de don ‘Chaleco’, a quien conocíamos como ‘Chalequito’, lo ayudaba en la matanza y comercio de cerdos; por cierto éste último manejaba un viejo y destartalado camión de redilas con el que transportaba semanalmente los cerdos, incluso hasta los municipios veracruzanos de Agua Dulce y Las Choapas.

Cuentan los paisanos que ‘Chalequito’, solía meterse a realizar sus necesidades fisiológicas en el terreno cercado propiedad de su vecino Eliseo Madrigal Taracena. Y resulta que una de esas madrugadas salió con Licho con una pala y una lata de galletas para enterrarla al pie de un árbol de chicozapote, por lo que éste, agazapado, observó la acción.

Y es que esa lata era la ’banca’ personal donde éste señor guardaba sus ahorros. Esto fue aprovechado por el jovenzuelo cagón que, pacientemente, esperó la retirada y, acto seguido, cargo con el tesoro que, según contaban, era una lata de galletas Marías hasta el tope de centenarios… Al poco tiempo, camioneta nueva, tienda de abarrotes y venta de cerveza Superior… se convirtió, de la noche a la mañana, en uno de los ricos de Jalpa.

En las próximas entregas continuaremos con más historias del Jalpa de mis recuerdos. Es todo, nos leemos en la próxima.

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - HISTORIA - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México