Agrotendencias

“Cuando los apoyos tienden a mantener la pobreza”
(tiempo estimado de lectura: 6 minutos)

“La conformidad es el carcelero de la libertad y el enemigo del crecimiento” John F. Kennedy

Elisabeth Casanova García
Jorge Quiroz Valiente
afgha@hotmail.com
jorgequirozvaliente@hotmail.com
Gracias a la transparencia del Gobierno federal, echamos un vistazo al programa “Jóvenes Construyendo el Futuro”, de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, al que están vinculados 525,000 jóvenes becarios en 103,000 centros de trabajo (aproximadamente, porque es una página dinámica y se actualiza constantemente). El 57.6% son mujeres y el 42.4% hombres. El alto porcentaje de mujeres, podría ser un indicativo de que son muchas queriendo trabajar y no consiguen un empleo formal.

En cuanto a la escolaridad de los jóvenes, el 7.2% tiene estudios de primaria, 25.5% de secundaria, 43.1% preparatoria, 4.1% carrera técnica, 19.8% licenciatura y el 0.3% tiene algún posgrado. Llama la atención que el 67% de los becarios están en edad entre preparatoria y licenciatura y dentro de ellos únicamente el 4% tiene una carrera técnica. Esto podría interpretarse como que, si alguien estudia una carrera técnica, tiene más posibilidades de conseguir un empleo. Ya desde hace varios años, se ha mencionado que en México hacen falta más técnicos que profesionistas. Lo que tenemos hoy son una mayoría de profesionistas mal preparados y las carreras técnicas son socialmente menospreciadas, cuando a veces son mejor remuneradas. El Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), año con año, realiza diferentes investigaciones en materia de seguridad, economía, medio ambiente, entre otros; a nivel educativo, se encarga de realizar un estudio que tiene para orientar a los jóvenes que van a iniciar su educación superior, brindado datos de ingresos, egresos, índices salariales y comparativas de carreras. El estudio de Compara Carreras 2017 que presentó el IMCO señaló que las 3 carreras mejor pagadas (en promedio mensual) son: Química ($33,260), Física ($17,771) y Estadística ($16,674).

Los técnicos (Profesional Técnico Bachiller) son egresados de nivel medio superior con algún certificado que avala sus competencias laborales. Las carreras como técnico superior son programas universitarios de corta duración (dos a tres años) enfocados al aprendizaje práctico. Regularmente son en áreas específicas y operativas. Algunas son de carácter terminal y otras permiten la revalidación de conocimientos a nivel universitario. Una licenciatura es una carrera profesional (mayor a cuatro años de duración) que implica un desarrollo práctico y teórico del estudiante, con posibilidad de incrementar conocimientos en maestrías o doctorados.

Las carreras técnicas como Enfermería, Técnico en Trabajo Social, Técnico Nutriólogo, Técnico en Ventas, Técnico en Administración de Empresas Turísticas, etc., seguramente son demandadas, pero no existes jóvenes formados en esas áreas. Particularmente, en Tabasco, hacen muchísima faltan mecánicos, electricistas, plomeros, modistas, carpinteros, decoradores, etc., por lo que

habrá que reconsiderar la oferta educativa del estado. Incluso, el aprendizaje de otro idioma, ofrece un panorama más amplio dentro de estas carreras técnicas.

Otro dato que da la página es que el 70.3% está vinculado a una institución privada, esto es buena señal, pero también deja en evidencia la falta de iniciativa de los jóvenes en la actualidad. En ocasiones hay que regalar horas de trabajo para adquirir experiencia. Actualmente, existen negocios o empresas, que con gusto capacitarían a algún interesado, sólo con hacer una petición formal. No es necesario un apoyo económico adicional para obtener experiencia y contrariamente a lo esperado, podría resultar en un efecto no deseado, en jóvenes sin iniciativa ni espíritu de servicio.

Finalmente, el 43% de los becarios están en Chiapas, Tabasco y Veracruz. Es aquí donde habrá que fortalecer la formación técnica y dar oportunidad a muchos jóvenes.

Hay veces que no son suficientes las buenas intenciones, ya que una crítica generalizada hacia este programa asistencial, es que los jóvenes no se están vinculando a empresas de acuerdo a su perfil, sino a las que les resulta más fácil, sin importarles la experiencia que pudieran obtener.

Será necesario vigilar más de cerca a los participantes, para que el programa cumpla con su finalidad.