Connect with us

Columnista

Aquí… Tabasco dice

Publicado

en

Abiud Pérez Olán
abiudperez@hotmail.com
Muy interesante el anuncio del gobernador Adán Augusto López Hernández, en torno a un incremento salarial que tendrán los policías de Tabasco, además de que ya se construye un determinado número de casas para que los trabajadores que se encargan de cuidar el orden en la entidad, puedan tener un mejor nivel de vida, para nadie es un secreto y desde hace mucho tiempo se viene mencionando que una de las policías peor pagadas de México, es la nuestra, y no sólo es mal pagada, no están bien preparados y hasta se acusa la falta de implementos para poder salvaguardar los intereses de los tabasqueños, incrementar el salario como lo anuncia del gobernador, es una gran medida, pero también se debería de analizar la posibilidad de otorgarles un buen seguro de vida que dé a estos trabajadores la certeza de que en caso de faltar en sus hogares, la familia podrá cubrir lo más elemental de sus necesidades para subsistir.

Este acto de justicia que el gobernador Adán Augusto López Hernández anunció ayer, sin duda que habrá levantado el ánimo de los más de 4 mil policías que componen esta corporación entre agentes de seguridad pública y agentes de tránsito, un buen sueldo no sólo les va a dar una mejor forma de vida, sino que seguramente va a combatir la corrupción, porque en muchos de los casos una policía mal pagada, mal alimentada y con falta de implementos para cubrir su trabajo debidamente, propicia que caigan en el flagelo de la corrupción y de esta forma con un buen salario, las cosas podrían mejorar en la seguridad pública de Tabasco.

El gobierno del Estado está tratando de realizar el incremento salarial que se dará a conocer el próximo día del Policía, cuando estos burócratas tendrán el anuncio además, de la construcción de vivienda y su incremento salarial, el gobierno hace un esfuerzo por pagarles mejor a los policías tabasqueños, luego del reclamo nacional sobre lo mal pagados que están nuestros policías y que este acto de justicia sirva para mejorar la prevención del delito que tanto necesitamos en nuestra entidad, que se ha convertido en un verdadero problema, por la falta de una seguridad pública confiable.

De acuerdo al secretario ejecutivo de seguridad Pública, Leonel Cota Montaño, que estuvo de visita ayer en una gira de trabajo por la entidad, Tabasco tiene una de las policías con los peores sueldos de la República Mexicana y por ello es muy necesario un incremento, como el que el gobernador anunció el día de ayer y que seguramente será bien recibido por este sector, Tabasco no puede quedarse rezagado con una policía mal preparada y mal pagada, tiene que estar a la altura de las circunstancias y la difícil situación por la que atravesamos, en donde los índices de violencia han rebasado la media nacional y por ello, la prevención es una necesidad urgente.

Tabasco está por debajo de la media nacional con su cuerpo policial que no se ajusta a las mediciones internacionales de la Organización de las Naciones Unidas, que debería ser de 400 policías por cada 100 mil habitantes, y según el padrón que se encuentra en la página oficial, es de 180 elementos por cada 100 mil habitantes, si tomamos en cuenta que en la entidad, somos más de dos millones 200 mil habitantes, pero seguramente con los estímulos que el gobierno del Estado está implementando a este importante sector, habrá mayor demanda de solicitud para jóvenes que quieran ingresar a los cuerpos policiales, no sólo con la vocación de servicio, sino también tiene que ir acompañado de la honradez y valores morales.

La seguridad pública en Tabasco pasa por momentos demasiados críticos y con grandes problemas en la mayoría de los municipios, y desde luego, en la capital donde se necesita ampliar el número de elementos bien entrenados y bien armados para la prevención del delito y apoyarlos para que su trabajo esté realmente completo con preparación de acuerdo al nuevo sistema de justicia penal, para ello, es elemental el pago justo a su trabajo y al riesgo que corren estos elementos y Adán Augusto López Hernández, con su anuncio de incrementarles el salario, está haciendo justicia.

Grillos y grillas
En estos tiempos, la responsabilidad que tienen los presidentes municipales de Tabasco sobre la seguridad pública, no es cualquier cosa, si la medición de la ONU demanda que por cada 100 mil habitantes debe hacer por lo menos 400 elementos para cubrir la prevención del delito, en un municipio como Cárdenas, Huimanguillo, Macuspana, de los que cuentan con mayor población, deberían tener, cuando menos, a 300 elementos bien armados y bien preparados para poder hacer frente a la prevención del delito, ya no digamos el Centro, que aunque la policía depende del gobernador, es necesario cubrir esa media y aunque seguramente el presupuesto es alto, es una necesidad de estos tiempos, en los 16 municipios de Tabasco, donde la policía depende de los alcaldes, es necesario que busquen personas preparadas no sólo con los conocimientos policiales, sino también que los preparen para atender a la ciudadanía, que en muchos de los casos, es lo que falta, si tomamos en cuenta la gran desconfianza que existe, no sólo en Tabasco, sino en el país, de los policías que son señalados como corruptos, extorsionadores y asaltantes; quizá no sean todos, pero es el señalamiento común, para ello, se necesita que se trabaje y que bueno que el gobierno del Estado iniciará incrementando el salario de los policías, pero en los municipios los presidentes municipales tienen mucho trabajo que hacer al respecto, para estar acorde con el gobernador Adán Augusto López Hernández, en este delicado tema… Nos leemos el lunes.

