Connect with us

Columnista

De Alto Nivel

Publicado

en

  • La piedra de May, asentamientos en paso del tren y Ckalamul, zona protegida
  • Semáforo epidemiológico fuera de la realidad ante la falta de actualización
  • Rechazo total por agresión al padre Avelino y le da al traste lo que no hay impunidad

Antonio Caraveo Maldonado
caraveo20162016@outlook.com
El tren. Se desconocen datos sobre el atraso en la obra insigne del tren Maya. Uno de ellos, son los asentamientos humanos sobre la vía y de la falta de cumplimiento de los apoyos del gobierno federal.

A dos años de haber iniciado el proyecto, no han podido mover en muchas zonas a quienes están asentados desde Campeche hasta Quintana Roo, incluyendo a quienes no les han pagado por el derecho de vía.

Desde hace días quedó el decreto presidencial para evitar esos contratiempos y aún así, no han podido avanzar.

Desde antes, dependencias del gobierno federal acataron la orden de apoyar la obra, entre ellas, la del Registro Agrario Nacional (RAN). Trasladado desde otras entidades a funcionarios con experiencia a coadyuvar a destrabar las dificultades en el rubro con la gente a dar paso al proyecto por incumplimientos.

En este punto, se interpuso la soberbia de los funcionarios de la Fonatur, en ese entonces a cargo de Rogelio Jiménez Pons, los obligaron afirmar una carta de confidencialidad y, al final sus puntos de vista no eran tomados en cuenta y aplicaban sus ocurrencias, a cómo se documentó ese episodio en DE ALTO NIVEL en abril del año pasado.

Ahora Javier May, degradado a director de Fonatur, pero en específico a poner al día la obra, uno de sus puntos de quiebre será con los asentados y con quienes no les pagan sus derechos de vía y a los engañados de apoyarlos con programas del gobierno federal.

Esa es la labor del senador con licencia a resolver. ¿Saldrá avante con esa labor?

De Bajada
a) Por cierto, Javier May no se sabe si va decidir si da la estocada a la zona Ckalamul, reserva natural protegida o la protege, tal se mandata, en la obra del tren Maya.

b) El semáforo epidemiológico está desfasado en el ámbito nacional porque no están actualizada la información sobre el Covid-19. Ayer en cinco estados por la tarde ya rebasaban el 50 por ciento de número de contagios, de acuerdo a los datos del doctor en matemática de la UNAM Arturo Erdeli Ruiz. Si bien es cierto, no es mortal la variante Ómicron del Covid-19, si es contagioso y en esa razón, aquí en Tabasco, la titular de Salud, Silvia Roldan, desde ayer debió no tomar en serio del zar de la pandemia Hugo López-Gatell, y recomendar de ya no permanecer en semáforo Verde.

c) La agresión al padre Avelino no tiene madre. No pocos lo lamentaron en todos los sectores. Nuestra solidaridad con el. En ese sentido, el gobernador Carlos Manuel Merino giró instrucciones de dar con los responsables.

d) Poco a poco, se le están un nuevo rostro al municipio de Macuspana. Las obras abandonadas se han venido rehabilitando y las calles destrozadas se van arreglando en todas las comunidades.

e) La estructura de la Secretaría de Bienestar en Tabasco va sufrir algunas modificaciones con la llegada de Adriana Montiel a la titularidad de esa dependencia. En ese giro, los berejanistas en el estado ya se ven.

f) Mal y de malas las expresiones del secretario de Gobierno, Guillermo del Rivero de no haber impunidad en el estado. Lo hace en medio de la agresión al sacerdote Evelino. No midió su exposición, pues los funcionarios del sexenio pasado gozan de esa impunidad y no se diga del ex edil de Macuspana, Roberto Villalpando. Alguien le diga, mantenga la boca cerrada o si quiere quedar bien con el gobernador Merino, amigo de Abelino, externe que el gobierno hará todo su esfuerzo para dar con los agresores. Tan tan. Cero y van dos,

g) Como anillo al dedo quedó haber signado un convenio el ayuntamiento de Huimanguillo con la congregación “María Trinitaria” en el propósito de realizar acciones en beneficio de la clase más necesitada. Sobre todo, del incremento al precio del cemento.

