Connect with us

Columnista

Guayabazo

Publicado

en

Manuel García Javier
guayabazo@hotmail.com

Reforzar sistema inmunológico

La grave pandemia de ‘coronavirus’ que el mundo padece y que mantiene de cabeza a los servicios de salud en todos sus confines, nos lleva a analizar algunas circunstancias que, al parecer, no se están tomando en cuenta. Observamos, al menos en México y Tabasco, que los encargados de coordinar las acciones para enfrentar el mal solo se han dedicado a atender la parte médica de contagios por virus, pero no han tomado en cuenta que el mayor ataque del llamado ‘Covid-19’ es al sistema inmunológico que responde a la capacidad emocional del ser humano.

Y es que este tipo de pandemias provoca que la gente enfrente situaciones que le llevan a experimentar sentimientos como la tristeza, la ira y la amargura, trío del factor de riesgo que puede derivar en depresión, violencia y apatía social.

La invitación al encierro que las autoridades han dado en llamar ‘Su sana distancia’, sin duda tiene una connotación de sanidad, pero también da cabida a enfermedades de tipo psicológicas y al aumento de la violencia de género.

Recordemos que el sistema inmunológico se encarga de la defensa natural que tiene el cuerpo para luchar contra las infecciones. Por ello, si lo tenemos debilitado, disminuye la capacidad de nuestro organismo para hacerles frente y nos volvemos más vulnerables a ciertas enfermedades como el ‘coronavirus’ que hoy está regado por todo el planeta.

Así pues, el sistema inmunitario, cuando detecta sustancias extrañas que lo invaden (llamados antígenos) ataca a los gérmenes invasores con anticuerpos ayudando a mantenernos sanos.

Por ello, se hace necesario que quienes coordinan las actividades para atacar el ‘Covid-19’, le den importancia también al fortalecimiento del sistema inmunológico por medio de la capacidad de resistencia emocional basada en un nuevo modelo de desarrollo humano que vaya acompañado del fortalecimiento de mente y espíritu.

En Tabasco existen muchísimos especialistas en ese aspecto y bueno sería también que se atacara el problema, porque ya hay muchísimos casos de psicosis que desencadenan en padecimientos cardiacos tan solo por el simple aislamiento en que se encuentran.

Y no es que estemos en contra de las medidas dictadas por las autoridades sanitarias, pero, como asentaba líneas arriba, es el momento de que también se tome en cuenta el problema inmunológico. Tabasco podría ser punta de lanza en este aspecto de suma importancia.

Por ejemplo, (y el ‘coronavirus’ es un caso similar) cuando las inundaciones de 2007 en Tabasco, muchas familias quedaron con problemas sicológicos porque experimentaron temores y llegaron a sentir que se les escapaba la vida. Hubo personas con padecimientos neurológicos que hasta se golpeaban y perdían el amor por sí mismas. Otros con problemas traumáticos de tipo emocional que llegaron hasta le desintegración familiar, con ausencia afectiva y funcional muy parecido al síndrome antisocial. Es decir, un secuestro emocional en el que se perdió la identidad de ser.

Así pues, ahí queda eso como una crítica sana y constructiva, no para que se nos tilde de ‘sabelotodo’, sino simplemente como una aportación que podría ser de mucha utilidad para proteger la salud mental de los tabasqueños, después de que pase la tempestad. Mientras tanto, habrá que buscar el “yo puedo” para encontrar la fe y paliar un poco la problemática.

Se me viene a la mente que un especialista en este tipo de situaciones es el doctor portorriqueño José D. Batista, autor de la ‘Teoría de la Identidad’, quien sabemos, tiene algunos nexos con las autoridades que gobiernan esta entidad. Quizá una consulta con él podría despejar algunas dudas para echar andar un programa que vaya a la par con la lucha para atacar el mortal virus.

El maestro Batista, señala en su libro ‘Dile adiós a la T.I.A.’, la manera de cómo encontrar recursos emocionales para enfrentar estímulos destructivos como la ansiedad, la violencia de género, el maltrato infantil, la delincuencia, el suicidio, la adicción, la deserción escolar y la falta de conocimiento en materia de relaciones familiares y de educación.

Apagaron la luz
Jesús Andrés de la Fuente Marshal, es un activista que, aunque padece insuficiencia visual, no quita el dedo del renglón en la preservación del ambiente en la entidad. Desde hace algún tiempo ha estado insistiendo en la promoción de la llamada ‘Hora del Planeta’ que se llevó a cabo mundialmente el pasado sábado de 8:30 a 9:30 de la noche.

El mayor movimiento ambiental de la historia nació en 2007, cuando 2,2 millones de personas en Sydney, Australia apagaron sus luces en un llamado a la acción frente al cambio climático. Hoy es la más grande celebración por la naturaleza, sumando a más de 180 países en el mundo.

La administración municipal de Centro que encabeza Evaristo Hernández Cruz se sumó apagando el alumbrado ornamental de parques, monumentos, fuentes y jardines, entre las que destacan las de ‘El Cayuco’, ‘La Diana Cazadora’, ‘Los Niños Traviesos’, ‘La Maya’, ‘Los Framboyanes’ y ‘El Chorro’. De la misma forma, el monumento en honor a ‘Andrés Sánchez Magallanes’, ‘El Reloj Floral’ y la fachada del Palacio Municipal… Cosas del destino, pero una persona con discapacidad visual, disfrutó más la penumbra que algunos que no valoran la lucha por preservar el ambiente. Nos leemos en la próxima.

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Minipoemario Lunar: GENERACIÓN, DEGENERACIÓN I

Publicado

en

Heberto Taracena Ruiz

Enfilemos
cuatro o cinco factores
-uno seguido de otro-,
por concebir a oscuras
una parte creciente
de conducta social.

No para que dominen
pesimismo
y prejuicios,
respecto a qué hemos sido
y pretendemos ser.

Si el hombre es la medida
de todas las cosas,
dijo Protágoras,
-sofista caminante-,
realidad es medida
de quehaceres humanos.

Hablando de factores
podríamos
multiplicarlos,
tal como ocurre,
-nada raro-,
con el discurso público.

No se trata de ello.
Pero de que hay
los hay
y han habido,
aunque suene a badajo
de campana
a oídos de campanero
aturdido;
aunque suenen repiques
ensordecedores,
no habrá por qué seguir
tapando desperdicios
gatunos…

Varias GENERACIONES
enlazadas
por el tiempo que suele
acomodarse
“a todos y cada uno”,
hoy día padecen
DEGENERACIAONES
confundidas
a las complejidades
del propio tiempo;
por factores
en amasiato con la crianza,
muy temprano pegados
-como aguamala-
a la educación.

Crianza y educación
en dos palabras,
cargadas de diplomas
desde edades tempranas.

¿Qué hacer,
sino buscar agujas
en pajares?:
rectificar a tiempo
lo que no ha sido
sólo errores del tiempo.

Cunduacán, Tab., a 23 de octubre de 2020

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - HISTORIA - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México