Connect with us

Política

Crónica. «Le canto a mi tierra querida…»

Publicado

en

Luis Enrique Martínez
Rumbo Nuevo
Otro fin de semana negro. Dos días de pánico. Horas de julio inquietantes. Rumbos desorientados, escabrosos y sinuosos donde el enemigo a vencer es uno mismo. No el vecino, ni la almohada. Un verano caliente, retador, agobiante, adelantando una canícula sin par. ¿Cuándo terminará la pesadilla?

Todos los días, desde antes de que se declarara la pandemia del coronavirus, decenas de personas permanecen en los arriates o en los comercios ubicados frente a los hospitales de El Niño y La Mujer. Juntos, hombres y mujeres, conversan embozados. Esperando noticias del familiar enfermo, acurrucados a la intemperie, a la sombra de la noche como el día, también quemante.

Una guardia de seguridad pública los vigila a distancia. Abajo, rumbo al parque de Atasta de Serra, las puertas del panteón están abiertas. Mudas las campanas del templo católico de San Sebastián, dejan al viento llevar los chillidos del parque vehicular circulando como si 2020 fuera como 2019, si de congestionamiento vial se tratara.

Sábado y domingo, al parecer infumables. Noches oscuras, sin noctámbulos. Días soleados, con peatones de aquí y de allá sin arriar banderas a la movilidad. Y todos a una sola voz preguntado en sus adentros: ¿Quién sigue?

Esta ciudad tiene otro vestido. No es el mismo de aquellos días de convivencia bullanguera. Cada día pierde el sabor del mercado de Villahermosa. Simplemente es un retrato fiel de zozobra. Incertidumbre. Una visión panóptica desde cualquier lado. Lo horizontal de la pandemia iguala colores y humores. Nadie se salva.

Son las plazas públicas un recuerdo del pasado que no se quiere ir. Como el río Grijalva y la Laguna de Las Ilusiones, o las Blancas Mariposas que se resisten a morir; que enfrentan a la humanidad con la fuerza de la naturaleza natural como una llama de esperanza sin apagarse. «Le canto a mi tierra querida…»

Con el cubrebocas como patente de corzo a la vida, en la calle todos son enemigos. Escudriñan los ojos al de enfrente, al usuario de la combi o del taxi; al comerciante, al taquero, a la cajera, al repartidor de comida, al viene viene, al vendedor de agua, al recolector de basura, a, a, a…¿quién trae el coronavirus?

Dos días numerados de manera progresiva por el calendario gregoriano: sábado11, domingo 12. Amanece como oscurece. Todo cambia para seguir igual o tal vez con más pesadumbre. En esta enfermedad ¿habrá cuenta regresiva?

En las últimas 48 horas, las culpas se reparten sin ventilador encendido. Se revisa el obituario, diariamente. ¿Y el epitafio? Lo último que muere es la esperanza.

Compartir:
Continuar Leyendo

Política

Cada quien valora su vida

Publicado

en

«Cada quien debe valorar su vida» dejó en claro el obispo de Tabasco monseñor Gerardo de Jesús Rojas, al ponderar que es por cuestión personal de cada uno de los ciudadanos respetar los protocolos de seguridad e higiene, y con ello, evitar más contagios cómo se están presentando.
En su rueda de prensa a través de las redes sociales, el prelado apuntó que en torno a las vacunas, cada ciudadanos es libre de decidir si quieren que se les aplique o no, y detallar los pros y contras de la misma.
Explicó que «ante el miedo que dicen tener algunas personas de aplicarse la vacuna contra el Covid-19 cuando les toque, de acuerdo al Plan Nacional de Vacunación, cada individuo es libre de suministrarse la dosis, pues no puede obligarse a nadie».
Sobre el caso del director del Hospital de la Mujer, Germán Arturo Corzo Ríos, que fue cesado del cargo, tras violar los protocolos establecidos para la aplicación del fármaco, Rojas López, opinó que los directivos conocen el plan de vacunación y son responsables de sus actos.
«Creo que todos los directivos de las instituciones saben la situación, es consciente y responsable, pero también, si hay alguien que hace lo indebido, pues sabe a lo que se atiene, me imagino», comentó
Y por ello, pidió a todos respetar los protocolos que se tienen para la aplicación de la vacuna a qué se respeten los protocolos, y que de atienda a quien tiene que ser.
Por último, el prelado de la Iglesia Católica, consideró que la disminución de la atención de pandemia no es cuestión de estrategias, sino de cuidados y de que cada persona valore su vida, pues lamentó que en la calle sigan transitando personas sin usar cubrebocas.
«No es cuestión de estrategias, es cuestión de cuidado personal, de limpieza personal, de pulcritud y sobre todo de responsabilidad», refirió.
Luis Ruiz Sandoval Frade
Rumbo Nuevo

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México