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Agrotendencias

Publicado

en

¿Qué sabemos del bambú? (tiempo estimado de lectura: 5 minutos)

“Sé como el bambú cuanto más alto crece más se inclina” Proverbio chino

Elisabeth Casanova García
afgha@hotmail.com
Jorge Quiroz Valiente
917 1067165
Es la planta leñosa multipropósito de más rápido crecimiento; tiene miles de usos industriales y domésticos, está íntimamente asociada con las condiciones culturales, sociales y económicas de las personas en muchos países asiáticos. Sus usos no solo se limitan al sustituto de la madera en la construcción, muebles, andamios y pisos, sino que ha sido una fuente de alimentos y medicinas desde la antigüedad; también se utiliza como carbón vegetal, para extracción de celulosa y microfibras para la elaboración de ropa y adornos.

La subfamilia del bambú (Bambusoideae) es una división de las gramíneas (Poaceae) y se divide además en nueve subtribus que comprenden casi cien nombres genéricos y más de 2,000 nombres específicos (especies y nuevas combinaciones). El bambú se puede clasificar en leñoso, herbáceo o liana según las características de crecimiento, y en cespitoso, disperso o mixto según la estructura del rizoma. Crece predominantemente en regiones tropicales y subtropicales, aunque algunas especies crecen en zonas templadas y frías; la mayoría de las especies se encuentran en Asia y eso hace pensar que son exclusivamente asiáticas, pero hay en varias partes del mundo, incluso América.

El estado de clasificación de las gramíneas bambusoides está muy por detrás del de todos los demás grupos de gramíneas. La razón principal es la peculiaridad de la vida de la mayoría de los bambúes: La floración de la mayoría de los bambúes leñosos es un evento raro, y si hay flores disponibles, las partes vegetativas de las plantas no siempre desarrollan características representativas durante la floración, lo que impide la recolección de suficiente material vegetativo y de flores, para comprender una especie, establecer sus relaciones y construir un sistema clasificatorio estable. Por lo tanto, es comprensible que la clasificación de las plantas bambusoides se haya mantenido dispersa y que las herramientas moleculares estén ayudando a esclarecer la taxonomía con mayor precisión. También es de esperar que en un futuro próximo aparezca un número notable de contribuciones taxonómicas, sistemáticas y fitogeográficas.

Los bosques tropicales primarios brindan un servicio esencial de regulación del clima para los humanos, funcionan como sumideros de carbono debido a la alta productividad, la diversidad de especies y la variedad de formas de vida, como los bambúes; éstos crecen rápido y presentan rasgos funcionales plásticos, que favorecen la ocupación de ambientes en diferentes condiciones, lo que los convierte en eficientes recolectores de este elemento, además de proporcionar materia prima para las poblaciones humanas locales. Se sabe que los bambúes asiáticos secuestran cantidades considerables de carbono en poco tiempo, y aunque es probable que las especies de

bambú del Nuevo Mundo tengan la misma capacidad, esta perspectiva rara vez se aborda. Numerosas especies de bambú, en su mayoría sus variedades hortícolas, se han introducido desde sus países nativos a Europa y los EE. UU., sin embargo, el establecimiento y explotación de las especies en estudio a gran escala con fines comerciales, se ve limitada a los métodos de propagación, los altos requerimientos de mano de obra y la restringida disponibilidad de semilla.

Los bambúes leñosos habitan en más de la mitad del territorio mexicano, están presentes en 23 de los 36 estados (Rodríguez, 2005). Los estados con la mayor cantidad de especies de bambú son: Chiapas, Veracruz, Oaxaca, Guerrero, Jalisco y Nayarit; en estas seis entidades se encuentra la mitad de las especies del país.

Las principales especies cultivadas en México son Bambusa oldhamii, especie nativa del sur de China, encontrado sólo bajo cultivo, puede alcanzar dimensiones de 20 m de altura y seis pulgadas, Guadua angustifolia, un bambú estructural que es utilizado en la industria de la construcción, la especie mexicana Guadua aculeata, conocida como guadua o tacuara y se utiliza para la construcción, para la elaboración de muebles y de artesanías; fabricación de laminados, aglomerados, parqué; y se siembra a la orilla de ríos para protección de cuencas y riberas como fijador temporario de dióxido de carbono.

Tradicionalmente, la planta se propaga por métodos vegetativos, especialmente durante el verano. Sin embargo, no es posible compensar la enorme demanda de agricultores que utilizan métodos vegetativos. Además, las posibilidades de transmisión de enfermedades a través del suelo son muy altas. La mejor manera de conservar la biodiversidad es utilizándola.

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México