Connect with us

Columnista

Carta Abierta

Publicado

en

Merino genera calma ante el avance de Ómicron

Jorge Núñez
jorgenunezmartin63@gmail.com
Ante el fuerte aumento de contagios por COVID-19, el gobernador Merino ha llamado a la mesura al asegurar que la situación de la pandemia es mejor respecto a las olas anteriores porque aunque todo mundo está contagiándose en Tabasco como en el resto del mundo, no hay la letalidad de la cepa anterior. La entidad seguirá en semáforo verde, dado que las hospitalizaciones y los fallecimientos permanecen relativamente bajos.

Así se ha pronunciado el jefe del Ejecutivo durante su comparecencia ante los micrófonos de Telereportaje para presentar un informe de la situación prevaleciente en torno al avance de Ómicron, en la que ha realizado un rápido repaso acerca de los principales puntos a atender frente a la pandemia.

Ha explicado que la cancelación de clases es una medida preventiva para evitar mayores contagios. No es una suspensión, sino el aplazamiento del inicio oficial por un par de semanas. Es decir, maestros y alumnos regresan a clases el 25 de enero.

Al mismo tiempo, en estas horas arranca la vacunación de refuerzo para los maestros, apenas dos días después de que llegaran los biológicos de CanSino. La inoculación se hará pese a la suspensión de clases presenciales. Y ante la alta demanda ciudadana y para continuar con la detección del virus, el gobernador ordenó la instalación de 18 nuevos centros de tomas de muestra para pruebas rápidas y PCR.

La información dada por el gobernador se basa en los datos científicos disponibles y los reportes de la Organización Mundial de la Salud, OMS, que si bien ha hecho múltiples llamados a tomar muy en serio a Ómicron, al mismo tiempo hay admitido más bajas tasas de letalidad respecto a la variante Delta.

Lo cierto es que debido a las altas tasas de vacunación en Tabasco, estamos más protegidos, lo que tiene un impacto directo en la disminución de las hospitalizaciones y muertes. Lo dicho por Carlos Manuel Merino no debe interpretarse como un relajamiento de las medidas o una subestimación de la realidad pandémica, pero sí lleva mucho de tranquilidad a la esfera ciudadana, con el propósito de evitar una psicosis generalizada y fuera de contexto, motivada por información sin sustento.

En confirmación de lo anterior, la titular de Salud, Silvia Roldán, informó que no hay hospitales saturados de pacientes contagiados. Sin embargo, la amenaza consiste en que muchos trabajadores del sector salud puedan infectarse y faltar a sus centros de atención. Con la cuarta ola, la amenaza no son las camas disponibles o la falta de ventiladores, sino la posible carencia de médicos y enfermeras que enfermen por el maldito virus.

Se sabe que el gobernador ha dispuesto los recursos financieros suficientes para mantener aceitada la infraestructura hospitalaria ante el avance de Ómicron. Nada de subestimar el problema o dejar de insistir en los llamados a mantener las medidas sanitarias, como el uso del cubrebocas y la distancia física. De acuerdo a los analistas, la gestión del Capitán sigue en ese ejercicio de cogobernanza para hacer frente a la pandemia.

: La postura del PRI
El dirigente estatal del tricolor, Dagoberto Lara, se pronunció porque las autoridades sanitarias del gobierno de Tabasco redoblen la campaña de difusión para prevenir y contener la cuarta ola del Covid-19 y su variante Ómicron.

Lo anterior, luego de que Tabasco sigue rebasando por día los más de mil casos, sumando ya 150 mil contagios desde que se presentó el primer infectado en la entidad, cifra que podría dispararse si las medidas sanitarias se siguen relajando.

Dagoberto señaló que, sí es necesario, la entidad debería bajar al semáforo epidemiológico amarillo, a fin de reactivar medidas y protocolos más estrictos para contener de manera eficaz la propagación del virus de Covid-19.

Dentro de su estatus de oposición, valoró la habilitación de 18 centros de atención ambulatoria para enfermedades respiratorias, a fin de evitar las largas filas de personas que acuden a hacerse pruebas de diagnóstico rápido. Bien por un Dagoberto siempre crítico, pero abierto a reconocer, cuando así lo amerita, los aciertos del oficialismo.

