Connect with us

Columnista

Escenarios

Publicado

en

Solo cien años

Juan Ochoa Vidal
juan_ochoa45@hotmail.com
Cien años de vida cumple este lunes Luis Echeverría Alvarez. Ya anciano, se intentó enjuiciarle por genocidio, pero el sistema judicial no encontró elementos para procesarlo por la matanza de Tlatelolco y la de Jueves de Corpus. En 2009 se le exoneró.

Durante su gobierno, el poder adquisitivo del salario alcanzó el máximo nivel histórico y la economía creció 6.1 por ciento. Y en una combinación de populismo con autoritarismo, en el contexto mundial de la guerra fría, en momentos en que dictaduras militares ensangrentaban Latinoamérica y en México había guerrillas urbanas y en zonas serranas, logró controlar al país.

Como ha sucedido en los regímenes presidencialistas, en lo que años más tarde Mario Vargas Llosa denominó “la dictadura perfecta”, impuso como su sucesor a José López Portillo. Al igual que con sus antecesores, la intentona de maximato fracasó pues éste lo traicionó y acotó.

Conocí a Echeverría en 1983. Seis meses antes me había incorporado al periódico Excélsior. Luego de haberme ocupado de la cobertura de actividades de Miguel de la Madrid para Últimas Noticias Segunda Edición, se me asignó, entre otras fuentes, el Centro de Estudios Económicos y Sociales del Tercer Mundo, creado por el ex Presidente y que contaba con presupuesto federal.

Un día me invitó a comer en la cafetería de la institución, no sin previo comentario de que no habría entrevista sino plática coloquial. Él tenía entonces 61 años y el inexperto reportero apenas 24 cumplidos.

Cuando sucedió la matanza de la Plaza de las Tres Culturas, tenía diez años y cursaba la primaria en el Colegio Tabasco. Muy joven aún, leí un libro intitulado Jueves de Corpus, que narraba las atrocidades del régimen de Echeverría y del de Gustavo Díaz Ordaz. Tenía la peor impresión posible acerca de él.

Antes de ese pequeño convivio en la cafetería que por cierto tenía chef y atendía las necesidades de investigadores sociales de México y provenientes de diversas partes del mundo, me sorprendió escuchar a Echeverría en discursos magistrales y responder con innegable habilidad a cuestionamientos de reporteros.

La cuestión es que al cabo de 39 años conservo fresca en la memoria la impresión renovada y la conclusión que obtuve en torno del ex mandatario que, sin duda, más allá de todo lo malo conocí personalmente en su faceta de intelectual brillante, en apariencia incapaz de ordenar la muerte de alguien.

La vida me ha dado la oportunidad de conocer todo tipo de personas, específicamente en la actividad pública. No pocos de ellos, controversiales y considerados como una especie de demonios o carentes de capacidades cognoscitivas.

Años más tarde, por ejemplo, platiqué con Manuel Noriega y Joaquín Hernández Galicia, meses antes de que al primero lo derrocara y encarcelara el gobierno estadounidense, y al segundo Carlos Salinas.

En cuanto a Echeverría, todavía hoy no estoy seguro de si puede considerársele entre los peores o más hábiles gobernantes que ha tenido México, sin detenerme a juzgar los hechos de sangre que incluyen la ejecución de Lucio Cabañas, así como el aniquilamiento de la a su vez sanguinaria Liga Comunista 23 de Septiembre, en la cual militaron Pablo Gómez, Julio Hernández y otros individuos hoy miembros prominentes del partido en el poder.

De cualquier modo, Echeverría ya pasó a la historia como un demonio. No será el último. En su momento detentó todo el poder y lo utilizó con inteligencia para sus fines.

Como punto de referencia, recordemos que su sexenio corresponde en tiempo al de Mario Trujillo García en Tabasco, en una época en la cual casi cualquier tabasqueño podía entrar en la Quinta Grijalva o abordar al gobernador en la calle.

El politólogo Octavio Rodríguez Araujo describe cómo y por qué inicia Echeverría la reforma política que abrió el camino para un sistema de partidos:

“La reforma política en México tal como fue propuesta por el gobierno y dadas las circunstancias en que fue planteada, tuvo la intención principal de institucionalizar la oposición en México al mismo tiempo que recuperar la credibilidad en el sistema político del país deteriorada, casi a nivel de crisis, por décadas de uso y abuso de sistemas de control y de dominación útiles en otro momento, cuando el Estado mexicano tenía la popularidad de masas característica de la etapa comprendida entre 1920 y 1940, aproximadamente”.

