Franja Sur

Los desafíos de Evaristo

René Alberto López
ralopez22@hotmail.com
Desde luego, no son peritas en dulce los cargos públicos, porque hay retos y compromisos a granel, y en una sociedad cada vez más dividida no es sencillo caer como monedita de oro.

El tema de Evaristo Hernández Cruz, edil de Centro, es un caso para revisar, para analizar a conciencia la condición humana del tabasqueño. Veamos:

A las administraciones de Andrés Granier Melo y de Arturo Núñez Jiménez, los dos recientes gobernadores de Tabasco, se le impugnó por la ausencia de obra pública en sus gestiones. Los dos fracasaron en ese renglón.

Pero también se discute y se reprueba a los gobernantes que intentan hacer obras novedosas, que van más allá de proyectos bicicleteros, llamémosle así.

Evaristo Hernández Cruz, alcalde de la capital tabasqueña, hoy mismo recibe la crítica de algunos porque plantea obras de gran calado. Edificar un nuevo palacio municipal e instalar un tren eléctrico, sin duda alguna son proyectos ambiciosos con miras a la modernidad.

No obstante, algunos se quejan. Pero hay que revisar a fondo por qué vienen esas críticas, de quién y a qué obedecen y, siempre el buen observador encontrará los insanos motivos. Los motivos del lobos y, verán que atrás de esos señalamientos hay intereses ocultos.

Y es que la vox populi ya comenzó a decir que uno de los más críticos de la propuesta del alcalde, es porque teme ser afectado con la venta del terreno del actual palacio municipal.

Lo cierto es que Evaristo Hernández Cruz está rompiendo esquemas arcaicos y se plantea avances “pensando en grande”, y así lo dijo en su propia voz:

“La intención de la nueva obra no es por capricho, sino que es una necesidad del municipio. Lo que pasa es que “siempre hemos pensado en chiquito, pero hay que pensar en grande”, justificó.

Y la remató Evaristo: “el actual inmueble del palacio municipal presenta daños, y estamos pagando un millón 800 mil pesos en la renta de un local, pues la mitad del personal del ayuntamiento ya no labora en las instalaciones del viejo edificio que tiene 38 año de haberse construido con tridilosa”.

Abundó en una entrevista que ofreció el lunes en un programa de radio que el nuevo palacio municipal se construiría para los próximos 50 u 80 años en un espacio de 10 hectáreas y en una zona en la que “se va a dar un gran desarrollo en unos 10 años”. Estimó entonces que su edificación se realizaría en cinco años con un costo de entre 300 y 400 millones de pesos.

Bien. Evaristo está cambiando paradigmas que asombran a los que “piensan en chiquito”, pero sigue adelante, pues vive algo parecido a lo que enfrenta hoy el presidente Andrés Manuel López Obrador, con la cancelación del aeropuerto de Texcoco, la edificación de la refinería de Dos Bocas, y el Tren Maya. Hay voces discordantes, pero allá y acá, al final veremos quienes tenían la razón. Démosles, pues, el beneficio de la duda.

Ahí se las dejo…

La botica
En el PRI de Tabasco surgen hoy dos liderazgos frescos que militantes de ayer y de hoy ven con buenos ojos. Se trata del empresario Dagoberto Lara Sedas y de la diputada federal Soraya Pérez. En tiempos de renovación del partido tricolor, esos dos cuadros reciben por unanimidad la aprobación de las bases y de ex dirigentes partidistas, como ocurrió recientemente en una reunión de personajes de ese instituto.

De seguir en esa ruta el tricolor en Tabasco, en el 2021 podría reverdecer laureles, ya que personajes no traqueteados en el ambiente electoral, podrían venirle a dar una bocanada de oxígeno a ese partido.