Connect with us

Columnista

Entreverado

Publicado

en

*Exigen 10 gobernadores de México la renuncia de Gatell ante el mal manejo de la pandemia
*Hasta hoy, continuamos esperando la dichosa curva de la infección y su aplanamiento
*Quien me explica, AMLO dice si habrá Grito y Desfile, Adán dice que no, ¿quién tiene la razón?

Francisca Alamilla Ocaña
entreverado_columna@yahoo.com.mx
Gatell, Gatell, Gatell, Gatell, ese apellido que tanto ha dado de que hablar a nivel nacional desde el mes de marzo en que se convirtió la voz del presidente Andrés Manuel López Obrador en cuando a la pandemia del Coronavirus Covid-19.

Sí, él, Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud del gobierno federal, quien nos ha vuelto locos a los mexicanos con sus estadísticas y el mal manejo del mortal virus que ha cobrado miles de muertes en todo el mundo y quien nos dejó en la espera de la llamada curva de la infección de la que no hemos visto claro y mucho menos que esta se aplane.

Por cierto, funcionario que hace unos días estuvo en tierras tabasqueñas a donde vino a supervisar la nueva burbuja de Covid-19 construida por el gobierno del estado, visita con la cual no se detuvo el virus sino al contrario luego que se fue aumento casi a 500 el número de nuevos casos positivos.

Su visita fue sin ton ni son ya que desde ese día no se ha visto disminución alguna de la pandemia sino al contrario los casos no bajan de 300 por días y que decir de decesos. M Lo que, si fue efectivo, es el paseíto que se vino a dar a las tierras de su jefe el presidente de México, donde degusto de empanas, plátanos machados con sal (o tostones) como les dicen ahora, totopostes, pejelagarto asado, chile amashito entre otros.

Fue lamentable que en su itinerario por estas tierras no hayan incluido una visita al hospital de Macuspana el cual como lo mencioné en entregas anteriores se encuentra en las peores condiciones.

Tal vez no sea coincidencia el mal funcionamiento de Gatell, pero cuando ya diez gobernadores de México están exigiendo su renuncia nos deja claro que no son unos cuantos los que se quejan del mal manejo de la pandemia, lo cual hicieron público a través de un comunicado donde señalan que el país se encuentra en el peor de los escenarios, mientras que el funcionario federal opta por una gestión política de la pandemia.

El mencionado comunicado lo firman los mandatarios de Aguascalientes, Chihuahua, Coahuila, Colima, Durango, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nuevo León y Tamaulipas quienes pidieron poner al frente de la pandemia a un experto en la materia con conocimiento, pero sobre todo humildad para entender todo lo relacionado con el virus.

QUIEN ME EXPLICA. – Ahora si, como dijera Laura León en su canción, “La Abusadora”, quién tiene la razón, cuando en Tabasco, debido al alto índice que hay de Coronavirus, mismo que no ha podido disminuir, el gobernador, Adán Augusto López Hernández anunció que no habrá ceremonia del Grito de Independencia con en otros años sino solo dentro del palacio el protocolo de este día y que tampoco desfile del 16 de septiembre, mientras que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador dice lo contrario y asegura que acomodarán a 500 personas en la plancha del zócalo con su debida sana distancia, cuando ahí cada año se aglutinan más de 70 mil almas y por si fuera poco dijo que también habrá desfile al día siguiente. Que alguien me diga “quien tiene la razón”.

EN TABASCO MAS CASOS. – Ante el dilema de que, si habrá o no festejos del 15 y 16 de septiembre, tan solo en Tabasco, las últimas 24 horas ajustadas ayer a las tres de la tarde se registraron 371 nuevos casos positivos y 32 defunciones, por lo que es muy acertada la decisión del gobernador Adán Augusto López de que no se lleve a cabo nada de estas fiestas patrias para evitar así el aglutinamiento de personas y por ende los contagios del virus.

Creo que ante la seguridad de los tabasqueños es la decisión más sensata al respecto ya que de lo contrario para finales de septiembre tendremos un gran rebrote de Covid-19.

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Guayabazo

Publicado

en

Ni el Covid detiene la obra pública

Manuel García Javier
guayabazo@hotmail.com
Aunque se nos critique, pero debemos reconocer que el gobierno que jefatura Adán Augusto López Hernández en Tabasco, está trabajando de manera ejemplar en todos los renglones. Una entrevista radiofónica del pasado lunes nos confirma que el mandatario lleva a cabo una administración limpia, transparente y, sobre todo, con una adecuada programación de las acciones en pro del conglomerado de la tierra del edén.

