Connect with us

Cultura

El penacho no era de Moctezuma

Publicado

en

El penacho de Moctezuma es un frágil objeto de incalculable valor y motivo de disputa diplomática entre Austria y México. Y también es una leyenda. Según el museo vienés que lo custodia, la pieza nunca perteneció al emperador de los mexicas, sino que fue usado por un sacerdote.
«Definitivamente, el penacho no era de Moctezuma. Era de un sacerdote», asegura Christian Schicklgruber, director del Weltmuseum de Viena, el museo etnográfico que custodia una pieza tan delicada que, aseguran, no está en condiciones de ser trasladada, como reclama el Gobierno mexicano.
El experto afirma que, según los códices históricos, «Moctezuma nunca llevó un penacho como ese».

La leyenda
Una versión de la leyenda cuenta que el penacho, una majestuosa pieza compuesta de miles de plumas de Quetzal unidas por centenares de placas de oro, fue regalado alrededor de 1519 por el propio Moctezuma al conquistador español Hernán Cortés, quien a su vez lo obsequió a Carlos, soberano de España y Austria.
Otra historia asegura que fue parte del botín sustraído por Cortés durante la conquista.
La historia
«La primera vez que se menciona es en 1596, en el inventario de la colección del castillo de Ambras en Tirol», cuenta el responsable de la colección de América del Norte y Central del museo, Gerard van Bussel.
Después se sabe que fue trasladado a Viena en el siglo XIX, donde permanece desde entonces.

La política
La petición de restitución que México hace desde hace años la ha reactivado el presidente Andrés Manuel López Obrador, que hace dos días aseguró en Twitter haberle pedido a su esposa, de gira por Europa, que «insistiera» en la devolución del penacho al presidente de Austria, Alexander van der Bellen.
«Se lo han apropiado por completo», escribió el mandatario mexicano, asegurando que «ni a Maximiliano de Habsburgo se lo prestaron cuando nos invadieron e impusieron al llamado Segundo Imperio Mexicano».
Ciudad de México
Agencias

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Mipoemario Lunar: QUÉ SIGUE V (CHANCRO SOCIAL)

Publicado

en

Heberto Taracena Ruiz

A la letra
de José Gorostiza
en Muerte sin fin,
padecemos hoy día
de chancros sociales:
rasquiña, comezón…
por causa de plantones
y bloqueos.

Avería de las lluvias
puede ser real
o imaginaria.

La primera, reparable,
a iniciativa
y colaboración
de afectados.

La imaginaria,
queja de no acabar
desde que el querellante
espera todo
que baje del gobierno.

Lluvias imprevisibles
pero con las cuales
hemos batallado
de generación
en generación;
y, por tanto,
la experiencia
es amiga tutora
que aconseja tomar
previsiones
de acuerdo con lugares
y épocas
de todos conocidos.

Nadie puede probar
que las lluvias engañan
y tampoco negar
que en el arrastre
de sus abonos
se alimentan los reinos
de la naturaleza.

Es verdad que las presas
han sido un repertorio
desafinado
para destinatarios
sierra abajo.

Pero lluvias y presas
al final, juntas,
obstaculizan menos
el tránsito
y actividad laboral
de las gentes;
menos, menos y menos,
que bloqueos
de carreteras:
¡desesperantes chancros
sociales!
¿Habráse visto, entonces,
a la propia razón
estrangulada
por quienes la reclaman?

Cunduacán, Tab., a 19 de octubre d 2020

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - HISTORIA - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México