Connect with us

Columnista

Corte de Caja

Publicado

en

Combate a la delincuencia, percepción y acción pública

José Martínez
Sin duda que la nota que ocupa hoy los titulares de los diarios tabasqueños es la violenta jornada vivida el viernes en Villahermosa. Un resumen de hechos refiere que cinco individuos asaltaron una lavadora de autos en la capital tabasqueña, el vehículo en el que huían fue interceptado por un agente de tránsito a quien los delincuentes respondieron con disparos de arma de fuego; en su huida los criminales asesinaron a tres policías. La banda se enfrentó a las fuerzas públicas en diversos puntos de la ciudad, para terminar abatidos. Cinco atacantes fueron muertos y una mujer detenida, aunque gravemente herida.

El gobierno del estado y sin duda la sociedad en su conjunto, lamentan la muerte de los tres guardianes de la ley. Ellos son Abel de la Cruz García, Miguel Díaz Frías y José Matías Pérez Aguilar. El agente de tránsito Miguel Ángel López García, herido por arma, convalece en un hospital.

Hemos comentado en este espacio cómo la acción de los delincuentes es cada vez más violenta. Apenas esta semana el gobierno estatal reinició el programa de canje de armas por enseres domésticos. Es una de tantas acciones para atacar algunos elementos o factores que inciden en la creciente agresividad en el ambiente.

Tabasco se ubica en un momento de riesgo, cuando pobladores en diversas comunidades han tomado de manera equivocada la venganza (que no la ley) en sus manos. Es producto de su desesperación, pero que puede llevarnos a una espiral de violencia que no desea la gente de paz.

La “acción directa” de algunos pobladores usa el argumento de que no observa una reacción firme de la policía. A principios de julio, con la designación del general Ricardo Martínez Luis como secretario de Seguridad Pública se anunció un reforzamiento de las acciones preventivas y de combate a la delincuencia.

En las recientes semanas hemos visto más rondines policiacos, una vigilancia aérea y por tierra, el inicio de la operación de cámaras de videovigilancia y hasta la designación de un nuevo zar antisecuestros.

El gobierno estatal ofreció a la población una mayor coordinación entre la policía preventiva, la Fiscalía General del Estado y sus agentes, los elementos de la policía federal, el Ejército Mexicano y la Marina. El eslabón más débil en esta cadena siguen siendo los policías municipales.

Una reacción firme e inmediata, una recuperación de la iniciativa de la fuerza legítima pero también legal del estado, con pleno respeto a los derechos humanos, puede impedir que Tabasco ingrese en un tobogán delictivo como el que lamentablemente han conocido y padecido otras entidades.

Haberes
UN REPORTE reciente debe encender las señales de alerta en Tabasco. Nuestra entidad se ubica entre los cinco estados con mayor consumo de marihuana de acuerdo a estimaciones de los Centros de Integración Juvenil.

La demanda de este enervante aumentó. Otras drogas ilegales altamente requeridas en Tabasco son la cocaína y el llamado crack. Entre la población más pobre se usan drogas relacionadas con los solventes.

El Centro de Integración Juvenil advierte que sólo uno de cada tres afectados por la adicción a las drogas acude a recibir ayuda. No está por demás recordar que el tráfico de drogas y el consumo están vinculados a otras redes que integran el llamado crimen organizado.

HOY debe decidir el Tribunal Electoral de Tabasco sobre las impugnaciones a la elección en el municipio de Centro. Sea cual sea el resultado es casi un hecho que el asuntos seguirá a los tribunales federales. A menos de que haya una negociación política.

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Carta Abierta

Publicado

en

‘Duda razonable’. Así se las gastaba Valenzuela

Jorge Núñez
Dentro de todo lo hablado y escrito en los últimos días sobre la serie ‘Duda Razonable’ de Netflix, una señal es incuestionable: la enorme infamia con que fue manejado el sistema de impartición de justicia en el gobierno de Arturo Núñez, teniendo como cabezas al fiscal general Fernando Valenzuela Pernas y al presidente del Poder Judicial, Jorge Javier Priego Solís.