Las declaraciones que al respecto emitió López Hernández, nos ilustran que en efecto no ha descuidado ningún rubro. Por ejemplo, contempla una inversión de 800 millones de pesos para fortalecer el sector salud y sea la entidad nuevamente un referente nacional en este aspecto. Y es que los tabasqueños aún recordamos cuando, por espacio de 12 años, estuvo al frente de la Secretaría de Salud el siempre recordado Bartolomé Reynés Berezaluce, quien ya es un referente en la historia de la salud de Tabasco.

Un artículo del urólogo Rafael Luis Graham Vidal, nos ilustra que “hablar del Dr. Bartolomé Reynés Berezaluce y la salud, es encontrar la dualidad indisoluble. Aunque todo sea uno en esencia y realidad, todo se manifiesta y aparece como dos. No hay ninguna separación verdadera entre estos dos aspectos de la misma realidad. Así como la unidad caracteriza al ser, la dualidad expresa la existencia en sus múltiples formas. Así como el azufre y la sal se sintetizan en el mercurio, siendo éste último manifestación de vida, así él y sus acciones, mezclados, realizan la unidad de la vida en salud”.

La historia de la salubridad tabasqueña nos traslada a la época en que gobernó la entidad don Leandro Rovirosa Wade, cuando se inauguró el hospital ‘Gustavo A. Rovirosa’, siendo su primer director el doctor Reynés; y de ahí saltar, en la administración siguiente de Enrique González Pedrero, como coordinador de Salud y Bienestar Social y jefe de los Servicios Coordinados de Salud Pública.

De ahí vendría una época de auge del sistema de salud en Tabasco mediante legislaciones, instrumentación de dispensarios médicos, Banco de Sangre, Centro Oncológico, Hospital de la Mujer, así como la construcción de 66 unidades médicas rurales, el hospital de Macuspana, el Juan Graham Casasús y el hospital del Niño ‘Rodolfo Nieto Padrón’.

Y cómo no recordar el año 1991 cuando se registró la pandemia de cólera, iniciando por Comalcalco, y a partir de ahí, como todo un comandante, Reynés trabajó febrilmente más de 20 horas diarias, reuniones a toda hora para conocer las causas y efectos y generar las estrategias a seguir. El resultado fue que las defunciones fueron mínimas, pues como en el caso actual de la epidemia del Covid-19, algunos ofrecieron resistencia a ser atendidos oportunamente.

La experiencia del cólera demostró que la descentralización de los servicios implementados por el destacado galeno, fue el camino para enfrentar graves problemas de salud, y la desconcentración hacia los municipios permitió la oportunidad de hacerle frente en el momento adecuado.

Por ello, qué bueno que el gobernador López Hernández tenga la voluntad de regresar a Tabasco a ese liderazgo nacional en materia de salud, porque es bien sabido que no ha fallado a sus paisanos en la lucha contra el ‘coronavirus’ y hoy sea de las entidades del país en las que se ofrece una de las mejores atenciones médicas a los pacientes, además de contar con una óptima infraestructura hospitalaria reconvertida y debidamente equipada.

Y cuánta razón le asiste al gobernante cuando habla de rescatar la infraestructura hospitalaria y unidades médicas, como una acción para que la lección que ha dejado la pandemia obligue a que nunca debe dejarse de invertir en salud.

Y es que en los últimos días se ha reflejado en Tabasco una disminución de contagios, decesos y personas hospitalizadas de los que se llegó a tener un nada grato segundo lugar nacional, pero que de ninguna manera se bajará la guardia y se seguirá innovando para enfrentar con éxito la emergencia sanitaria: “Hacemos protocolos de investigación y somos pioneros en ofrecer alternativas de tratamiento para contrarrestar el virus y que los pacientes se recuperen de la mejor manera”, enfatizó.

Y como la etapa más fuerte de la pandemia está a punto de terminar, Don Adán anuncia que se mantendrá la inversión, no solamente para mejorar los hospitales, sino los centros de salud y de atención comunitarios, y se revisará la posibilidad de inyectar recursos a la reactivación económica y no solamente a la obra pública para hacer más dinámica la recuperación, porque para ello se goza de finanzas sanas y estables.

La obra pública no se detendrá y esta semana se dará el fallo licitatorio de la segunda etapa del Distribuidor Vehicular Universidad, la cual arrancará a finales de este mes; ya se está preparado para iniciar la construcción del Distribuidor Guayabal y la rehabilitación de la vía corta La Isla – Paraíso.

Es decir, ni el Covid-19 detiene la obra pública en Tabasco. Y eso es digno de ser señalado, aunque a muchos les dé retortijones… Es todo, nos leemos en la próxima.

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - HISTORIA - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México