Connect with us

Columnista

Corte de Caja

Publicado

en

Piña Gutiérrez, la UJAT y el compromiso público

José Martínez
Cada año decenas de miles, cientos de miles de aspirantes a ingresar a las universidades del país son rechazados. Hay sitios en los que hasta el 90 por ciento de quienes presentan examen para cursar alguna licenciatura se quedan fuera; el promedio de aceptados es del 35 por ciento. Es por eso que resulta un gran logro que en la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT) tenga el más alto nivel de aceptados en la República: ochenta de cada cien logran un lugar en nuestra universidad pública.

Así lo informó el rector José Manuel Piña en la reciente inauguración del ciclo escolar universitario para el cual estarán abiertas las aulas a unos 33 mil estudiantes, de los cuales 7 mil 500 son de nuevo ingreso. Los exámenes de admisión, debe subrayarse, fueron aplicados por el Ceneval, organismo particularmente exigente.

Según apuntó el doctor Piña Gutiérrez, la UJAT ocupa a  nivel nacional uno de los primeros 25 lugares en la clasificación. “Siéntanse orgullosos”, dijo el rector a los universitarios y me parece que ese exhorto debe ser para todos los tabasqueños, hayamos o no pasado por esa Máxima Casa de Estudios. Es una institución que honra a sus fundadores.

Comentó Piña que en las estadísticas de revistas universitarias internacionales, la UJAT se encuentra bien calificada; en los últimos años logró escalar 13 posiciones; entre las universidades púbicas está entre las mejores 15 del país y en el sureste se cuenta entre las 2 mejores ubicadas. Comparte honores con la de Yucatán, otra gran universidad pública.

Los datos que nos muestra el gran perfil que ha logrado la UJAT indican que tiene el 100 por ciento de las carreras acreditadas y se tiene como meta acreditar al 75 por ciento de los post grados.

Claro que quienes le dan contenido a la calidad de nuestras universidades son los profesores y los alumnos. Ojalá que se comprenda el privilegio que significa estar en una universidad pública. En el caso de Tabasco, aún cuando el 80 por ciento de quienes presentan exámenes logran ingresar existe un amplio universo de jóvenes que por diversas razones –en especial por la falta de recursos y orientación- se mantienen al margen de la oferta educativa. Pero eso ya no es responsabilidad de la UJAT sino resultado de mucho otros factores externos.

Es un hecho a destacar el que en el inicio del ciclo escolar universitario haya acudido el nuevo secretario de Educación, Víctor Manuel López Cruz, por la importancia que exista un vínculo entre nuestra máxima casa de estudios y los proyectos de desarrollo para el estado. El pleno respeto a la autonomía tiene que ir acompañado de un compromiso público de los universitarios.

Por cierto que en unos meses más comenzará la efervescencia por el cambio o la ratificación en la rectoría de la UJAT. Piña Gutiérrez tiene opción de la reelección, no dude usted que será una carta que estará en consideración de los universitarios. Su relación con el gobernador Arturo Núñez ha sido también de respeto y colaboración.

Haberes
IMPORTANTE operación de canje de armas puesto en marcha en Tabasco. Se pretende inhibir el uso de artefactos mortales y disminuir las acciones violentas en el estado. Este tipo de colecta de armas –a cambio de dinero o aparatos domésticos- se viene aplicando en el país desde el año 2000. Aunque es a partir del 2006 cuando se disparó la tasa de homicidios casi a la par de la decisión de Felipe Calderón de usar equivocadamente el ejército para combatir a los narcotraficantes. La violencia cotidiana no contribuyó a construir una cultura de la paz, que tanta falta nos hace.

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Carta Abierta

Publicado

en

‘Duda razonable’. Así se las gastaba Valenzuela

Jorge Núñez
Dentro de todo lo hablado y escrito en los últimos días sobre la serie ‘Duda Razonable’ de Netflix, una señal es incuestionable: la enorme infamia con que fue manejado el sistema de impartición de justicia en el gobierno de Arturo Núñez, teniendo como cabezas al fiscal general Fernando Valenzuela Pernas y al presidente del Poder Judicial, Jorge Javier Priego Solís.