Núñez, Valenzuela y Priego tendrían mucho que decir en el caso de los cuatro hombres que a mediados de 2015 fueron detenidos en Tabasco acusados de secuestro. Si bien uno de ellos ha salido en libertad, los otros tres fueron condenados a 50 años de prisión, a pesar de que había huecos en los testimonios de quienes los acusaron, signos de que fueron torturados durante su arresto y se carecía de pruebas contundentes en su contra.

El documental ha generado una enorme indignación en todos los sectores de la sociedad, revelando el estercolero de nuestro sistema de justicia. El escándalo ha sido mayor porque el caso se origina en Macuspana, la tierra del presidente del país, y porque ha sido exhibido por una cadena mundial de películas como es Netflix.

El cineasta e investigador Roberto Hernández reconstruye lo ocurrido a tres inocentes: Héctor Muñoz, Juan Luis López, Gonzalo García y Darwin Morales. Los sentenciados presentaron en septiembre de este año un amparo contra la sentencia y se espera que un Tribunal Colegiado con sede en Villahermosa emita su fallo, entre finales de 2021 e inicios de 2022.

Si los jueces revisan de nuevo las pruebas y ven el documental ‘Duda Razonable’, lo más probable es que decreten la libertad de los acusados, poniendo fin a una pesadilla que cualquier ciudadano podría vivir en algún lugar de Tabasco y el país.

Por otro lado, hay una exigencia de la opinión pública: que el proceder de las autoridades implicadas en esta farsa judicial sea castigado. El exfiscal Fernando Valenzuela, el expresidente del Poder Judicial, Jorge Priego Solís, y hasta el exgobernador Arturo Núñez deben ser llamados a cuentas y proceder en consecuencia. Esto incluye también a funcionarios en activo que habrían participado. Al respecto, se sabe que el gobernador Carlos Manuel Merino ha dado instrucciones de actuar con apego a la ley.

Observando el desaseo con que se manejó la justicia en el pasado gobierno perredista, falta saber si aún quedan dudas respecto a la fabricación de pruebas y persecución política contra el exgobernador Andrés Granier y su familia, que llevó al Químico a estar casi seis años en prisión. Así se las gastaban Núñez y sus representantes de la ley.

: Sigue la intriga
El propósito de ‘amarrar navajas’ sigue su marcha por parte de ciertos personajes políticos desbocados hacia 2024. Ahora le ha tocado el turno al exdirigente de Morena, César Burelo, a quien se ha querido situar como distante del Capitán Merino. Los instigadores vuelven a errar, ya que ambos guardan una estrecha comunicación en la vía de seguir fortaleciendo a la 4T en Tabasco. Igual los une la lealtad hacia el presidente Obrador y la identificación con el secretario de Gobernación, Adán López. El gobernador sabe de qué está hecho el exalcalde de Cunduacán y todo lo que ha hecho por el ‘obradorismo’ desde siempre, manejándose en los cauces de la institucionalidad y la congruencia. En verdad, es uno de los cuadros más talentosos de Morena.

: Debilitado
Si bien ha ganado la votación para el cambio de los estatutos del Colegio de Ingenieros Civiles de Tabasco, el presidente del organismo, Alfredo Villaseñor, ha salido más debilitado tras la asamblea general del pasado viernes.

Los 41 votos en contra de modificar los estatutos, por 133 a favor, son una señal de lo que se viene en las próximas semanas: una fuerte oposición interna contra su autoritarismo.

Ahora se sabe que la mayoría de quienes votaron a favor recibieron en la víspera una serie de beneficios que no pudieron rechazar, pero que de alguna forma enmascaran el verdadero sentir de los casi 350 socios.

En el pasado, ese tipo de votaciones se ganaban casi por unanimidad, lo que ahora no ha pasado. El CICT empieza a tener grietas en su liderazgo, cada vez más cuestionado en lo interno.

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México