Connect with us

Deportes

Domingo histórico

Publicado

en

Para la Historia el Juego de las 30 Entradas 0-0
La fecha esperada por los aficionados al Rey de los Deportes para presenciar el partido correspondiente al XI Campeonato organizado por la Liga Tabasqueña de Béisbol de 2ª. Fuerza que desde las 12:00 horas del domingo 21 de agosto del año de 1960 que se desarrollaría en el campo del que posteriormente serían los jardines del extinto “Centenario del 27 de Febrero” en la colonia Atasta de Serra, por fin llegó con la presencia del presidente de la Liga Tabasqueña de Béisbol.
Éste era en ese enconces don Manuelito Arceo Lezama, apareciendo como su ampáyer principal el “Patato” Francisco Briceño Jesús con la ayuda de José del Carmen “Carmito” López por las bases, siendo el anotador oficial Andrés Palavicini Álvarez, anunciando don Tino Pérez timonel de Tecolotes de Atasta como su pítcher abridor al “Indio Grande” mientras que Daniel Quevedo lo sería por los telegrafistas por disposición del mánager Herman Mayorga que sería club visitante.
Herman Mayorga dio su line-up inicial con Jorge Armando González Vargas cf, Rafael Chan ss, Mario Muñoz 3b, Mario Jesús lf, “Turinga” García c, Manuel Cárdenas 1b, Alcides Chan 2b y Luis “Papita” González rf, mandando por su parte “Tino” Pérez este orden al bat con Faustino Sánchez 2b, Rubén Castillo cf, hablo Mayo lf, “Jimmy Frías 3b, José”Negro” Ovando c, Cuauhtémoc Martínez 1b, Albimar Sánchez ss, Panchín Mayo p y Roberto Sánchez en el prado izquierdo.
Para el transcurso del encuentro conforme iban pasando las entradas sin que se anotaran carreras, los telegrafistas solamente hicieron un cambio en el jardín derecho al salir el “Papita” González, mientras que los Tecolotes cambiaron a Pablo Mayo para que lo sustituyera Víctor Domínguez que se fue al jardín izquierdo y Alfredo Sosa entró al prado derecho, esos fueron todos los movimientos y al transcurrir seis horas de juego, se dejaron caer ls sombras de la noche.
Aquí fue dónde ante la falta de visivbilidad el umpire principal “Patato” Briceño suspendió el juego después de 30 entradas efectuadas sin que se abriera la pizarra, destacándose la labor de los dos lanzadores que se sostuvieron en el montículo con Daniel Quevedo haciendo 511 lanzamientos a su receptor “Turinga” García por 524 que hizo el “Indio Grande” Panchín Mayo al guante de su cátcher el “Negro” Ovando, luego llegaron los festejos de ambas escuadras.
Por cierto que nuestro personaje Jorge Armando González Vargas, quien es uno de los tres sobrevivientes por el equipo de Telégrafos pues los otros dos son el timonel Herman Mayorga y Teodoro “Turinga” García. Quienes señalaron que luego del trascendental juego que ha quedado plasmada para la historia del béisbol amateur de nuestro Estado, al llegar a sus respectivas casas cayeron en las puertas antes de entrar ya que el cansancio los dominó y los ayudaron sus familias.
Estas líneas van dedicadas a todos esos héroes deportivos que aún no han recibido los verdaderos honores que se merecen por tan histórica hazaña cuando deben de ser recordados instalando una pacá conmemorativa por ese juego ahora que será inaugurado el nuevo Estadio capitalino como un: ¡Honor a Quienes Honor Merecen!, ¡Todo en Vida!.
Fe de Errata.- Cuando arribó a nuestra capital el joven telegrafista Jorge Armando González Vargas, asumió en el año de 1956 la Gubernatura del Estado don Miguel Orrico de los Llanos y no Adolfo Orirco de los Llanos, espero que comprendan mi impensado error.
Luis Pérez Rodríguez
II de III Partes