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Agrotendencias

Publicado

en

¿Qué sabemos del bambú? (tiempo estimado de lectura: 5 minutos)

“Sé como el bambú cuanto más alto crece más se inclina” Proverbio chino

Elisabeth Casanova García
afgha@hotmail.com
Jorge Quiroz Valiente
917 1067165
Es la planta leñosa multipropósito de más rápido crecimiento; tiene miles de usos industriales y domésticos, está íntimamente asociada con las condiciones culturales, sociales y económicas de las personas en muchos países asiáticos. Sus usos no solo se limitan al sustituto de la madera en la construcción, muebles, andamios y pisos, sino que ha sido una fuente de alimentos y medicinas desde la antigüedad; también se utiliza como carbón vegetal, para extracción de celulosa y microfibras para la elaboración de ropa y adornos.

La subfamilia del bambú (Bambusoideae) es una división de las gramíneas (Poaceae) y se divide además en nueve subtribus que comprenden casi cien nombres genéricos y más de 2,000 nombres específicos (especies y nuevas combinaciones). El bambú se puede clasificar en leñoso, herbáceo o liana según las características de crecimiento, y en cespitoso, disperso o mixto según la estructura del rizoma. Crece predominantemente en regiones tropicales y subtropicales, aunque algunas especies crecen en zonas templadas y frías; la mayoría de las especies se encuentran en Asia y eso hace pensar que son exclusivamente asiáticas, pero hay en varias partes del mundo, incluso América.

El estado de clasificación de las gramíneas bambusoides está muy por detrás del de todos los demás grupos de gramíneas. La razón principal es la peculiaridad de la vida de la mayoría de los bambúes: La floración de la mayoría de los bambúes leñosos es un evento raro, y si hay flores disponibles, las partes vegetativas de las plantas no siempre desarrollan características representativas durante la floración, lo que impide la recolección de suficiente material vegetativo y de flores, para comprender una especie, establecer sus relaciones y construir un sistema clasificatorio estable. Por lo tanto, es comprensible que la clasificación de las plantas bambusoides se haya mantenido dispersa y que las herramientas moleculares estén ayudando a esclarecer la taxonomía con mayor precisión. También es de esperar que en un futuro próximo aparezca un número notable de contribuciones taxonómicas, sistemáticas y fitogeográficas.

Los bosques tropicales primarios brindan un servicio esencial de regulación del clima para los humanos, funcionan como sumideros de carbono debido a la alta productividad, la diversidad de especies y la variedad de formas de vida, como los bambúes; éstos crecen rápido y presentan rasgos funcionales plásticos, que favorecen la ocupación de ambientes en diferentes condiciones, lo que los convierte en eficientes recolectores de este elemento, además de proporcionar materia prima para las poblaciones humanas locales. Se sabe que los bambúes asiáticos secuestran cantidades considerables de carbono en poco tiempo, y aunque es probable que las especies de

bambú del Nuevo Mundo tengan la misma capacidad, esta perspectiva rara vez se aborda. Numerosas especies de bambú, en su mayoría sus variedades hortícolas, se han introducido desde sus países nativos a Europa y los EE. UU., sin embargo, el establecimiento y explotación de las especies en estudio a gran escala con fines comerciales, se ve limitada a los métodos de propagación, los altos requerimientos de mano de obra y la restringida disponibilidad de semilla.

Los bambúes leñosos habitan en más de la mitad del territorio mexicano, están presentes en 23 de los 36 estados (Rodríguez, 2005). Los estados con la mayor cantidad de especies de bambú son: Chiapas, Veracruz, Oaxaca, Guerrero, Jalisco y Nayarit; en estas seis entidades se encuentra la mitad de las especies del país.

Las principales especies cultivadas en México son Bambusa oldhamii, especie nativa del sur de China, encontrado sólo bajo cultivo, puede alcanzar dimensiones de 20 m de altura y seis pulgadas, Guadua angustifolia, un bambú estructural que es utilizado en la industria de la construcción, la especie mexicana Guadua aculeata, conocida como guadua o tacuara y se utiliza para la construcción, para la elaboración de muebles y de artesanías; fabricación de laminados, aglomerados, parqué; y se siembra a la orilla de ríos para protección de cuencas y riberas como fijador temporario de dióxido de carbono.

Tradicionalmente, la planta se propaga por métodos vegetativos, especialmente durante el verano. Sin embargo, no es posible compensar la enorme demanda de agricultores que utilizan métodos vegetativos. Además, las posibilidades de transmisión de enfermedades a través del suelo son muy altas. La mejor manera de conservar la biodiversidad es utilizándola.

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México