Connect with us

Columnista

Guayabazo

Publicado

en

¡Candidato, ya hay!

Manuel García Javier
guayabazo@hotmail.com – guayabazo@gmail.com
“Deseo concluir mi mandato a finales de septiembre de 2024 para retirarme en definitiva del ejercicio de la política y vivir en Palenque el resto de mi vida con salud y alegría…”
AMLO en su libro: ‘A la mitad del camino’

Un reciente artículo del panista Gustavo Madero en ‘El Sol de México’, nos ilustra con la noticia de que cada día es más evidente que “si no pasa algo grande y diferente, Morena ganará el 2024” y, por tanto, el partido del presidente continuará gobernando seis años más”.

Algunos colegas han opinado que el actual presidente de México será ‘el gran elector’ y que elegirá a candidatos a la presidencia de la república, gubernatura y uno que otro diputado y presidente municipal, y un servidor afirma que no será así porque el presidente ya eligió, ¡candidato, ya hay!. Así ha sucedido siempre, nada más que el ‘tapado’, o se calla, o pierde la oportunidad de ser jefe de la nación.

Andrés Manuel López Obrador, sabe lo que hace y tiene que ser muy meticuloso en este asunto, porque él sabe que está en la mira de sus opositores y una metida de pata sería catastrófico; además, no creemos que cometa tal brutalidad y echar a perder lo que tanto ha cuidado. El tabasqueño, a estas alturas de su gobierno, tiene las piezas del ajedrez en su escritorio y las está moviendo magistralmente; por ello, no es fortuito que haya expresado que será por la vía de encuestas como se escogerá al candidato presidencial. Y ahí embona bien su amigo, hermano y hombre de todas sus confianzas, el actual secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández.

En los anales de la política mexicana se puede uno enterar que un secretario de gobernación tiene todo para ganar y poco para perder; es quien acuerda con la clase política del país, desde la base misma hasta la cúpula; y por esa razón, no debe extrañarnos que el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo y el mismo coordinador del grupo parlamentario ‘vinotinto’ en el Senado, Ricardo Monreal Ávila (que también coquetea con la candidatura), digan que Adán es presidenciable.

Como bien dice Madero, el premio de la lotería sexenal está cocinado con el ‘voto duro’, con los agradecidos de la tercera edad, becarios universitarios, los que trabajan en ‘Sembrando Vida’, obradoristas convencidos, los que no tragan al dúo PRI-PAN como causantes de la corrupción, desigualdad y violencia que hoy vivimos, los que buscan un partido nuevo, en fin, hasta asociaciones religiosas están enlistadas en los votos para Morena en 2024.

Aunque las leyes mexicanas no permiten el derecho al voto de migrantes, no está lejano el día en que podríamos estrenarnos con una ley que permita el derecho al voto a quienes se les está documentando en condición de refugiados que llegan al país a construir la nación junto con los nacionales.

Sabido es, que un Estado democrático debe garantizar a sus habitantes el derecho a participar en la vida pública y que no es posible mantener a esas personas como observadores que sólo resienten la vida en México, pero no pueden influir políticamente en el desarrollo del país. Sin embargo, hay miles que ya cuentan con su credencial de elector, aunque no se sabe de qué manera la adquirieron, pero desde gobiernos anteriores ya contaban con el documento electoral.

En su caso, el ex gobernador tabasqueño está realizando un trabajo fino, de filigrana diríamos, para conquistar al electorado en la próxima contienda, y tiene más de 600 días para darse a conocer en todo el país, por si aún quedan algunos que no lo conozcan. Por esa razón, no es de extrañarse que el presidente López Obrador, que tiene un porcentaje de aceptación de más del 65 por ciento, lo ponga en la pasarela en los sitios donde realiza gira.

Claro está, la moneda está en el aire y hay otros gallones con quién competir: La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaun, que ha sido fiel y leal al mandatario, pero se le achaca que perdió media ciudad que hoy están en manos de la oposición; el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, que está más imbuido en el ámbito internacional con mucho trabajo por delante que relacionarse con la gente de abajo; Ricardo Monreal, que ha dicho que la quiere, pero que pensamos que al final de cuentas podría ser el fiel de la balanza en favor de su amigo Adán que, por lo pronto, tiene el Sur-Sureste garantizado.

Sólo queda colocar una pieza para lograr el ‘jaque mate’: La Consulta de Revocación de Mandato, mediante la cual se espera lograr que la ciudadanía vote a favor de que López Obrador concluya su gestión hasta 2024. Aunque, en una de las 328 páginas de su nuevo libro ‘A la mitad del camino’, el mandatario habla de su despedida: “Es tan importante lo logrado hasta ahora, en este periodo, que hasta podría dejar ahora mismo la Presidencia sin sentirme mal con mi conciencia, que es lo que estimo más importante en mi vida”.

Es todo. Léenos en diario Rumbo Nuevo y síguenos en: Facebook y Twitter @GuayabazoGarcia; en www.elmundoinformativo.com, Face: @ElMundoInformativo – Tuit: @ ElMundoInforma1 YouTube: El Mundo Informativo – Instagram: @el_mundo_informativo_mx. Sean felices.

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Editorial: Haciendo historia

Publicado

en

Los temas, por historia, son recurrentes. La celebración en el Zócalo de la Ciudad de México, en donde se aglutinaron 250 mil mexicanos a escuchar al presidente de México con un discurso novedoso y lleno de enjundia, al cual no faltaron las críticas de opositores, pero que ha sido un evento tradicional de los presidentes de México por muchos años y López Obrador ha tenido todo el derecho y autoridad para hacerlo.

No existió destape alguno como se decía, salvo que, por primera vez en un acto de esa naturaleza, a la diestra del presidente estaba el secretario de Gobernación López Hernández, que como nos muestra la historia de México, no necesita ser tapado, ni destapado, es simplemente el operador político más importante del gobierno de la República y, como debe de ser también, ya reconocido como tal por propios y extraños, pues en silencio, con cautela y responsabilidad sin auto aplaudirse, está tomando los acuerdos políticos, con los que opera nuestra nación de la mano del presidente de México.

El presidente dijo en varias ocasiones que sería integrado el gabinete, pero dependía que él quisiera, finalmente, ante los problemas de su equipo de trabajo, decidió sin preguntar, con la confianza a ciegas por los resultados positivos que esperaba y que ahora se están dando, ponerlo donde debía de estar.

Emula López Hernández, no sólo por el puesto, también por sus resultados inmediatos a hombres de la talla de Benito Juárez, Felipe Berriozábal, Lucio Blanco, Manuel Doblado, Santos Degollado, Emilio Portes Gil, Adolfo Ruiz Cortines, Gustavo Díaz Ordaz, Lázaro Cárdenas, Miguel Alemán, Plutarco Elías Calles, Melchor Ocampo, Ernesto P. Uruchurtu, Jesús Flores Magón, entre otros, muchos de ellos llegaron a la Presidencia de la República, pero todos fueron secretarios de Gobernación y héroes históricos en nuestra vida como nación.

López Hernández paso a paso haciendo historia, está entre ese selecto grupo de políticos, que los estudiábamos en nuestra primaria como héroes de la patria, bueno, ahí están ya dos tabasqueños, Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, acompañado de Adán Augusto López Hernández secretario de Gobernación, en la cima de la historia hay que ver, sentir y vivir, nada raro es luego entonces, la reunión del próximo 16 de diciembre en Tabasco con todos los gobernadores y gabinete en pleno. Estamos en la historia.

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México