Villahermosa, Tabasco, México. Lunes 20 de Noviembre del 2017

Final de fotografía. En la elección interna del PRD

Final de fotografía. En la elección interna del PRD

El gobernador Arturo Núñez Jiménez, en una entrevista para el programa “De Frente” que se transmite a través de la XEVT con Jesús Antonio Sibilla Oropesa, señaló que, en torno a la definición de candidatos, no tiene preferidos, pero sí tiene preferencias rumbo al 2018. “Como gobernador no intento adueñarme del PRD”, precisó que la final interna para definir candidatos de su partido, es como una carrera de caballos, no se sabe quién llegará en el último momento. 

Luis Ruiz Sandoval Frade
Rumbo Nuevo
“En estos momentos, la competencia de quien será el candidato del PRD al gobierno de Tabasco es una semejando a las carreras de caballos, que son de verdad de fotografía”, señaló el gobernador de Tabasco, Arturo Núñez, quien reafirmó no tener preferido, pero si preferencias para el 2018, donde la disputa será entre PRD y Morena.
En entrevista en el programa De Frente que se transmite por la XEVT, conducido por el periodista Jesús Sibilla Oropesa, el mandatario habló del relevó en su partido, de Darvin González Ballina, de quien confió que será un buen operador para las cuestiones electorales, porque no pertenece a ningún grupo, pero garantiza piso parejo para todos.
En extensa entrevista, donde habló de diversos temas enfocados a su administración y su quinto año de gobierno, reiteró “nunca estoy satisfecho con lo que hago, siempre busco que las cosas se hagan mejor”.
Sobre los temas políticos relevantes al ser cuestionado por el periodista en torno a la situación que existe en el PRD, negó que esté intentando “apropiarse” del sol azteca, y que su labor como perredista es que, a través de cuestiones siempre legales, gane su partido, pero siempre con el imperio de la legalidad.

¿En el relevo en el PRD, tu aprobaste o por lo menos te consultaron lo que sucedió al interior de tu partido?
El gobernador expuso que él se involucró formalmente en el Partido de la Revolución Democrática en octubre de hace 10 años; acabo de cumplir una década de militante formal del PRD; tenía un poquito más de acercamiento porque fui candidato externo a senador de la República, esto fue en el 2006. Y siempre le he agradecido a los perredistas la forma generosa que me recibieron, tanto a nivel nacional como estatal; me distinguieron por los antecedentes que yo traía, no me mandaron a la cola, me dieron oportunidades de desarrollo en el senado; y cuando busque ser el candidato a gobernador, el perredismo tabasqueño fue, es y ha sido y sigue siendo muy generoso conmigo.
Me he concebido como un factor que contribuye a los triunfos del PRD, dentro de los marcos de la ley, y contribuyo, a que el partido se mantenga unido y cohesionado, y aún en el momento que teóricamente más necesitaba yo hacerme cargo del partido, para decirlo coloquialmente, apropiarme del PRD, no lo hice, respete su vida interna, sus distintas expresiones, me lleve bien con todos, jugué la regla establecida, de que el que estuviera mejor posicionado en las encuestas, adelante.
Nunca, absolutamente nadie me dijo, tú vas a ser el candidato a gobernador del PRD; el planteamiento era el que esté mejor posicionado; y vine sistemáticamente todos los fines de semana y cuántas veces pude, como senador de la República, a construir la candidatura entre y con los perredistas.
Entonces, cuando fui finalmente postulado, porque resulté el mejor posicionado en la encuesta, tuve la adhesión de todos los grupos que apoyaron mi candidatura.
Y como gobernador, he sido muchísimo muy respetuoso; y evidentemente, la recomposición del PRD se dio cuando yo tránsito por el PRD; en mis tiempos de senador de la República y de precandidato del PRD, estaba estructurado en tres grandes expresiones; la que encabeza Juan Manuel Fócil; la expresión que encabeza Javier May y la expresión que encabeza los hermanos López Hernández; ya hechos gobierno, la vertiente de la expresión encabezada por Javier May se va de cuerpo completo a formar Morena; la expresión de encabezada por los hermanos López Hernández tiene un primer momento como de dudas, y finalmente, desemboca en Morena, y sólo queda la expresión de Juan Manuel Fócil.
Entonces, no faltan quienes consideran que se requieren más equilibro al interior del PRD y desarrollan otras fuerzas; ahí, por ejemplo, Agustín Silva como militante empieza a fortalecer la posición del grupo Nueva Izquierda.
Y simple y sencillamente se eligió una directiva para un período que ya concluyó, que todo lo que había que haber hecho era convocar a elección de la siguiente directiva, pero por una serie de arreglos y amarres a nivel nacional, pretendieron de alguna manera, capturarnos a los estados en unos arreglos de las expresiones a nivel nacional, y evidentemente, si bien yo no soy dueño del PRD, soy gobernador perredista, y si procuré esencialmente primero, porque yo he ofrecido y voy a cumplirle al perredismo, que voy a ser garante, de que quien sea candidato a gobernador y a cualquier otro cargo de elección popular en el que participemos, el mejor posicionado medido en términos de encuestas.
Entonces, yo quisiera una dirigencia que me acompañara a compartir este criterio básico, y que no estuviera entregada a uno de los aspirantes; que fuera una dirigencia que pudiera simpatizar con todos; te puedo decir que Darvin González Ballinas, es un cuadro de los fundadores del PRD; muchas virtudes y atributos políticos, no pertenece a ninguna expresión, y esa condición de que puede garantizar, junto con el gobernador, un juego parejo para todos, sin una dirigencia cargada a favor de uno de los aspirantes.
Y el segundo elemento, es que por los tiempos y ya las obligaciones de ley en las fechas fatales que establece el calendario electoral, se requería un dirigente de tiempo completo, y Candelario Pérez Alvarado no lo era. Es diputado federal, ha sido muy buen gestor de recursos, se ha expresado como aspirante a la alcaldía del Municipio del Centro, y los tiempos exigían un dirigente de tiempo completo.
Por eso, yo vi con buenos ojos que pudiera hacerse la renovación de la dirigencia.
De mi parte, yo platiqué con las coordinaciones más importante de las expresiones nacionales del PRD, y les dije que como gobernador perredista, que ofrezco a mi partido y que espero de mi partido; desde luego, soy respetuoso de la vida interna del partido, pero no soy ajeno a la vida del partido. Soy gobernador perredista y nada me entusiasma día más que me partido gane la elección dentro de lo que marca la ley.

