Connect with us

Columnista

Corte de Caja

Publicado

en

Dificultades del PAN; busca ser opción en 2018

José Martínez
Muy difícil ha sido para el Partido Acción Nacional (PAN) arraigar en Tabasco. Es actualmente la entidad en la que menos militantes tiene oficialmente. Acaso apenas llegan a unos tres mil. El domingo pasado los panistas eligieron en las urnas a su dirigente nacional. De los 237 mil que acudieron a las urnas, apenas unos mil lo hicieron en Tabasco. Muy pocos en comparación con los 27 mil que sufragaron en Veracruz, una de las entidades con mayor presencia electoral blanquiazul.

Oficialmente se confirmó el triunfo de Ricardo Anaya Cortés quien sustituirá a Gustavo Madero en esta segunda ocasión que los panistas acuden a las urnas para votar de manera directa por sus dirigentes nacionales. En el camino y muy alejado quedó Javier Corral Jurado, quien internamente representó  la disidencia frente al “candidato de línea”.

En Tabasco, los diputados Juan Cáceres (federal) y Francisco Castillo (local) encabezaron la campaña interna de Anaya Cortés, en tanto que Corral Jurado tuvo como representantes a Armando Padilla y Ricardo Pérez, quienes se hicieron eco de las denuncias en el sentido de que el “abanderado oficialista” fue favorecido por un abultamiento del padrón y el uso excesivo de financiamiento. Al final, los derrotados decidieron no impugnar por no tener confianza en los órganos partidistas.

Se ha dicho que el PAN no es un partido de masas sino de cuadros. Durante mucho tiempo este partido eligió a sus dirigentes de forma indirecta, por medio de delegados, lo que fue criticado por los “partidos abiertos” los cuales hicieron de la consulta a las bases un motivo de propaganda. Ahora las cosas han cambiado, el PAN es el único partido que elige su directiva en urnas. Curiosamente fue Javier Corral, ahora derrotado, quien logró que se aprobara este método.

El nuevo dirigente panista Ricardo Anaya es, con todo, un personaje reconocido por sus posiciones de avanzada. Es uno de los promotores de alianzas electorales con objetivos estratégicos. Seguramente impulsará pactos de este tipo con el PRD para enfrentar los comicios por dos gubernaturas el año próximo.

Pero también observaremos un giro en el discurso y en la política del PAN sobre todo con el objetivo de diferenciarse del PRI. Buscará reposicionar a su partido rumbo a las elecciones presidenciales del 2018. No resulta casual que Anaya Cortés haya anunciado que su partido no volverá a firmar ningún Pacto por México “ni le aplaudirá” al Presidente de la República. Anuncia una oposición crítica que buscará alianza con todos los partidos, menos con el PRI.

Anaya es un joven político de 36 años de edad que se duce preocupado por las denuncias de corrupción al interior de su partido. Sostiene que difícilmente podrán enfrentar la corrupción afuera si no lo hacen en su propia casa. Veremos.

El cargo de Anaya concluye en agosto del 2018. Aunque el jaloneo por las candidaturas podría llevar a un relevo anticipado.

Haberes
NO HAY duda que en la eventualidad de una nueva elección en el municipio de Centro los candidatos ya no tendrán que pasar por ningún sistema de consulta, ni real ni simulado. Serán por designación o “dedazo” como se dice. En el PRI están en su derecho de calentar motores varios aspirantes, pero todo queda en manos de Manlio Fabio Beltrones con amplias relaciones con Manuel Velasco de Chiapas y con la dirigencia del Partido Verde. En Morena tiene mano Adán Augusto López, en el Verde Rosalinda y por el PRD sin duda Gaudiano. Por ahí va el asunto …si el Tribunal de Xalapa no dice otra cosa.

PIE
Ricardo Anaya Cortés

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Opinión. Miguel Miramón, luces y sombras

Publicado

en

Ferdusi Bastar Mérito
Miguel Gregorio de la Luz Antenógenes Miramón, un joven inquieto, rebelde, que su padre tuvo que ponerlo en el Colegio Militar para disciplinarlo, brillante, con luces de patriotismo y sombras de traición y corrupción, el Presidente más joven a los 27 años de edad, aguerrido y prematuro General de División, digno de mejor suerte, pero en el camino equivocado que lo llevó al basurero de la historia.

Cuando la invasión norteamericana formó parte de unos cincuenta cadetes que se negaron regresar a sus casas y se quedaron a defender su colegio en la Batalla del 13 de Septiembre, en que fue herido, permaneciendo como prisionero de guerra durante seis meses hasta la firma del infamante Tratado Guadalupe Hidalgo, cuando fue liberado el 29 de febrero de 1848, recibiendo después la Medalla de Honor.

Ingreso al ejército y por su concepción conservadora se distinguió combatiendo a los insurgentes de la Revolución de Ayutla ascendiendo a capitán. Al triunfo de esta revolución el gobierno del Gral. Juan Álvarez lo acoge y lo asciende a Teniente Coronel, pero pronto defeccionó haciendo armas contra sus benefactores con el Plan de Zacapoaxtla, toman Puebla y son derrotados por Comonfort que los perdona a condición del exilio pero Miramón nuevamente defecciona y vuelve a levantarse en armas.

Defensor de los fueros de la iglesia, se une al Plan de Tacubaya, el cuartelazo contra el gobierno constituido y la Constitución, participando activamente en la sangrienta Guerra de Reforma que duró tres años. Zuloaga lo nombra Presidente en 1859 y entre otros actos contra México, obtiene del banquero Jean Baptiste Jecker un préstamo de 1,500.000 pesos de los que recibe solamente la mitad, pero increíblemente firma bonos por quince millones de pesos con garantías de las aduanas mexicanas. Esta deuda fraudulenta fue parte de las reclamaciones de la Alianza Tripartita y la invasión francesa.

Una nueva sombra surge cuando Zuloaga trata de regresar y Miramón apresa al que lo puso como Presidente. Finalmente Miramón es derrotado por González Ortega en Calpulalpan, dando fin a la Guerra de Reforma y se exilia al extranjero.

Regresa en pleno descenso del llamado imperio, pues siempre es necesario recordar que Maximiliano nunca fue Emperador, ya que Juárez era nuestro Presidente. Un pasaje romántico es su unión con Concepción Lombardo que le dijo que no se casaría con un oficial lo que hicieron cuando llegó a divisionario.

Participa destacadamente en el Sitio de Querétaro en el que es también derrotado, preso y condenado a muerte, y en el Cerro de las Campanas pide sin éxito que no lo fusilen como traidor para no dejar esa mancha a sus hijos, lo que debió haber pensado antes de tomar el camino equivocado.

Sepultado en el Panteón de San Fernando, su esposa ordenó exhumar sus restos cuando sepultaron en el mismo panteón al Presidente Juárez, restos que los trasladó a la Catedral de Puebla.

Dramática historia y triste final de un mexicano brillante que pudiendo haber escalado el solio de la gloria prefirió el camino equivocado que estigmatizó su nombre. Baste recordar la sentencia poética: <>.

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México