Connect with us

Columnista

Escenarios

Publicado

en

Revocación: apenas 28.27% de firmas

Juan Ochoa Vidal
Resulta indiscutible que la “ratificación de mandato” no está contemplada por la Constitución, ni el Presidente de la República la necesitaría si existiere. La cuestión es que se promueve una consulta para revocación y para ello se requiere cumplir requisitos estrictos entre el primero de noviembre y el 25 de diciembre.

Al corte del 29 de noviembre, con 22 mil 413 promoventes registrados, se habían acreditado apenas 779 mil 848 firmas, que representan un avance de 28.27 por ciento con relación al mínimo que deberá quedar validado a más tardar el 25 de diciembre.

Es decir: en el transcurso de noviembre no se alcanzó siquiera la tercera parte de la meta, que es de 2 millones 758 mil 227 firmas, que significan el 3 por ciento de los ciudadanos inscritos en la Lista Nominal de Electores.

Y existe otro requisito por cumplir, so pena de que no proceda la solicitud de la consulta: que ese 3 por ciento se logre en al menos 17 entidades federativas.

Por ley, en la captación de firmas no puede intervenir partido alguno. “En la captación de firmas intervienen: uno, promoventes que presentaron su aviso de intención (los 22 mil 413 registrados); dos, auxiliares”, explica la consejera electoral Dania Ravel.

“Que no te engañen: no existen personas promotoras del Instituto Nacional Electoral”, aclara.

La representación de MORENA, a cargo del diputado federal Mario Llergo Latournerie, logró que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ordenara que la recolección de firmas se realice no solo mediante la aplicación electrónica originalmente prevista, sino también documentadas en papel.

En virtud de que el avance de 28.27 por ciento se refiere a las firmas recolectadas a través de la aplicación, estará por verse qué tanto se ha avanzado por la otra vía y, asimismo, si el total que se logre captar -sin inconsistencias, debidamente validadas- alcanza o supera el mínimo de 2 millones 758 mil 227 firmas.

La consulta para revocación de mandato es una vía democrática contemplada en legislaciones también de algunos otros países, pero fue diseñada para que quienes están en contra de los gobernantes promuevan su destitución.

Así, entonces, se supone que quienes ahora mismo no quieren a Andrés López Obrador como Presidente son quienes debieran estar promoviendo la consulta. No al revés.

Solamente el muy reducido grupo denominado Frente Nacional Ciudadano (FRENA), con su eslogan “AMLO se va” se ha pronunciado por la consulta, aunque sin acreditar promotores.

La mayoría de los opositores al gobierno se pronuncia por la abstención en caso de que se concrete la consulta de revocación, toda vez que la considera una trampa.

Más aún, el pasado sábado se conformó el Comité Promotor del Frente Cívico Nacional que se plantea como primer paso solicitar al Instituto Nacional Electoral la realización de elecciones primarias de donde resulte el candidato único opositor para la Presidencia en 2024.

En dicho comité participan el senador Emilio Alvarez Icaza, el ex diputado federal Fernando Belaunzarán y Guadalupe Acosta, entre otros.

Durante el evento efectuado en el World Trade Center, se acordó que durante 2022 el Frente Cívico Nacional se organizará en los 32 estados. Sus objetivos, se explica en un reporte de Animal Político, son:

Uno, enarbolar las causas ciudadanas que consideran que han sido abandonadas por el gobierno; dos, construir un programa desde la propia sociedad civil que se constituya como alternativa electoral; tres, lograr como método las elecciones primarias “para empoderar a los ciudadanos”.

En resumen, a lo más representativo del oposicionismo no le interesa la consulta para la revocación de mandato que en dado caso se llevaría al cabo en marzo próximo y que es mucho muy difícil que alcance el 40 por ciento de participación requerido para que su resultado sea vinculante.

Quedan tan solo tres semanas para que extraoficialmente MORENA, a través de los promotores registrados ante el INE, cumpla su meta de reunir esas cerca de tres millones de firmas que de manera un tanto sorprendente no se han alcanzado ya, de no ser porque los responsables de la tarea no están haciendo las cosas como debiera ser, si partimos del hecho de que López Obrador cuenta con una amplia base social en momentos en que desde hace un mes rebasó la mitad de su acortado sexenio y le quedan en la Presidencia poco menos de 34 meses.