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Proyecto “CCC”

Publicado

en

Con la Iglesia hemos topado Sancho

César Graciano Calvario
csargraciano007878@yahoo.com
Hemos estado atentos a la noticia del asesinato de un grupo de pobladores en la sierra tarahumara. En uno de sus puntos más aislados. Pero esta empezó a sobregirarse al destacarse preferentemente la tragedia de dos sacerdotes jesuitas que se encontraban dentro de ese grupo. Con el paso de los días el proceso fue tomando cauce: La iglesia comenzó a manifestar su enojo y molestia con el gobierno de AMLO y a descalificar de manera rotunda su política de seguridad pública.

El presidente atrajo el asunto para confirmar su intención de mantener las mejores relaciones con la iglesia. Manifestando su pésame a familiares, amigos y autoridades eclesiales y señalando que se encontraba al tanto de lo que hacían las policías locales y federales, habiendo dado instrucciones para que se tomara especial interés en las investigaciones que pudieran conducir a la aprensión del responsable, ampliamente identificado.

Pero esto no bastó. El mismo Papa Francisco, desde el vaticano, pareció dar luz verde a la agresiva campaña que en México comenzó a tomar los espacios informativos para EXIGIR soluciones al gobierno, junto con un cambio DRÁSTICO e INMEDIATO en la política de ABRAZOS en vez de BALAZOS. O sea que los clérigos tomaron la iniciativa de ponerse al lado de los críticos del régimen que ya lo consideran un fracasado en su propósito de apaciguar al país.

Esta campaña viene presentando un tinte muy especial, diferente al que estamos acostumbrados a ver cuándo -autorizadas desde la Santa Sede- las autoridades eclesiales deciden participar en política. Y esto es así porque los representantes de la poderosa Compañía de Jesús, no necesitan de vejigas para nadar. Tienen su propio espacio de poder, reconocido por sus pares en el seno de la Iglesia católica.

El asunto ya ha pasado de ser un lamentable caso criminal, a la politización de algunos de los sectores más inquietos y dinámicos de esa iglesia que operan muy cerca de las zonas con intensa actividad delincuencial. Como es el caso de la zona Tarahumara. Hasta el momento la alta jerarquía católica mexicana viene mostrando no estar dispuesta a seguir en la temeraria aventura a los Jesuitas. Sin hacer señales de alejamiento o divorcio. Claro. Pero no podrá hacerlo por mucho tiempo. Las condiciones exigen su definición

Al parecer todo está listo para que aquel a quien corresponde la siguiente jugada, mueva sus piezas. Este es el presidente AMLO.

…a pie de carretera
Soraya Pérez
La diputada local priista está trabajando en la construcción de un nuevo y original frente para intentar abrir un hueco, aunque sea pequeño, en la hasta ahora inexpugnable muralla gubernamental de la 4T. Nos consta que se revuelve, día y noche, con tal propósito, sin hasta el momento haber podido tener éxito en su labor de zapa. Y ahora lo intenta en la tierra de sus abuelos paternos. En la Villa de Puerto Ceiba. Encabezando los esfuerzos de colonos del lugar para promover que dicha localidad se elevada a la categoría de ¡Ciudad! La intención es clara. Crear un foco de oposición a la política de atención gubernamental manejada en la cabecera municipal, Paraíso, y disputarle a esta autoridad, el derecho a beneficiarse de los efectos económicos derivados de la inminente operación de la Refinería Olmeca. Con el claro objetivo final de ¡independizarse! Alentando tal propósito con base en una movilización permanente de la población, a la que seguramente trataran de embaucar con espejos y piedritas rociadas con aerosol dorado. Y no se trata de oponerse al progreso de la gente. Pero si a su manipulación por las y los aventureros

No cabe duda que los placeres discretos y modestos son los más disfrutables. Hemos descubierto que mucha gente hace su pasadía ¡en las unidades de transporte urbano del MOVITAB! Aprovechando que en domingo no hay mucho movimiento, ni demanda de los usuarios, además de que los conductores no se sienten presionados por los supervisores de tiempo, en ocasiones familias completas abordan las cómodas camionetas y camiones ¡simplemente para pasear! Desde el mercado Pino Suárez hasta Buenavista, por ejemplo. A ritmo somnoliento y bien “enclimaos” ¡la vida es bella! Tenga magnifica semana. Hasta mañana.

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México