Connect with us

Columnista

Carta Abierta

Publicado

en

La dirigencia priista se juega la vida

Jorge Núñez
Twitter: @jorgenunez63
El Comité Directivo Estatal del PRI, encabezado por Dagoberto Lara Sedas, se enfrenta a lo que podría llamarse su primera gran prueba de fuego desde que entró en funciones, allá por enero de este año: la renovación completa del Consejo Político Estatal, CPE.

Integrado por 450 miembros, el CPE es el órgano deliberativo de dirección colegiada en el que las fuerzas más significativas del partido son corresponsables de la planeación, decisión y evaluación política, en los términos de los estatutos. Es un espacio de dirección colegiada que acerca y vincula a dirigentes, cuadros y militantes. Es un instrumento que promueve la unidad de acción del partido. En otras palabras, es una especie de contrapeso al CDE que tiene mucha influencia, por ejemplo, en la elección y validación de los candidatos en tiempos electorales.

El jueves 30, el CEN del PRI emitió la convocatoria para cambiar a todos los integrantes el Consejo Político. Esta orden deberá concluirse a fines del mes de agosto. El Consejo obedecerá a la paridad de género: mitad de hombres y mitad de mujeres. También deberá acatar el reglamento de dar el 30 por ciento de los espacios a los jóvenes.

El 50 por ciento del CPE ya está decidido. De acuerdo a los estatutos, estos cargos serán ocupados por los miembros del actual CDE, exgobernadores, expresidentes del partido, diputados locales y federales, regidores y dirigentes de sectores y organizaciones. La otra mitad, llamada de planilla, se integrará con el resto de las fuerzas representativas del partido.

El cambio tendrá a un árbitro con toda la credibilidad para encauzar un proceso transparente: Freddy Priego, presidente de la Comisión Estatal de Procesos Internos. En sus hombros estará la carga de aterrizar una renovación que no derive en enfrentamientos entre priístas.

En esta integración del nuevo Consejo Político es donde el Comité Directivo Estatal se juega prácticamente la vida. No sólo en lo que toca al proceso electoral de 2021, sino en lo que resta de los tres años y medio de su mandato.

En la medida en que el PRI logre un CPE con integrantes colaborativos con el actual proyecto de partido en Tabasco, en esa medida se fortalecerá el trabajo del presidente Dagoberto Lara Sedas. El CDE necesitará de un Consejo Político que no boicotee sus decisiones; que se abstenga de ponerle piedras en el camino.

La tarea no será fácil. Desde el inicio de su gestión, Dagoberto ha encontrado una fuerte oposición interna con el grupo encabezado por el exgobernador Manuel Andrade Díaz. Entre los seguidores de Andrade está otro expresidente del partido: Adrián Hernández Balboa. Y junto a ellos aparece la presidenta de la Fundación Colosio, Lorena Beauregard. No es descabellado suponer que esta corriente buscará meter al mayor número de sus adeptos al Consejo Político.

Es aquí dónde entra el reto de Dagoberto y del resto del Comité Directivo Estatal: hacer una pulcra maniobra de cabildeo para que sus opositores no tomen el control.

Si del otro lado está Andrade, del lado del presidente del partido está otro exgobernador: Andrés Granier Melo. El Químico le ha mostrado todo el respaldo antes, durante y después de su llegada a la presidencia. Esto es significativo teniendo en cuenta la reivindicación moral que Granier ha logrado ante los priistas luego de haber pasado a la historia como un perseguido político del Gobierno perredista de Arturo Núñez.

En la forma en que Dagoberto Lara afronte el cambio de los 450 consejeros políticos, en esa medida podrá decirse si hay luces o sombras en el horizonte de su gestión. Es, en efecto, una dura prueba de fuego con las llamaradas puestas en todo lo alto.

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Minipoemario Lunar: SANCIONES

Publicado

en

Heberto Taracena Ruiz
Si al niño se deja hacer
lo que le nazca
desde que nace,
ya estuvo
que torcerá los reglas
en su contra,
llevándose de paso
a cuantos le rodeen.
Los años no harán más
que acumular
errores por desidias
y equivocaciones
por ignorancia.

Respetar normas,
cosa de aprendizaje:
no estar encarcelado.
De reglas compartidas
cobran fuerza valores
que fortalecen
la tolerancia humana.

Sin misticismos
ni ideas imposibles
de cumplir
en un conglomerado
complejo,
reglas son necesarias
bajo condición
de acatarse
y, en caso contrario,
sancionar al instante.
Después
no será igual.

Anunciar medidas
de convencimiento
a estas horas
de tanta confusión,
no surten el efecto
deseado.
Son inaplazables
ya
sanciones,
arrestos, multas,
registrar huellas
y datos
de quienes sigan
reparando en su macho
y pateando traseros.

Quien cayera una vez
seguramente
no reincidirá
sino de manera
excepcional.
Y con eso
nos involucraríamos
en otros resultados
del Covid 19.

Dejemos a un lado
prejuicios,
contemplaciones;
o de lo contrario
la muerte,
con su grotesca astucia,
continuará encajando
su tridente…
con el aplauso
de los irresponsables.

Cunduacán, Tab., a 6 de agosto de 2020

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - HISTORIA - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México