Después tuvieron que pasar muchos años antes de que se concretara el derrumbe del partido hegemónico. No ha sido fácil. Muy lejos de lo ideal. Hoy, a todos nos conviene que nunca más un solo partido concentre todo el poder. Deben existir contrapesos que impidan todo exceso.
Twitter: @JOchoaVidal

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Proyecto “CCC”

Publicado

en

R. Monreal ¿el verdadero tapado?

César Graciano Calvario
cg536572@gmail.com
¡Que le vamos a hacer! Desde la presidencia de la república se viene impulsando la abierta difusión de la “prospección presidenciable”. En los últimos días AMLO no ha parado de hablar de ello. Nosotros nos hemos abstenido de comentarle, pero atentos al proceso. En la idea de tomar con mucha seriedad el asunto. No para especular con grillas imaginarias. Pero ya que el presidente insiste, pues debemos seguir el juego a la mano. Como en el dominó.

AMLO ha definido prácticamente una tercia de prospectos para defender la candidatura presidencial de Morena. La Jefa de gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum. El Secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard y el Secretario de Gobernación Adán Augusto López. Eventualmente menciona cinco posibles aspirantes de Morena. Pero en sus intervenciones puntuales, siempre se refiere a los tres primeros, únicamente.

Su manejo del tema incluye una definición política seminal: Declara la terminación de la era del tapado priista. Y habla de los “presidenciables” Morenos sin ambages y sujetos a un proceso de selección partidista mediante encuesta, de la cual surgirá el candidato formal, a quien se propone reconocer como su candidato personal y apoyarlo, sin poner a su disposición recursos del erario público. Y en todo esto ¡jamás habla de Ricardo Monreal!

El líder del Senado no se ha ido de Morena. Como se dice que llegó a sugerirlo cuando asentó públicamente -motu proprio- su aspiración a esa candidatura, aunque rechazando y descalificando la intención de someter el proceso interno selectivo de Morena a encuesta. Sin embargo, a últimas fechas el Senador se ha deslindado de lo que ahora puede considerarse que fue solo un ex abrupto. Aun así, el presidente no lo menciona. Ni lo reconoce abiertamente como aspirante Moreno. Aun y cuando se lo pregunten.

Junto con lo anterior y siguiendo la corriente de opinión de analistas e investigadores que sugieren la vigencia del pragmatismo priista de origen en la operación política del propio presidente, y que asumen el reconocimiento por este de las ventajas y provecho que reporta el ejercicio del “tapadismo”, puede concluirse que el hecho de ocultar a R Monreal en los ejercicios guerreros que ahora se realizan con los presidenciables mencionados, es para proteger al prospecto con mayores posibilidades de obtener la ansiada candidatura partidista. ¿Será esta la verdadera intención presidencial? Parece que pronto lo sabremos.

…a pie de carretera
Jorge Bracamontes
Nos enteramos del “enfrentamiento” que este ahora representante legislativo local de Morena tuvo con Fabian Granier, Diputado local priista. No le dimos mayor importancia. Pero empezamos a enterarnos de las amenazas de Fabian para dar portazo al closet de Bracamontes. Dado que este ya lo había amenazado con idéntico propósito. De entrada, Bracamontes ya tiene su cartel en el medio, y no es precisamente para presumir. Lo que nos llevo a poner atención a las andanadas que otros morenistas poco, medio, mucho, y mucho muy encumbrados, han lanzado contra otros aventureros de la oposición como JM Fócil, J Cabrera y hasta G Gaudiano, en similares términos de “rudeza innecesaria”. Lo que vemos en conjunto, es la falta de una idea dura sobre la estrategia sólida y seria con la que debe actuar el partido gobernante y sus cuadros en la contención de la oposición. Lo que nos hace recomendar la observación del caso de “Alito” Moreno dirigente nacional priista y su campaña actual. En respuesta, desde Campeche, los morenistas lo vienen mostrando tal cual es. En vivo y a todo color en Cadena Nacional. Sin estridencias

Primero fue un tipo con nombre de señal de tránsito. NODAL. Creo que ex ayudante de la Belindísima, esa si super conocida. Se hizo cantante (el de las señales) quiso hacer su “ronchita” aquí en Villa hace algunos días y no pudo vender boletos ni para pagar su ADO. Ahora nos dicen que los hijos de Pepe Aguilar, en familia lo intentaron también y a los 15-20 que les compraron boletos se los andan canjeando por mercancía en Chedraui. Creo. ¡Qué nos pasa! ¿No estamos para fiesta y espectáculos? O simplemente la encerrona del Covid nos hizo más observadores y sensatos. Esto no lo creo. Así es que. Mejor regreso mañana

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México