Connect with us

Columnista

El Espía

Publicado

en

Conflictos internos ¿harán desaparecer a Morena?

Juan José Hernández Hernández
el_espiajjhh@yahoo.com.mx
Renovar la presidencia de Morena, ha sido muy compleja. Los empates técnicos entre Porfirio Muñoz Ledo y Mario Delgado, desató pugnas entre las “tribus” del partido que fundó Andrés Manuel López Obrador en 2014.

No hay civilidad política entre los participantes a la dirigencia nacional. Cada día se alejan de las metas y objetivos delineado por el presidente de la República.

Algo similar a Morena le ocurrió al PRD. Los grupos facciosos muestran los intereses personales, y se alejan del espíritu nacionalista que requiere (le urge) la sociedad mexicana.

Los conflictos de ningún modo se relacionan con el fenómeno del Covid-19. Los monstruos de la política nacional depositados en figuras como Porfirio Muñoz Ledo y Mario Delgado, adolecen de capacidad para el diálogo y acercamiento entre la cúpula partidista.

El resultado de las empresas encuestadoras Covarrubias y Asociados, Parametria y BGC Ulises Beltrán y Asociados, reportaron 25.34 por ciento y 25.29 por ciento, entre Muñoz Ledo y Mario Delgado, respectivamente.

Ante tales datos muy cerrados, el INE en sesión extraordinaria y teniendo como único punto el tema, los consejeros aprobaron por unanimidad que la tercera encuesta iniciará el pasado viernes 16 de octubre para concluir el jueves 22 de octubre, pero sólo será entre los dos candidatos punteros.

Citlalli Hernández ocupará la secretaría general del partido, pues obtuvo 21.44 por cierto de los votos. Las casas encuestadoras elaboraron la medición abierta a militantes y simpatizantes, aplicado entre 4 mil 783 personas al ser entrevistados de manera personal.

La cuestión es: de continuar el conflicto interno y no apegarse a las reglas de los estatutos del partido, ¿serán sancionados por el Instituto Nacional Electoral (INE) ¿Acaso quieren desaparecer a Morena? O será la propia militancia y simpatizantes los encargados de borrarlos del mapa electoral en las elecciones del 2022.

Alfonso Ramírez Cuéllar, dirigente interino, está obligado a darle rumbo y certeza al destino del partido.

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, ha sido cauto al no meter las manos al proceso interno de renovación de la dirigencia; pero tiene claro que el partido no debe convertirse en ring político; de lo contrario, puede desaparecerla, y dejar que las propias “tribus” se devoren a su hijo, como sucede en la mitología griega.

Escritores e intelectuales de “izquierda” que simpatizan con Morena, en la que sobresale Elena Poniatowska, al parecer se mantienen al margen de las disputas por el control de la dirigencia del partido.

La oposición se lame la boca. A ellos les interesa que Morena permanezca en crisis política. Y atizan el fuego en redes sociales. Muchos apoyan a Muñoz Ledo y otros están en contra. Lo mismo sucede con la figura de Mario Delgado. Cada uno tiene grupos de apoyo emanados de la Cámara de Diputados y de Senadores, así como de algunos estados gobernados por morenista.

La sensatez debe prevalecer en la cúpula de ese partido. Es necesario reproyectar los objetivos sociales y políticos. Y sobre todo cómo incidir en el fortalecimiento de la Cuarta Transformación del Poder Ejecutivo.

La fortalece de todo partido está en la base de la columna vertebral: militancia y simpatizantes. Así llegó a la cima del poder Andrés Manuel López Obrador. El adherente es la capacidad de las acciones reales y concretas que lleven a cabo. Lo demás es demagogia. @el_espiatabasco.

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Escenarios

Publicado

en

Graham, Llergo y Alí

Juan Ochoa Vidal
Twitter: @JOchoaVidal

En un escenario sumamente complicado, el proceso electoral y político de 2021 ya inició. Con partidos de oposición aplastados en 2018, el partido en el poder conocerá en las urnas el sentir ciudadano con respecto al desempeño de autoridades y legisladores. Y la pandemia que apenas comenzamos a sufrir en todos los ámbitos, tendrá efectos en esta hora impredecibles.
Con miras al 2024 y de antemano en términos de ejercicio del poder en la segunda mitad del sexenio, MORENA no puede darse el lujo de perder la mayoría en cámaras legislativas ni municipios de alta relevancia por todo lo que representan: Centro, Macuspana, Huimanguillo, Cárdenas, Comalcalco, Nacajuca.

Revisemos hoy el caso de Centro, que congrega a más de la tercera parte de los potenciales votantes y cuya administración municipal enfrenta severos cuestionamientos. Quien sea candidato a alcalde lidiará o se beneficiará con todo ello. No olvidemos cómo Gerardo Gaudiano Rovirosa se desmoronó en tan solo año y medio.

Por el PRI, el más viable prospecto para la candidatura es Luis Felipe Graham Zapata, aunque con mero afán de reivindicación luego de su terrible final como gobernador Andrés Granier Melo se muestra aquí y allá. El tendría qué saber que así como hay personas que le están agradecidos, son muchos más aquellos a quienes no se les olvida todo lo malo que hizo.

A lo largo de muchísimo tiempo, el PAN no logró constituirse como opción consistente para los votantes, como no sea cuando desde la gubernatura de Tabasco se le allanó el camino con el propósito de que dividiera el voto opositor. De esa manera fue como obtuvo dos ayuntamientos; entre ellos, Balancán, con el vivillo Milton Lastra Valencia.

MORENA no puede equivocarse, especialmente en Centro. No queda margen para la improvisación. Muy atrás quedó la época en que simplemente se colocaba a alguien muy cercano, como sería el caso del coordinador de programas federales, Manuel Merino Campos.

Manuel Rodríguez González sin lugar a dudas cuenta con amigos de alto nivel, pero se le dificulta obtener empatía con esa mayoría ciudadana que vive al día y, para colmo, es hoy la más golpeada por la pandemia y la crisis económica.

Hay otros dos prospectos que no han dicho si les interesa Centro y que conforme a las indicaciones del gobernador Adán Augusto López Hernández, de ser así tendrían que separarse de sus encomiendas a más tardar el próximo fin de semana: José Antonio de la Vega Asmitia y Fernando Mayans Canabal. Pero…

De la Vega es uno de los funcionarios mejor formados y de mayor confianza con que cuenta el gobernador, por lo que resulta lógico pensar que llegado el momento será secretario de Gobierno, si no es que se le encamina para repetir como líder cameral.

Mayans es pieza clave en el sector en donde está. Ante la pandemia que no se superará antes de 2022, lo lógico es que permanezca en el ISSET o tal vez pase a ser secretario de Salud.
MORENA tiene entonces solo dos prospectos útiles: Mario Llergo Latournerie, quien desde la Secretaría del Bienestar atiende la demanda social por las inundaciones, y Jesús Alí de la Torre, coordinador general de Enlace Federal y Vinculación Institucional, ex alcalde quien hace casi tres años logró ser el único candidato independiente a la gubernatura.

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - HISTORIA - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México