Connect with us

Columnista

Agrotendencias

Publicado

en

Los alimentos en la economía circular. valor ambiental y social (tiempo estimado de lectura: 5 minutos)

“De lo que se tira, nadie se aprovecha”. Dicho de mi abuela

Elisabeth Casanova García
afgha@hotmail.com
Jorge Quiroz Valiente
917 1067165
Un tercio de los alimentos producidos en el mundo se desperdicia en varios puntos a lo largo de la cadena de suministro. Esta práctica se puede reducir mediante el desarrollo de tecnología aplicable en diferentes partes de la cadena de valor y mediante programas de educación centrados en el comportamiento de los consumidores, estilos de vida saludables y consumo sostenible.

Los alimentos pueden perderse en cualquier etapa de su proceso, incluso en las últimas. El manejo y prevención de desperdicio de alimentos son aspectos importantes para reducir las pérdidas en la cadena de valor alimentaria actual. Por lo tanto, la innovación en los procesos, la tecnología y el manejo del desperdicio de alimentos es importante y coadyuva a la sostenibilidad, en tanto aumenta los beneficios económicos mediante la adopción de conceptos de “economía circular” (es un modelo de producción y consumo que implica compartir, alquilar, reutilizar, reparar, renovar y reciclar materiales y productos existentes todas las veces que sea posible para crear un valor añadido).

El manejo del desperdicio de alimentos se puede considerar desde diferentes perspectivas, por ejemplo, la bioconversión a través de insectos (lombrices, larvas de mosca, etc.). Según la última investigación realizada sobre el desperdicio de alimentos en China, la tecnología de tratamiento que ha despertado un interés considerable fue la digestión anaeróbica. Tiene muchas ventajas, como generar energía limpia, producir emisiones mínimas de carbono y ser más apropiada para el reciclaje a gran escala, comparada con otras técnicas como el compostaje, la alimentación y la cría de insectos. La regulación china hace posible que los sistemas de digestión aeróbica para desechos prosperen y se vuelvan ventajosos económica y ambientalmente, ya que pueden incorporar una parte de fermentación anaerobia y generar metano.

El desperdicio de alimentos se puede prevenir a través de la innovación social, como la creación de conciencia contra la cultura del consumo, donde el desperdicio se puede considerar en términos de las necesidades de una persona. Muchos factores tienen que ver con el desperdicio de alimentos, por ejemplo, productores, vendedores, agentes de preparación de alimentos (como restaurantes y hogares) y los consumidores. Las iniciativas para prevenir el desperdicio de alimentos pueden promover un estilo de vida saludable y sostenible y la responsabilidad social hacia los que menos tienen. Una innovación social

eficaz puede ser la creación de campañas o programas de educación social. Las iniciativas educativas enfatizan la relevancia del desarrollo de la innovación social a través de escuelas, universidades y otras organizaciones que permiten a las personas conocer la cadena alimentaria y sus implicaciones en los aspectos sociales, económicos y ambientales.

La efectividad de las campañas de sensibilización se puede incrementar estableciendo iniciativas que sirvan de conexión entre el desperdicio de alimentos y el comportamiento personal. Una campaña en la Universidad de Lisboa denominada “¡Plato limpio, conciencia limpia!” para promover la reducción del desperdicio de alimentos para animar a los estudiantes universitarios a reducir el desperdicio de comida, redujo aproximadamente el 15% del desperdicio generado. Esto muestra que las campañas de concientización sobre el desperdicio de alimentos de los consumidores tienen un impacto positivo en la motivación y la capacidad de los participantes para reducirlo.

Las campañas de educación generalmente son incapaces de hacer frente a los cambios estructurales, sistémicos y materiales. Los minoristas pueden reducir el desperdicio de alimentos eliminando promociones de ventas como «Compre uno y llévese otro gratis», lo que lleva a los clientes a realizar compras innecesarias y aumenta el desperdicio de alimentos en el hogar.

Esta estrategia de reducción del desperdicio de alimento se pagará por sí misma, ya que puede promover la reducción del desperdicio, lo que dará como resultado un mayor nivel de disponibilidad de alimentos. Esto significa que la inversión para la producción de alimentos se reduce a medida que más alimentos producidos están disponibles para servir a una población más grande. Cuando estos esfuerzos se combinan con la tecnología para encubrir el último desperdicio de alimentos para apoyar una economía circular, todo el proceso se vuelve factible en los frentes económico, social y ambiental.

