Villahermosa, Tabasco, México. Lunes 20 de Noviembre del 2017

Las bases deben elegir a nuevo dirigente: Fócil

Las bases deben elegir a nuevo dirigente: Fócil

El Comité Ejecutivo Nacional del PRD, será el encargado de resolver la salida de Candelario Pérez Alvarado de la dirigencia estatal, indicó el diputado local, Juan Manuel Fócil Pérez, al tiempo de indicar que lo conveniente sería que se realice una consulta a las bases.

Ricardo Rivera
Rumbo Nuevo
Fócil Pérez indicó que desafortunadamente, la dirigencia nacional solaztequista, no convocó a la renovación de las dirigencias estatales en todo el país, que debería de haberse realizado en el mes de abril, por lo que todos los que ocupan un cargo de dirección en la estructura del partido están fuera de tiempo.
“Todo mundo –precisó el diputado local- están fuera de término. Se termina el periodo de la dirigencia estatal, todos los consejeros estatales y municipales. A todos se les acaba su periodo, por lo que el Comité Ejecutivo Nacional, será el que debe tomar una medida urgente para darle legalidad y tránsito al PRD en Tabasco, en los próximos meses”.
El legislador local, reiteró que debe ser el Comité Ejecutivo Nacional que debe tomar una decisión sobre qué se hará con la dirigencia estatal del PRD en Tabasco.
“El 27 de octubre –explicó el representante popular- se vence el periodo estatutario de la dirigencia estatal, los consejeros estatales y municipales. Quedará en manos del Comité Ejecutivo Nacional, la decisión que se tomará al respecto”, precisó.
Fócil Pérez consideró que lo conveniente sería que se renovará todos los órganos de dirección del PRD, que incluye dirigencia estatal, consejeros estatales y municipales.
“Lo conveniente –precisó el legislador solaztequista- que nos fuéramos a la elección a las bases. Una elección muy rápida porque se requiere darle fuerza al PRD, hay consejeros que ya no tienen la misma presencia de hace años y otros hasta ya dejaron las filas solaztequistas”.
Consideró que en su calidad de militante, siempre se ha interesado y pugnado, por la renovación de los cuadros de dirección cada tres años y ahora no debe ser la excepción.