¿Definitivamente se hay un disgusto y hay una molestia por parte de los miembros de ADN, que podría hacer cismático? Fue la pregunta a lo que el gobernador respondió:
“Desde luego es un riesgo, pero yo no creo que las cosas se instalen más simple y sencillamente, se cumplió un ciclo de una dirigencia, se pasa a otro momento conforme a las directrices dadas a nivel nacional por el partido; la dirigencia cubrirá todo en el proceso previo de precampañas y campañas y de elección del 2018; y creo que obviamente hay muchas gentes vinculadas a ADN con grandes posibilidades de ser los mejores posicionados en las candidaturas del PRD.
Entonces el PRD no puede ser rehén de una persona, de una de sus expresiones; el PRD tiene que ser un partido que procesé su pluralidad.
Juan Manuel Fócil está inventariado como uno de los aspirantes a la candidatura a gobernador del estado; Candelario Pérez Alvarado está inventariado cómo para la alcaldía del centro.
De igual forma, Núñez Jiménez dijo que “no tengo preferido, lo he dicho ya ni al PRI le sirve el dedazo para suponer que el gobernador va a decidir la candidatura, de ninguna manera”.

¿Y qué dice la última encuesta?
Las carreras de caballos que son de verdad de fotografía para ver la nariz de caballo que entró primero, así se vislumbra la elección del candidato del PRD al gobierno”, pero la competencia al final de cuentas, va a ser entre PRD y Morena.
Como militante del PRD, en mi condición de Gobernador perredista, decir primero que seré garante de que se respete la voluntad expresada en las encuestas, de la mayoría de las preferencias de los tabasqueños, y platicar con todos y al final de cuentas como lo hicimos hace 6 años, puede haber arreglos, porque no está en juego una sola posición, que son normales.
Y destacó que México necesita hoy una profunda transformación, esto es cierto, pero la tiene que hacer procesando su pluralidad, no a partir de un hombre providencial a la manera del siglo 19, que venga a resolver todos los problemas, y que él sea en la síntesis de las soluciones del país.