Compartir:
Continuar Leyendo

Columnista

Proyecto “CCC”

Publicado

en

¿Cerveceras aquí? Mucho cuidado

César Graciano Calvario
cg536572@gmail.com
El presidente AMLO, acompañado del secretario de gobernación Adán Augusto López, acudió a Nuevo León a resolver de una vez por todas el problema de su pueblo sediento, sacrificado por el desarrollo industrial más bonancible del país, que para ello requiere poner por delante la necesidad de utilizar toda el agua disponible, para el funcionamiento y operación de sus procesos. Como estarán las cosas por allá que el gobernador, oriundo político del Movimiento Ciudadano MC de Dante Delgado, un muchachón de nombre Samuel García, luego de sorrajarle al presidente un “le queremos tener por aquí más seguido, porque nos trae la lluvia”, pretendidamente adulador, después de esto se le salió la exclamación “Nuevo León es víctima de su propio éxito económico”. Sin saber, ni entender, bien a bien, lo profundo de su involuntaria reflexión. Pero ya sabe Ud. Como dicen los mayores “los borrachos y los niños dicen las verdades”. El presidente AMLO si captó de inmediato el valor de esta expresión del regiomontano y a continuación, en su discurso, dio muestra de su aprovechamiento.

Pero en la euforia de la actuación gubernamental en beneficio de los más vulnerables, se animó a “proponer” a los industriales cerveceros de esa localidad, que son uno de los agentes económicos que más utilizan el agua que debería ser para la población (si el agua es poca, al sediento toca) ¡que se vinieran con sus industrias para Tabasco! La reacción que aquí ha producido en unas cuantas horas el tema, es como para preocupar. Los más sensatos, encandilados como el que más y dando por genial la intención presidencial, solo atinan a proponer que antes se hagan los estudios de impacto ambiental y el inventario de las necesidades que entrarían a la demanda del recurso. El agua, claro. El escenario comercial regional -con los vecinos yucatecos en control desde hace décadas- las diversas implicaciones sociales y económicas de compañía ¡bah! Pelillos a la mar.

Pero no crea Ud. El episodio nos puede poner en sintonía obligada con los equipos gubernamentales federales que localizan proyectos macro que detonen el inminente desarrollo regional. Solo que el comienzo necesario es muy otro. Diferente a las especulaciones de quienes hablan de amueblar un roof Garden, cuando apenas se están poniendo los cimientos del edificio. La calidad de nuestros recursos en oferta, digamos. Por ejemplo, el agua del Usumacinta y del Grijalva. ¿Tiene la calidad necesaria? ¿Está disponible? y mejor ¡hasta ahí nomás!

Adán Merodio Hernández
Primera noticia que tenemos de la UGRT, Unión Ganadera Regional de Tabasco, después de un largo, largo tiempo, y por boca del actual presidente de su directiva.
Pero ahora no para conocer de uno más de sus escándalos protagonizados por los vivales que con la máscara de “ganaderos” esquilmaron de lo lindo a los que sí lo son -con su honradez, reciedumbre y cultura productiva- agrupados en una organización que antaño fue orgullo y timbre de identidad de Tabasco a los ojos de todo el país. Don Adán apareció para informar a la sociedad, como solían hacerlo sus ilustres antecesores. Creo que hasta don Nato Palacios, y pare de contar. Hasta la fecha. Reconoció los tiempos difíciles por los que transita su organización, y sin rasgarse las vestiduras, con toda dignidad, reconoció el severo endeudamiento que padece. Pero que están en vías del doloroso rescate, sin importar que tengan que hacer enajenación de las pocas propiedades que aún tienen. Con lo cual da vuelta a la hoja -que ha dejado amargura y sin sabor- con la frente en alto.

Pues nuestros Olmecas cabezones, ni a melón le supieron al equipo de mi niñez y adolescencia. Los ex Tigres de la CDMX. Ahora de Quintana Roo (cosas veredes). Y no dejaron que los Olmecas inauguraran su nuevo estadio. Quedaron fuera del play off. Ni hablar. Hasta bastante hicieron los choquitos. Empujados, claro, por el Pochichoco. Su botarga mascota. Que viaja en helicóptero. A propósito. Como que falta dejarle claro a los mexicanos, que aquí en Tabasco el beisbol es patrocinado por el gobierno estatal ¿no? Por lo que se justifica que tramite apoyos para brindar espectáculo y diversión a su población. Punto. Regreso mañana con más.

Compartir:
Continuar Leyendo

MINUTO A MINUTO

DIRECTORIO - PRIVACIDAD



Copyright © 2019 Rumbo Nuevo, El Diario de la Vida Tabasqueña Ramón Galguera Noverola #107 Col. Reforma C.P. 86080 Villahermosa, Tabasco, México