Finalmente, de una u otra manera Obrador concluirá su periodo el día último de septiembre de 2024 y cada ciudadano tendrá, tiene ahora mismo, su propia evaluación sobre alcances y lo pendiente de concretarse.
Twitter: @JOchoaVidal

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Escenarios

Publicado

en

El factor treinta

Juan Ochoa Vidal
juan_ochoa45@hotmail.com
La situación es sumamente delicada. Nos encontramos en el peor momento de la pandemia en términos de propagación del virus que, contra lo que se valoró a finales de noviembre, ya comenzó a saturar hospitales en muchas partes del mundo. Anotemos este dato: cada contagio confirmado hay que multiplicarlo por treinta. En Tabasco puede haber ahora más de 300 mil casos activos.

El “factor treinta” surge de una medición realizada por el matemático Arturo Erdely, quien forma parte del equipo científico que asesora al gobierno federal. El cálculo ha sido avalado por epidemiólogos, infectólogos y otros expertos.

Entonces, si en 24 horas se miden en el país 40 mil nuevos contagios y en Tabasco mil 300, eso implica que en todo México se sumaron al total alrededor de un millón 200 mil y aquí unos 33 mil con respecto a la jornada previa.

Para calcular cuántos han muerto, el factor matemático es 2.5, lo que se traduce en que en México andamos en no menos de 750 mil fallecidos a causa del COVID19. “Aguas, la mortalidad y la hospitalización van en incremento”, alertó este lunes el virólogo y epidemiólogo Andreu Comas García.

Por su parte, Alejandro Cano, ingeniero químico y ambiental graduado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y en la Universidad de California en Berkeley, advirtió que “de acuerdo con la base de datos abiertos de la Secretaría de Salud de México, las hospitalizaciones por COVID19 entre menores de 12 años están hoy en el punto más alto de toda la pandemia”.

Se refirió el doctor Cano al hecho de que en menos de diez días y con dato actualizado al 16 de enero, las hospitalizaciones de los menores pasó de unos 600 a 7 mil 830.

La doctora en ciencias médicas Laurie Ann Ximénez calcula, con base en el factor 30, que si el reporte de casos activos confirmados en el país se ubicó un día antes en 360 mil 266, la estimación real alcanza diez millones 807 mil 980 individuos.

A partir de esa medición, señala que uno de cada 12 mexicanos está contagiado, aunque no necesariamente enfermo. Y si en Tabasco se confirmara que son 300 mil los casos activos reales, eso arroja que aquí es uno de cada ocho habitantes. ¡Gravísimo!

El infectólogo Alejandro Macías prevé que la mitad de la población del país se va a contagiar en esta cuarta ola pandémica, en concordancia con lo que a su vez advirtió la Organización Mundial de la Salud: a este ritmo, la mitad de la población de todo el orbe, vacunada o no, contagiada antes o no, será alcanzada por el coronavirus en el transcurso de las tres o cuatro semanas que vienen.

A la luz de ese cúmulo de información, de manera contundente no existe en este momento información pública que sea más relevante que la relacionada con la pandemia.

Revisemos someramente el decreto gubernamental que nos ubica en lo que llaman semáforo amarillo y que infinidad de tabasqueños interpretan como que “el riesgo subió un poquito”:

En principio, se entiende que si bien en un mundo ideal tendríamos que encontrarnos en confinamiento total de al menos 45 días, con el gobierno llevándonos alimentos y cuanto se requiera a la puerta de nuestros hogares, en las condiciones socioeconómicas imperantes desde mucho antes de la pandemia eso no puede ser ni va a suceder.

Nos congratulamos ante el hecho de que no se instaure el toque de queda que de nada sirve, porque el virus no circula más de noche sino en las aglomeraciones y lugares sin ventilación. Sería contraproducente restringir horarios de transporte público.

No entendemos la utilidad que pueda tener la orden de que los supermercados cierren a las diez de la noche y no a las once. Pero si algo nos parece en verdad absurdo, en la medida en que se ignora lo que dice la ciencia, es dar la opción de usar en lugares públicos mascarilla (cubrebocas) o careta.

Señores: lo que ayuda es una mascarilla tipo KN95 o N95, incluso aunque carezca de certificación oficial, siempre y cuando se coloque bien ajustada en el rostro, de modo que selle muy bien las vías respiratorias.

Desde luego que no se necesitan muchas neuronas para discernir en qué situaciones hay que protegerse más y en cuales es innecesario, por ejemplo, lavarse las manos a cada rato.

Las medidas de seguridad extremas debemos aplicarlas al encontrarnos en lugares sin ventilación natural y también en aglomeraciones al aire libre. Más bien, hay que evitar eso, a menos que sea por razones de trabajo o al ir de compras.

En el interior de un vehículo propio, no tiene sentido la mascarilla. Este tema fue empleado por agentes viales en 2020 hasta para extorsionar o nada más molestar a automovilistas. En el transporte público sí es de extrema necesidad.
Twitter: @JOchoaVidal

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México