Compartir:
Continuar Leyendo

Deportes

Hasta siempre “Chamaco” Leyva

Publicado

en

La tarde del pasado domingo a través de la radio escuché la triste noticia dónde se informaba que ese mismo día en la portuaria ciudad de Coatzacoalcos, Veracruz. A causa de viejo padecimiento había dejado de existir el que fuera destacado lanzador zurdo tabasqueño José “Chamaco” Leyva, a la edad de 79 años de edad y de inmediato en el ambiente beisbolero de nuestra entidad se consternó por tan trágica información.
José “Chamaco” Leyva nació un día 29 del mes de julio en un poblado perteneciente al municipio de Comalcalco, Tabasco, dónde desde muy niño le había nacido ese amor por el llamado Rey de los Deportes especialmente por convertirse en lanzador y por ser zurdo se le auguró mucho futuro en la pelota caliente pues los siniestros son muy buscados por dirigentes de clubes que patrocinan franquicias profesionales al igual que a los bateadores.
Pues bien, el llamado “Pepe “Chamaco” Leyva, luego de que se percataron de sus grandes facultades para entrar a la pelota caliente, allá por el año de 1962 fue firmado por la organización de los Pericos de Puebla para pertenecer al club que participaba en la Liga Mexicana de Verano pero un año después, fue pasado a la organización de los Tigres de México del mismo circuito veraniego vistiendo además otras franelas de Poza Rica y Rojos del Águila de Veracruz
Durante su paso con la garra felina el “Chamaco” Leyva hizo un breve paréntesis de Liga Mexicana para enfundarse la franela de la sucursal de los Tigres de Tabasco para participar en la primera campaña de la naciente Liga del Sureste bajo el mando del cubano Corito Varona a petición del entonces gobernante tabasqueño Carlos Alberto Madrazo Becerra y estar en la inauguración del primer parque de pelota del “Centenario del 27 de Febrero.”
Con los Tigres de Tabasco fue campeón superando en el séptimo y juego decisivo superó al equipo Piratas de Campeche y aún recuerdo los nombres de los peloteros que alcanzaron la gloria, ellos fueron el cátcher Cruz Ramírez, Elías Osorio por primera base, Héctor Sañudo en la antesala, Benjamín Cerda en las paradas cortas con Gregorio Acea en el jardín derecho, Luis “Pato” Hernández en el central y en el derecho el panameño Rafael Alomar, Pepe Leyva fue el pítcher.
De ahí su retorno al club grande de los Tigres bajo el mando de José Luis “Chito” García para escribir nuevas hazañas al superar a los Medias Blancas de Chicago de la Liga Americana y fue firmado por la organización de Grandes Ligas del béisbol estadounidense de los Gigantes de San Francisco, misma que lo envió a la sucursal de Phoenix dónde se inició su debacle al sufrir lesión en su brazo de lanzar y ahí empezó la terminación de sus sueños de arribar al mejor béisbol mundial.
El “Chamaco” Leyva antes de esto, implantó un récord de ponches en una temporada de la Liga Mexicana del Pacífico con los Ostioneros de Guaymas en la temporada de 1965 ya que abanicó a 203 bateadores contrarios y esta marca a pesar de los años transcurridos, continúa vigente, por ello nuestro ausente personaje tiene apartado un sitio de los inmortales del béisbol mexicano así como en nuestros corazones por ser un buen amigo que demostró su amistad.
José “Chamaco” Leyva en el circuito de verano también se uniformó con Petroleros de Poza Rica en 1968, Rojos del Águila de Veracruz en 1970 y regresó a Tigres en 1971, después de un largo paréntesis jugó para Azules de Coatzacoalcos pero estando gastadas sus facultades, se convirtió en su timonel a final de cuentas para luego llegar su despedida en ese equipo sin pensar que esa ciudad jarocha sería la que lo despidiera de su existencia.
El “Chamaco” Leyva perdió su estabilidad económica y para subsistir, se dedicó a entrenar y enseñarle secretos del béisbol al ser contratado por los padres que le pagaban modestas cantidades de dinero por las enseñanzas que les brindaba, se encontraba en el puerto de Coatzacoalcos tratando de curarse de los males que padecía en casa de su hija pero su último deseo, fue que lo sepultaran edn el municipio que lo vio nacer, Comalcalco. Descanse en Paz!
Luis Pérez Rodríguez
Rumbo Nuevo

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México