Núñez, Valenzuela y Priego tendrían mucho que decir en el caso de los cuatro hombres que a mediados de 2015 fueron detenidos en Tabasco acusados de secuestro. Si bien uno de ellos ha salido en libertad, los otros tres fueron condenados a 50 años de prisión, a pesar de que había huecos en los testimonios de quienes los acusaron, signos de que fueron torturados durante su arresto y se carecía de pruebas contundentes en su contra.

El documental ha generado una enorme indignación en todos los sectores de la sociedad, revelando el estercolero de nuestro sistema de justicia. El escándalo ha sido mayor porque el caso se origina en Macuspana, la tierra del presidente del país, y porque ha sido exhibido por una cadena mundial de películas como es Netflix.

El cineasta e investigador Roberto Hernández reconstruye lo ocurrido a tres inocentes: Héctor Muñoz, Juan Luis López, Gonzalo García y Darwin Morales. Los sentenciados presentaron en septiembre de este año un amparo contra la sentencia y se espera que un Tribunal Colegiado con sede en Villahermosa emita su fallo, entre finales de 2021 e inicios de 2022.

Si los jueces revisan de nuevo las pruebas y ven el documental ‘Duda Razonable’, lo más probable es que decreten la libertad de los acusados, poniendo fin a una pesadilla que cualquier ciudadano podría vivir en algún lugar de Tabasco y el país.

Por otro lado, hay una exigencia de la opinión pública: que el proceder de las autoridades implicadas en esta farsa judicial sea castigado. El exfiscal Fernando Valenzuela, el expresidente del Poder Judicial, Jorge Priego Solís, y hasta el exgobernador Arturo Núñez deben ser llamados a cuentas y proceder en consecuencia. Esto incluye también a funcionarios en activo que habrían participado. Al respecto, se sabe que el gobernador Carlos Manuel Merino ha dado instrucciones de actuar con apego a la ley.

Observando el desaseo con que se manejó la justicia en el pasado gobierno perredista, falta saber si aún quedan dudas respecto a la fabricación de pruebas y persecución política contra el exgobernador Andrés Granier y su familia, que llevó al Químico a estar casi seis años en prisión. Así se las gastaban Núñez y sus representantes de la ley.

: Sigue la intriga
El propósito de ‘amarrar navajas’ sigue su marcha por parte de ciertos personajes políticos desbocados hacia 2024. Ahora le ha tocado el turno al exdirigente de Morena, César Burelo, a quien se ha querido situar como distante del Capitán Merino. Los instigadores vuelven a errar, ya que ambos guardan una estrecha comunicación en la vía de seguir fortaleciendo a la 4T en Tabasco. Igual los une la lealtad hacia el presidente Obrador y la identificación con el secretario de Gobernación, Adán López. El gobernador sabe de qué está hecho el exalcalde de Cunduacán y todo lo que ha hecho por el ‘obradorismo’ desde siempre, manejándose en los cauces de la institucionalidad y la congruencia. En verdad, es uno de los cuadros más talentosos de Morena.

: Debilitado
Si bien ha ganado la votación para el cambio de los estatutos del Colegio de Ingenieros Civiles de Tabasco, el presidente del organismo, Alfredo Villaseñor, ha salido más debilitado tras la asamblea general del pasado viernes.

Los 41 votos en contra de modificar los estatutos, por 133 a favor, son una señal de lo que se viene en las próximas semanas: una fuerte oposición interna contra su autoritarismo.

Ahora se sabe que la mayoría de quienes votaron a favor recibieron en la víspera una serie de beneficios que no pudieron rechazar, pero que de alguna forma enmascaran el verdadero sentir de los casi 350 socios.

En el pasado, ese tipo de votaciones se ganaban casi por unanimidad, lo que ahora no ha pasado. El CICT empieza a tener grietas en su liderazgo, cada vez más cuestionado en lo interno.

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México